Prueba

Peugeot 508 RXH: familiar, híbrido y con tracción integral

David López

12/06/2012 - 08:33

El Peugeot 508 RXH toma como base el 508 SW, pero cuenta con una suspensión más elevada que le permite ciertas alegrías fuera del asfalto. Cuesta 41.500 euros. Eso sí, pocos extras le podrás añadir: el 508 RXH viene equipado hasta los dientes.

El Peugeot 508 RXH es el tercer híbrido diésel del mercado tras el Peugeot 3008 y el Citroën DS5. Sin embargo, tiene un enfoque diferente: es un familiar de aspecto campero y con mayor altura libre al suelo. Una especie de Audi A4 allroad... movido a través de un sistema híbrido. El motor principal es el conocido 2.0 HDI de 163 CV, que trabaja junto a un bloque eléctrico que aporta 27 CV extra. Empuja con todo desde el principio, pero no da la sensación de tener 200 CV. Puede que se deba a sus ¡1.845 kilos! de peso.

Aunque Peugeot considera que la transmisión manual pilotada CMP es una gran alternativa por eficacia y ligereza, me mantengo en mi idea de que no es un buen cambio. Es brusco y demasiado lento. Pese a todo, en este vehículo híbrido no se muestra tan tosco como en otras versiones de PSA que he probado con anterioridad. Estéticamente, el Peugeot 508 RXH se diferencia de un Peugeot 508 SW 2.0 HDI convencional por la calandra específica y las nuevas luces LED. Además de, lógicamente, por los añadidos estéticos de aspecto todoterreno en los paragolpes, pasos de rueda y estribos laterales. En el interior destacan la tapicería de cuero, los asientos eléctricos, el techo panorámico, el Head-up display y el portón eléctrico.

Elementos, todos ellos, que forman parte del equipamiento de serie. Además, hay que aclarar que esta versión híbrida tiene un reloj (en el lugar del cuentavueltas) que indica el porcentaje de potencia que entrega en cada momento. Entre 0-20% está en modo ECO, que optimiza el consumo; por debajo de cero (cuando frenas o dejas de acelerar), indica que la batería se está cargando y por encima del 20% es cuando ofrece una mejor respuesta y un consumo más elevado. También cuenta con gráficos que indican el flujo de energía (tanto en la pantalla del navegador como en la del ordenador de viaje) y un diagrama de barras que marca el consumo medio que has logrado cada cinco minutos.

En el apartado dinámico, el 508 RXH destaca por ser tan cómodo como cualquier otro 508. Pese a que dispone de una mayor altura libre al suelo (184 mm), que le permite alguna licencia extra fuera del asfalto, no varía su respuesta en carretera. La dirección es suave y el bastidor tan confortable que se traga cada bache mejor que un niño el bollycao a la salida del cole. Eso sí, la suspensión trasera apenas se ha modificado respecto a un 508 normal. El problema es que justo encima del eje posterior va situado el paquete de baterías (de 31 kWh de capacidad) y debe soportar mucho peso extra, lo cual explica que resulte demasiado rebotón al pasar los badenes. En los caminos, como ya te he comentado, no le puedes exigir como si fuera un SUV. Cuenta con tracción integral, pero no se trata de un sistema tradicional.

Una última cuestión: no entiendo que un híbrido como el Peugeot 508 RXH monte unos neumáticos como los Michelin Pilot Sport 3 y no unos de baja resistencia a la rodadura, como la línea Energy Saver. Y si lo que se pretende es enfocar el 508 RXH como un vehículo campero, quizás lo acertado hubiera sido decantarse por unos Michelin Latitude Tour HP, que son válidos fuera del asfalto, pero están pensados para ofrecer un buen agarre en carretera.

Aquí tienes un vídeo de cómo funciona el sistema híbrido del 508 RXH:

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de David López

David López

Director Online

Coches grandes, pequeños, urbanos, deportivos... todos son interesantes y tienen mucho que probar y contar

Todo sobre Peugeot

Peugeot 508 508 RXH

Acabados de Peugeot 508 RXH 2011 más populares:

Ver todos los acabados

La valoración de Auto Bild

6

Todo sobre Peugeot 508

Buscador de coches