Skip to main content

Prueba

Motos

Prueba Honda SH 125 2018: ¿merece ser la moto más vendida?

Prueba Honda SH 125 2018
Nota

9

La Scoopy nueva es más cara que la competencia, pero mes tras mes, lo normal es que este scooter de rueda alta encabece el top-ten de las motos más vendidas de España. ¿Por qué?

Es más cara que otras muchas de la competencia y hay que tener muy claro que te quieres gastar más de 3.000 euros en un scooter de rueda alta y 125 cc. Así que en esta prueba, analizamos a fondo la Honda SH 125 2018. ¿Merece ser la moto más vendida mes tras mes en España? ¿Pagas demasiado 'la marca' y una estética muy bien actualizada? ¿O su calidad y comportamiento de verdad merecen la pena el sobreprecio?  

VÍDEO: así es la scooter Honda más vendida del momento

Aunque popularmente se sigue llamando Honda Scoopy, ya hace algún tiempo que su nombre oficial es Honda SH 125i. La esencia es la misma: scooter de rueda alta (segmento que ha venido representando este modelo casi en exclusiva casi hasta la irrupción del Kymco Agility City), calidad, sencillez máxima para arrancar y salir y, ahora, mucha tecnología con el fin de facilitar aún más las cosas. 

Por fuera, hay que reconocer que en este último modelo, la estética es de lo más acertada. Toda la iluminación es de LED, como ya lleva siendo marca de la casa algunos años, lo que hace que veas y seas visto de manera espléndida. Por delante, el bonito y eficaz faro azulado se enmarca ahora va 'elevado' sobre una enorme 'V' de posición, lo que mejora enormemente la presencia de la moto en los espejos retrovisores de cualquier coche que comparta contigo el tráfico urbano de cada día. Por detrás, el piloto trasero, también de LED, se ve igualmente bien, tanto si activas los intermitentes (de uno en uno, que carece de warning) o no.   

Prueba nueva Honda SH 125 2018

Uno se sienta y la calidad percibida ya es máxima. Con la llave en el bolsillo (el keyless es fiable y le da aún más comodidad en el uso cotidiano), basta con presionar la ruleta que hay junto a tu rodilla derecha y desbloquear la dirección, el botón que abre el asiento (donde sólo hay hueco para un pequeño casco tipo jet, la documentación y un par de guantes, además del tapón del depósito de combustible -convenientemente separado del 'maletero' propiamente dicho-). 

Las 10 motos más vendidas de junio de 2018

En el lado opuesto, por cierto, con sólo pulsar la moldura de plástico, accedes a una pequeñísima guanterita con el hueco justo para un móvil sin demasiada parafernalia y una práctica toma de corriente de 12 voltios para cargarlo. Eso sí, no tiene llave ni un cierre demasiado preciso, con lo que ten cuidado con los baches y, sobre todo, con los descuidos al aparcar. 

Prueba Honda PCX 125 2018

Toca ahora avanzar un punto más la ruleta y, tras el saludo inicial del cuadro, apretar firmente y a la vez las dos manetas de freno (el hecho de no poder hacerlo con una sola mano es un poco incómodo para ir calentando el motor mientras cargas el maletero y/o te colocas casco y guantes) y pulsar el botón de arranque. En este punto es donde más se notan las diferencias Honda respecto a los muchísimos competidores que hay en el mercado de los scooters de 125 cc. 

Máxima suavidad y eficacia

El Honda SH 125i se pone en marcha con dulzura y te envuelve en un agradable ronroneo de bajos decibelios producto de su silencioso y elástico motor monocilíndrico de inyección refrigerado por agua. El cuadro, que no puede tener una configuración más básica, ofrece más información de lo que parece a primera vista: un gran velocímetro analógico pero muy bien reglado en todo el medio, flanqueado por el medidor de combustible (pronto verás que no es que esté estropeado, sino que esta moto gasta muy poco) y por la aguja de la temperatura del refrigerante, que también tiene muchas 'rayitas' frente a la absurda tendencia de poner sólo tres tramos digitales en otros modelos. 

Debajo, una pantalla te da los kilómetros totales, dos parciales, consumo de combustible a los 100 km y el siempre de agradecer reloj horario para las gestiones del día a día. Sólo se echa de menos el cuentarrevoluciones -elemento no esencial en una 125 cc, pero siempre útil en las incursiones por carretera, para no forzar demasiado la mecánica y controlar mejor cuándo te aproximas al corte de inyección. En cambio, estaría mejor aún disponer de un termómetro exterior con el que conocer de primera mano las inclemencias meteorológicas, de cara a afinar la equipación y, sobre todo, si hay posibilidad de heladas -pues no olvidemos que este tipo de motos también están pensadas para usar todo el año. 

¿Cuál es mejor el Honda SH 125i o el Kymco Agility City 125?

Tras esta minuciosa inspección de todos sus detalles a moto parada, giro el puño derecho y la nueva Honda SH 125 2018 sale con un armónico sonido, sin retardo alguno y mucha, mucha agilidad. Esto es especialmente importante para que nunca te falte esa respuesta necesaria para evitar situaciones de riesgo en la urbe, dejar atrás los semáforos o esquivar los peligros continuos que acechan al motorista en la selva de asfalto. 

Para esto, la postura de conducción sobre el asiento -firme y cómodo- resulta también muy adecuada para callejear, con una posición erguida, dominante, buena visibilidad de espejos seas corpulento o no... No podrás jugar mucho con los pies, que sólo tienen una posición posible en el práctico suelo plano -con enganche de carga plegable-, como en otros scooters, pero tampoco hace mucha falta. Eso sí: si no vas sobrado de estatura, ten en cuenta que la altura del asiento no es de las más bajas del mercado. 

Las ventajas de la rueda alta

Pasan los kilómetros y te das cuenta de que esta motocicleta es tan agradable como fácil de conducir, con un comportamiento suave pero con carácter. Por si fuera poco, la rueda 'alta' (16" delante y detrás) hacen que sea muy maniobrable y que, en superficies deslizantes, siga siendo igual de maniobrable y permita errores a los más novatos. Por no hablar de que su suspensión también resulta cómoda y eficaz incluso con pasajero voluminoso detrás -dispone de dos cómodos estribos escamoteables para el 'paquete', así como base para el transportín trasero que sirve para agarrarse-. 

Por último, la más moderna de las 'Scoopy' cuenta de serie con dos frenos de disco, sólo que la unidad que ves aquí dispone de ABS, lo que encarece la SH 125i de acceso en unos 300 euros. Este elemento de seguridad es siempre recomendable aunque no salgas de la ciudad y lo cierto es que no resulta intrusivo y supone una reserva de seguridad en caso de susto. 

Start-Stop

Este modelo, asimismo, tiene el ya conocido botón derecho de 'start-stop' con el que puedes optimizar todavía más los bajos consumos de su motor. Como ves en las fotos, al pulsarlo, se enciende el testigo verde en el cuadro para indicarte que está disponible (siempre, excepto nada más arrancar, lo que es bueno para que el motor alcance rápido su temperatura óptima de funcionamiento). 

Prueba Honda SH 125 2018
Prueba Honda SH 125 2018

Una vez que llegas a un semáforo o te detienes con los frenos pulsados o no, sólo es cuestión de que pasen cuatro segundos para que el motor se apague. Y lo bueno es que nada más girar otra vez el puño derecho, sin retardo alguno, la mecánica se enciende casi a la vez que acelera, por lo que nunca te sientes 'vendido' al requerir todo el par para salir -la moto responde en cualquier situación- y, poco a poco, con una sucesión cualquiera de paradas prolongadas, el ahorro de gasolina se hace notable. 

¿Y en carretera? 

Aunque este scooter esté diseñado para deslizarse por el tráfico urbano, llega ahora el momento de coger una circunvalación para salir de la urbe y probar de forma más exigente sus prestaciones. De nuevo, la prueba de esta Honda SH 125 no decepciona. Si su aceleración es uno de sus puntos fuertes, su velocidad de crucero resulta más que suficiente: es capaz de defenderse sin ningún problema a 100 km/h, no bajar de 80 o 90 en repechos acusados y llanear a 110-115 km/h de punta para adelantar sin demasiados problemas a autobuses y camiones. 

En vías de servicio a oscuras, he podido probar sobradamente las bondades de su iluminación, con un faro LED cuya luz azulada se proyecta muy bien y una luz de largo alcance que es de las pocas del mercado que de verdad cumple su cometido, haciendo que percibas realmente lo que hay lejos sin perder de vista, por una distorsión del haz de cruce, lo que tienes a tu alrededor. Y no olvides que este tipo de motos se prestan a ir por este tipo de vías y, de noche, no siempre están correctamente iluminadas, así que esta cualidad de la pequeña Honda cuenta doble. 

Prueba Honda SH 125 2018

En autopista, cuando el motor de esta unidad de pruebas (que nos la dejaron con 187 km) ya se acercaba a los 400, pudimos llanear hasta el corte ¡superando los 120 km/h! De nuevo, si quieres que un scooter de 125 cc te dure muchos años, este no es el uso más recomendable; pero igual que te digo que hay que tenerlo muy claro para invertir más de 3.000 euros en una 'ciento veinticinco', también te aseguro de que la calidad de esta motocicleta está fuera de toda duda y la legión de fans que tiene la 'Scoopy' desde hace años son una de las mejores pruebas para lanzarse. 

Precios de la Honda SH 125i

Por último, detallamos lo que también es especialmente interesante en este tipo de monturas: el precio de la Honda SH 125i 2018 es de 3.387 euros, y la tienes en color Blanco Perla Cool (en la foto) y Negro Perla Nightstar. La versión que probamos aquí es la Honda SH 125i 2018 con ABS, que vale 3.600 euros y la tienes en dos tonos más: Plata Lucent Metallic y Rojo Perla Splendor.  

Honda SH 125 2017: este es su precio

Datos técnicos de Honda SH 125i 2018

  • 4 tiempos, monocilíndrico, SOHC, 2 válvulas, refrigeración líquida
  • 115 km/h
  • 125 cc
  • 11 Nm a 7.000 rpm
  • 12 CV a 8.500 rpm
  • Horquilla telescópica (delante) y motor basculante de doble amortiguador (detrás).
  • 1 disco de 240 mm, pinza de 2 pistones de accionamiento hidráulico (delante) y 1 disco de 240 mm, pinza de 1 pistón de accionamiento hidráulico (detrás).
  • 2.030/740/1.150 mm
  • 137 kg
  • 799 mm
  • 100/80 - 16M/C (50P) y 120/80 - 16M/C (60P)
  • 7,5 l
  • 2,3 l/100 km
  • Euro 4
  • A1, B
  • 3.387 euros (3.600, con ABS).
  • Gasolina

Conclusión

Lo mejor

Calidad, consumo, start-stop, iluminación, diseño, prestaciones.

Lo peor

Precio elevado, maletero y guantera escasos, instrumentación justa.

Lecturas recomendadas