Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba Mercedes Clase T 180 d, un coche perfecto para familias grandes con ganas de aventura

Prueba Mercedes Clase T 180 d
Nota

8

Analizamos a fondo cómo se comporta y qué ofrece la nueva Clase T de Mercedes

Si eres de los que pondera el pragmatismo sobre el resto de virtudes de un coche, atento a esta prueba. Porque en un mundo del automóvil donde todo el protagonismo (y las primeras posiciones en la tabla de ventas) se lo llevan los SUV, existen otras opciones menos conocidas y que pueden cumplir todas las demandas que se piden a un coche.

Sobre todo en esos casos donde un conductor busca un coche grande, donde viajen con verdadero espacio cinco personas, todavía reserve un buen maletero y se comporte con comodidad en todo tipo de vías. Pues bien, ese cúmulo de necesidades son cumplidas una por una por la nueva Clase T de Mercedes, como he descubierto en esta prueba del Mercedes Clase T 180 d.

Vídeo: el Mercedes Clase T en movimiento

VIDEO

VÍDEO: El Mercedes Clase T ya ha llegado y esto es todo lo que tiene

Así es su diseño e interior

Ante todo, práctico. Así es el diseño de este Mercedes, tanto en el exterior por dentro. Vayamos por partes. Por fuera hablamos de un modelo que mide 4,5 metros de largo, es decir, si lo comparamos con un SUV será más largo que un Peugeot 3008 y más corto que un Peugeot 5008. Tamaño intermedio para ser manejable en ciudad y lo suficientemente grande para albergar cinco plazas. Eso sí, no pienses que es tan grande como un Mercedes Marco Polo.

La carrocería es muy recta, sobre todo en la parte trasera y poco aerodinámica. Solo el frontal con las grandes ópticas y, por supuesto, el logotipo de Mercedes se salen de la ruina. Detrás monta un enorme portón que se abre hacia arriba y da paso a un gran maletero que veremos más tarde.

Prueba Mercedes Clase T 180 d cuadro
Destaca la pantalla con el sistema MBUX

Ahora paso al interior, cierro la puerta (con sonido compacto al cerrar) y me situé frente a un volante muy vertical y de aro ancho que se agradece para guiar al Clase T. El cuadro de mandos es digital y sencillo y destaca la pantalla multifnción propia de los coches Mercedes, con el sistema MBUX de comandos vocales que se utiliza con facilidad.

Un vistazo genial recuerda a un coche más enfocado al trabajo (no una furgoneta de trabajo), dado lo espartano de su presentación y la proliferación de huecos prácticos por toda la parte delantera, con especial atención para el que se ubica encima de los parasoles que es enorme. En las plazas traseras, tres asientos  donde caben de verdad tres adultos en anchura. Esa es su gran ventaja, aunque para mi el respaldo es demasiado vertical.

Detrás de ellos se abre un gran maletero con más de 500 litros y mucha altura libre para, por ejemplo, transportar un bicicleta y cinco pasajeros. Y si abatimos todas las plazas se despliega una capacidad que supera los 2.000 litros y unas formas muy regulares que facilitan el transporte de objetos grandes.

Prueba Mercedes Clase T 180 d puertas
Puertas laterales correderas para facilitar la salida en espacios estrechos

Motor

Cuatro motores componen la gama del Mercedes-Benz Clase T en España, dos diesel y dos gasolina. He elegido el turbodiésel más potente para esta prueba, el 180d. No pienses que rinde 180 caballos, esto son cosas del marketing las nuevas nomenclaturas de las marcas, porque realmente entrega 116 CV. Potencia suficiente para mover un conjunto que supera por poco los 1.600 kilos. No esperes aceleraciones fulgurantes, tampoco lo pretende ni lo necesita.

Lo suyo (y lo hace de maravilla) es mover todo el conjunto repleto de pasajeros a cruceros s 120 km/h sin despeinarse y con un consumo medio que se queda en la barrera de los 6 l/100 km. Esta versión se asocia a un cambio automático de siete velocidades que se convierte en el complemento perfecto para apurar la potencia y aportar un punto extra de confort.

Prueba Mercedes Clase T 180 d plazas traseras
Detrás encuentro espacio de verdad para tres adultos

Comportamiento y confort

Porque el confort de marcha prima por encima del resto de conceptos al valorar su comportamiento dinámico. Este alemán es un coche tremendamente cómodo, tanto por el espacio del que dispone en todas sus plazas para piernas y cabeza como por el trato que dispensa una suspensión que se traga todas las irregularidades del asfalto.

Eso es cierto que repercute en mayores oscilaciones de la carrocería si pones el modo deportivo en ti conducción, algo a lo que invita el sensacional tacto de una dirección que te permite sentir con fidelidad todo lo que pasa bajo las ruedas y se muestra muy ágil. Aquí, la Clase T marca claras diferencias a favor con su ‘primo’ Renault Kangoo.

Factores para decidir la compra

Como decía al principio, si el pragmatismo se impone a la hora de calcular tu decisión de compra, entonces el la Clase T es una opción perfecta. Pocos modelos hay en el mercado con más espacio interior, versatilidad y confort. Por eso, resulta ideal para esas llamadas familias activas, donde puedes ver el coche repleto de pasajeros o de bicicletas.

Eso sí, es un Mercedes y eso siempre se paga, también en esta categoría. No vas a encontrar en el mercado un vehículo de este segmento mejor en términos de calidad de acabados o tecnología y la factura por ello llega a los 30.550 euros. Un precio a la altura de muchos SUV del mercado generalista. Ahora queda que lleguen sus versiones camper al mercado.

Conclusión

Lo mejor

Versatlidad, confort y espacio interior

Lo peor

Precio algo elevado

Ver otros acabados de Mercedes Clase T
  • Precio

    34.288

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    1.461 cc

  • Par motor

    270 Nm /1.750 rpm

  • Potencia

    116 cv /3.750 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    520 L / 0 L

  • Aceleración 0-100

    13,2 s

  • Velocidad máxima

    177 km/h

  • Consumo oficial

    5.5 l/100km

  • Garantía

    3 años

  • Tipo de combustible

    Diésel

Etiquetas:

SUV Diésel

Y además