Prueba

Opel Astra OPC 2012: más que músculo

Luis Guisado

03/01/2013 - 10:42

El nuevo Opel Astra OPC utiliza la base del GTC. Con 280 CV puede que no sea el más deportivo, pero su gran cantidad de atributos lo convierten en uno de los compactos de altas prestaciones más recomendables del mercado. Y en mi favorito...

El nuevo Opel Astra OPC ha llegado con el objetivo de quedarse con el trono. Y lo va a tener difícil, puesto que va a tener que pelearse con los Volkswagen Golf R, VW Scirocco R, Ford Focus ST, Renault Mégane RS y Seat León Cupra R... Cinco aparatos muy serios que hasta ahora han sido los reyes del asfalto.

Lo bueno es que el nuevo Opel llega con buenas credenciales. Por ejemplo, una estampa de escándalo a la que ayudan unas llantas de 19 pulgadas de serie (en las fotos ves las llantas OPC de 20” opcionales, que cuestan 639 euros) y un paragolpes delantero más que agresivo.

 

También la altura de la carrocería es algo más baja que la del Opel Astra GTC (aquí tienes la prueba del Opel Astra GTC 2.0 CDTi) del que deriva (que ya está 15 mm más cerca del suelo que la del Astra 5p): exactamente10 mm. Aunque las variaciones también afectan a la suspensión, con unos muelles un 30 por ciento  más rígidos y a la estabilizadora delantera, que es más gruesa.

 

Sobre el asfalto esto se traduce en un comportamiento dinámico muy bueno. No es tan

cañero como un Renault Mégane RS Trophy (aquí puedes leer la prueba del Mégane RS Trophy) o el Seat León Cupra R, pero sí me parece más deportivo que el VW Golf Rcon tracción integral y lo colocaría al mismo nivel que el Ford Focus ST o el VW Scirocco R.

 

Dentro del Opel Astra OPC, si activas el modo ‘Sport’ la cosa se pone interesante, aunque cuando aprietas el botón OPC llega el momento en el que empiezas a disfrutar de un ‘feeling’ verdaderamente ‘racing’. La suspensión es muy dura, como la dirección, y su paso por curva es tan elevado que solo en un circuito puedes llegar al límite y notar ciertas imprecisiones en la dirección. Aun así, a esta la calificaría de notable alto para un uso en carretera, que al fin y al cabo es de lo que se trata.

 

En cuanto al motor, es el mismo que utilizan otros modelos de la marca con 220 y 250 CV (este último lo utiliza el Opel Insignia 4x4). En el día a día no me ha parecido áspero, especialmente en un atasco, y gracias al modo OPC cambia su carácter radicalmente. A partir de las 2.000 vueltas suelta tal rabia sobre las ruedas que ni el eje delantero con ese esquema denominado ‘HiPerStrut’ (lo estrenó el Opel Astra GTC) evita que notes en el volante cómo las gomas quieren seguir su propio camino.

 

Por último, un vistazo al interior. Cuesta creer que los asientos del nuevo Opel Astra OPC, que son tipo ‘bacquet’ sean de serie y la buena impresión que eso causa se extiende a un interior típico de Opel: bien rematado, pero poco deportivo. ¡Al menos para el que está llamado a ser uno d elos deportivos de referencia!

 

En definitiva, la del nuevo Opel Astra OPC ha sido una de mis pruebas favoritas del año 2012. El anterior Astra OPC era muy rápido... siempre y cuando la carretera estuviera recta: los 240 CV caían de tal manera sobre el eje delantero que no era raro salir de una curva soltando humo si pisabas a fondo el acelerador. Ahora, gracias a su nuevo eje delantero (proviene del Opel Insignia OPC y a una geometría que reduce (pero no elimina) las interferencias de los 280 CV, es un modelo mucho más fácil y agradable de conducir.

Lecturas recomendadas

Todo sobre Opel

Opel Astra Astra GTC OPC

Acabados de Opel Astra GTC OPC 2012 más populares:

Ver todos los acabados

La valoración de Auto Bild

6,5

Todo sobre Opel Astra

Buscador de coches