Skip to main content

Prueba

Coches 4x4

Prueba Porsche Cayenne E-Hybrid 2018, algo más que un Porsche

Porsche Cayenne E-Hybrid 2018
Nota

9

El nuevo Porsche Cayenne E-Hybrid 2018 tiene una potencia conjunta de 462 CV, pero es que además se puede enchufar y te permite circular unos 40 km en modo eléctrico... pero ofrece todavía mucho más...

La tercera generación del Porsche Cayenne, se amplía con la llegada a la gama del Porsche Cayenne E-Hybrid 2018. En este artículo ya te contamos todas las novedades que incorpora, pero ahora llega la prueba dinámica.
Y, por cierto, el nuevo SUV híbrido llega gracias al éxito de ventas de su hermano, el Porsche Panamera E-Hybrid, del que en España representa el 70% de todas las ventas.

Con un precio de 93.309 euros, no sabemos si el nuevo Porsche Cayenne E-Hybrid 2018 tendrá ese volumen de ventas respecto a sus hermanos de gama, pero lo que sí hemos visto en la zona sur de Francia es que argumentos para estar en tu garaje no le van a faltar.

Nos subimos a él con plena carga. Un proceso, que en un enchufe normal te puede llevar hasta ocho horas y en uno de carga rápida casi 3. Con esto, tienes una autonomía ‘eléctrica’ de 44 kilómetros teóricos, que se quedan en la realidad en algo más de 30 a punta de gas. Y así, tratando el acelerador con delicadeza, puedes llegar a alcanzar los 135 km/h solo con propulsión eléctrica, porque a partir de esta velocidad entra en juego el motor de combustión V6 turbo de 3.0 litros y 340 CV. Junto al motor eléctrico de 136 CV rinde 462 CV y 700 Nm de par.

Porsche Cayenne E-Hybrid 2018

Cuando se acaba su energía eléctrica, proporcionada por una batería refrigerada por líquido de ocho módulos con trece células de iones de litio cada uno, recuperarla en marcha cuesta bastante. Para eso tienes el modo E-Charge, que carga la batería en marcha a través del motor de combustión. Pero para cargarla a tope y tener otra vez disponibles los 44 km de autonomía, te harán falta de 150 a 200 km de conducción en este modo…. o algo menos si conduces en modo Sport+, aunque el consumo de combustible se subirá a unos 11 litros cada 100 km… claramente merece más la pena enchufarlo por la noche…

Nos ponemos al volante

Al igual que su hermano el Porsche Panamera, el Porsche Cayenne E-Hybrid 2018 posee cuatro modos de conducción: E-Power, Hybrid Auto, Sport y Sport Plus, selecionables a través del conmutador del volante. Pulsando el botón Sport Response situado en la parte central del conmutador de modo tendrás 20 segundos de máximo rendimiento para adelantamientos u otras situaciones en las que requieras la máxima aceleración posible. Y te aseguro que impresiona. Notar como tu espalda se pega al asiento en este Cayenne de casi 2.300 kilos es de nota… muy alta. Además, es posible seleccionar los modos E-Hold que mantiene lo máximo posible esta carga eléctrica y el mencionado E-Charge, que se pueden activar a través del Porsche Communication Management (PCM).

Porsche Cayenne E-Hybrid 2018 (interior)

Pero, en marcha, no hay mucha diferencia con el resto de la gama. Su agilidad impresiona y aunque el desplazamiento de inercias de sus más de dos toneladas es evidente, el aplomo que muestra en curva es muy alto. Lo único que me ha parecido mejorable es la respuesta de su caja de cambios automática Tiptronic S, circulando en la penúltima velocidad (7ª) a unos 100 km/h y al pegar un pisotón para recuperar velocidad rápidamente. En el proceso de bajar cuatro marchas del tirón, se pierden cerca de dos segundos. Mucho, en cualquier caso y un punto mejorable.
El tacto del freno en este Porsche Cayenne E-Hybrid 2018 sí me ha gustado. Al pisarlo, notarás y suena  un ‘click’, pero se parece mucho en su forma de actuar al del resto de la gama. Se nota también un cierto comportamiento ‘on-off’, pero mucho más atenuado que en otros híbridos. Y, además, su mordiente es más que suficiente para detener en pocos metros y con seguridad este Porsche Cayenne.

Porsche Cayenne E-Hybrid 2018

Su dirección, tampoco admite tacha alguna. Incisiva, precisa y directa, más correspondiente a un turismo que a un SUV de este tamaño, potencia y peso. Guiarlo a través de una carretera de montaña, aunque sea de carriles estrechos, es toda una experiencia de lo más gratificante. Por supuesto, también ayudado por el eje trasero direccional, ya montado en su hermano, el Porsche Cayenne Turbo 2018.
En definitiva, no sé si será el SUV definitivo, pero sí que, hoy por hoy, es el más adelantado en cuanto a tecnología se refiere, aunque no sea siempre la más ecológica y ahorrativa. Y en cuanto a su relación precio/potencia de la más favorable, ya que, en comparación con la versión S, de 440 CV y 107.127 euros, ganas 22 CV y ahorras 13.818 euros, con los que, por ejemplo, podrías adquirir un utilitario.

Conclusión

Lo mejor

Potencia conjunta del sistema híbrido, enchufable, relación precio/potencia/calidad

Lo peor

Poca autonomía eléctrica, difícil de recargar en marcha, peso elevado

Lecturas recomendadas