Prueba

Nissan e-NV200: furgoneta eléctrica y... muy práctica

Alfredo Rueda

La Nissan e-NV200 es la primera furgoneta eléctrica construida íntegramente en España (Barcelona) para todo el mundo. Y sus 170 km de autonomía pueden ser la salvación de muchas pequeñas y medianas empresas.

Nissan presentó ya hace varios meses su furgoneta eléctrica, la Nissan e-NV200 de la que tienes cumplida información de mi compañero Enrique Trillo en este informe.

Pero ahora Nissan nos la ha dejado conducir. Y la verdad es que tenía ganas. No todo van a ser Porsche, Mercedes, Ferrari... El mundo de la automoción necesita también vehículos tan útiles como éste. Sobre todo para el día a día y ya sea para el reparto diario o para el transporte de pasajeros. Además, la presentación de la Nissan e-NV200 coincide con la entrada en vigor del Programa Movele 2014, de ayudas a la compra de vehículos eléctricos. Y una de sus principales novedades es el aumento de la ayuda en 1.000 euros, con lo que el precio de la furgoneta 'española' (se va a hacer en exlusiva en la factoría de Nissan en Barcelona, para todo el mundo) se queda en unos asequibles 13.665 euros, eso sí, si alquilas las baterías por 73 euros al mes. Porque comprarlas en propiedad cuestan casi 5.000 euros y te las garantizan por cinco años (garantía de por vida, evidentemente, si las alquilas).

La nueva Nissan e-NV200 es la primera furgoneta totalmente eléctrica del mercado. Nada de motores de combustión, nada de 'hibridación'. Comparte tecnología con el Nissan Leaf, el eléctrico más demandado en el mercado español, pero con el 30% de sus componentes modificados para el vehículo comercial. Eso sí, las baterías, cableado y motor térmico, hace que pese 250 kilos más que la versión diésel, la Nissan NV200 o su versión para pasajeros denominada Nissan Evalia.

El segmento al que va dirigido esta furgoneta es el de las empresas que usan estos vehículos en un entorno eminentemente urbano. Un uso que no supera los 130 km de recorridos diarios y que lo hacen aproximadamente el 35% de las 200.000 furgonetas ligeras existentes en nuestro país. Con su autonomía de 170 km, la Nissan e-NV200 cumple más que de sobra y, encima, con cero emisiones, es decir, sin contaminar.

Esto último, junto al contenido ruido que emite (26 decibelios al ralentí), hace que este vehículo se pueda utilizar en reparto urbano a horas en las que no está permitido para el resto de los vehículos comerciales y que pueda acceder a zonas restringidas al tráfico convencional, al interior de edificios o almacenes, etc... Es decir, práctico a más no poder.

La Nissan e-NV200 no solo es práctica. También es económica, muy económica de mantener. Su consumo en energía eléctrica supone unos 1,2 euros por cada 100 km, ante los 8 euros del mismo modelo con motor diésel. Y, además, en mantenimiento, solo tendrás que pasar una revisión anual que se prevé bastante más barata que la que debes hacer con una de motor térmico, al evitar cambiar aceites, filtros, liquidos...

Pero vamos a la carretera, o mejor dicho, a la ciudad. Nuestra unidad de pruebas iba lastrada con 250 kilos, pero la verdad es que no lo notamos en demasía. Me ha encantado su poder de aceleración y, algo que tampoco debes olvidar: la comodidad de uso de su cambio automático de tipo variador contínuo y que te evitará pisar el embrague con tanta asiduidad como una ciudad requiere. Su motor AC síncrono de 109 CV (80 kW) y 254 Nm de par, le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 14 s. y alcanzar una velocidad máxima de 120 km/h, es decir, unas cifras ideales para las grandes ciudades, en las que no necesitarás mucho más. Lo que he detectado es algo más de ruido que en un Leaf, pero que, evidentemente, no llega ni mucho menos a los decibelios de su hermana diésel.

Con todo, conducir esta fugoneta entre el denso tráfico es muy sencillo, muy fácil y te hace la vida muy cómoda. Pensando en estar todo el día subido en ella (y yo, por avatares de la vida, estuve trabajando como repartidor un par de años), ya no puedo imaginarme trabajando con cualquier otra furgoneta. Práctica, silenciosa, cómoda, versátil... lo tiene todo... o casi. Por pedir, le pediría algo más de autonomía, aunque el freno regenerativo actúa bien y recupera autonomía con bastante celeridad, sobre todo en el modo 'B', una especie de 'actuación regenerativa más fuerte' que el e-NV200 dispone en su palanca de cambios, al lado de la 'D'.

Su capacidad de carga, tampoco está nada mal. Y en un día de reparto, a no ser que sean bultos muy grandes, sus 4,2 metros cúbicos, 770 kilos o dos europales de carga, resultan suficientes, aunque claro, todo depende de las necesidades de tu empresa.

Y para cargarla, puedes verlo en la última foto de la galería adjunta. Hay tres modos, desde el más largo, en un enchufe convencional, en el que deberá estar enchufada 8 horas, hasta el modo con cargador rápido de tipo CHAdeMO de 50 kW que cargará la batería hasta el 80% en solo 30 minutos o en menos tiempo si no estaba a 0 de carga.

Junto a la versión de reparto, también habrá para elegir una de pasajeros, denominada 'Evalia' que con sus cinco asientos, podrá dedicarse a taxi o a transporte privado de personas (para hoteles por ejemplo). Su maletero se queda con una capacidad de 2,27 metros cúbicos, lo que tampoco está nada mal y si no, mira en la foto de la galería todas las maletas que caben. Además, estos asientos se pueden abatir y así dispuestos, caben tres bicicletas sin desmontar.

En resúmen, si tienes una pequeña o mediana empresa de reparto de paquetes pequeños, haces unos 100 km al día por ciudad o alrededores... prueba la nueva Nissan e-NV200, porque puede que te asombres de los costes que te puedes ahorrar, y de lo contentos que se van a poner tus trabajadores...

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...