Skip to main content

Prueba

Coches 4x4

Prueba Skoda Kodiaq Scout 1.4 TSI 150 CV: siempre listos, somos Scout

Prueba Skoda Kodiaq Scout 1.4 TSI 150 CV AWD DSG
Nota

8

Si tienes espíritu conquistador, da igual que de pequeño fueras scout, necesitas un coche de estas características. Probamos el Skoda Kodiaq Scout 1.4 TSI 150 CV.

Estás en busca y captura de nuevo coche y, al más puro estilo del niño que coprotagoniza la película animada 'Up', vas de concesionario en concesionario explorando los modelos que mejor se adaptan a tu espíritu libre y conquistador. Donde más a gusto te sientes es al aire libre, tienes familia y quieres inculcarle esos mismos valores a tus hijos, pero en el día a día y en los viajes tienes importantes necesidades de espacio y practicidad. Atento, este Skoda Kodiaq Scout 1.4 TSI 150 CV que he probado te va como anillo al dedo. 

Aquí tienes el primer adelanto del Skoda Kodiaq RS

Se trata de un acabado nuevo, que se suma a la gama disponible hasta ahora en el SUV grande de la marca checa. Se caracteriza por contar con elementos exteriores específicos, como las barras cromadas del techo, los faros Full LED, luces antiniebla con función de curva y llantas de aleación de 19 pulgadas de serie. En el interior también se distingue del resto de la gama e incluye de serie asientos calefactados con tapicería Alcantara, pedales de acero, molduras decorativas con el logotipo Scout, luz ambiental LED y portón eléctrico. Además, ofrece siete plazas de serie. 

Vídeo: ¡Mira cómo funcionan los asistentes offroad del Kodiaq!

Motorización y comportamiento

El modelo que ves en las fotos está equipado con un motor gasolina TSI de cuatro cilindros y 1,4 litros de cilindrada, que entrega 150 CV. Me ha gustado por su suavidad y por lo bien que empuja desde abajo gracias a la ayuda del turbo. Aunque la potencia máxima la da entre las 5.000 y las 6.000 rpm, a partir de 1.500 ya dispone de sus 250 Nm de par, porque lo que no vas a echar en falta es potencia en ningún momento. 

Quizás su punto débil es el consumo, ya que este es bastante sensible al uso que hagas del acelerador. He tenido ocasión de probar este coche durante más de 1.500 kilómetros tanto en ciudad como en carreteras de montaña y autopista. Si viajas acariciando el acelerador el consumo puedes dejarlo en unos 6,5 litros, pero en una conducción real, sin ser tan conservador, la media se sitúa entorno a los 7,8 litros y si en tu día a día transitas mucho por la ciudad el consumo se eleva a los 9,8 litros. No me parece exagerado, pero sí un dato a tener en cuenta en función del uso que vayas a hacer del coche. 

Si buscas más prestaciones, este Skoda Kodiaq Scout también está disponible con un 2.0 TSI de 180 CV y, en cambio, si vas a completar muchos kilómetros a lo largo del año lo ideal es que te decantes por el 2.0 TDI que se ofrece con 150 o 190 CV.

El Kodiaq más aventurero

Esta variante del Skoda Kodiaq, como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta su espíritu conquistador, siempre va asociada a la tracción 4x4. Concretamente el sistema funciona mediante un embrague multidisco de control electrónico tipo Haldex que envía fuerza al eje trasero en cuanto detecta pérdidas de tracción. Esto, además de explicar ese consumo algo más elevado de la cuenta, es un gran argumento a su favor, no solo por sus mejores aptitudes cuando abandonas el asfalto, sino por el plus de seguridad que aporta. En mi caso, que me he tenido que enfrentar a carreteras nevadas, lo he notado especialmente. 

Dispone del selector de modos de conducción, que puedes activar a tu antojo: Eco, Comfort, Normal, Sport, Individual y Snow. Además, dispone de la función Off-Road, que permite cambiar la configuración de todos los sistemas de asistencia, hace que el acelerador responda con menos sensibilidad y activa el control de arranque (Auto Hold) y descenso de pendientes. 

En cuanto a su respuesta, debo reconocer que me ha sorprendido. Es un coche grande y pesado. Mide 4,7 metros de largo y pesa casi 1.700 kilos, pero no se desenvuelve mal en puertos de montaña. No obstante, está más indicado como confortable viajero que si buscas un as de las curvas.  

La dirección asistida eléctrica tiene un buen tacto, aunque su diámetro de giro es más amplio de lo deseable (11,6 metros), y la caja de cambios DSG no es tan brusca a baja velocidad como pensaba. Y ya que hablo del DSG, deja que te recomiende que apuestes por él. Aunque cuesta 2.000 euros más que el manual, te ayuda a exprimir mejor las cualidades del motor 1.4 TSI y en modo ECO mantiene el régimen justo para gastar lo mínimo.

Vídeo: ¿Conoces el sistema de conectividad del Skoda Kodiaq?

En lo referido al equipamiento, teniendo en cuenta que esta versión se basa en el acabado Ambition, dispone de una amplia gama de sistemas de asistencia e infoentretenimiento, como el aviso de aparcamiento, cámara de marcha atrás, sensor de luces y lluvia...

El sistema multimedia es el denominado Bolero y cuenta con pantalla táctil a color de ocho pulgadas, función SmartLink para que puedas sincronizarlo con tu teléfono, independientemente de que sea iPhone o Android, control por voz y sistema de navegación. Y ya solo queda mencionar las siempre prácticas soluciones Simply Clever, que incluyen, entre otras, la tapa del depósito de carburante con sistema de apertura push-push, compartimentos para botellas en las puertas, paraguas en las puertas delanteras...

Conclusión

Claramente, Skoda está muy por encima de lo que era. Eso explica que el precio oficial de este modelo se acerque casi a los 60.000 euros. En el lado bueno está su gran calidad de acabados y su gran equipamiento, así como su polivalencia. Además, con las campañas promocionales te ahorras unos 10.000 euros. Eso sí, por su consumo, me quedaría con el diésel de 150 CV, aunque cuesta 2.000 euros más.

Conclusión

Lo mejor

Tracción total, confort en carretera, comportamiento, equipamiento

Lo peor

Consumo elevado, tamaño, prestaciones en carretera de curvas

Lecturas recomendadas