Skip to main content

Prueba

Coche eléctrico

Prueba Kia e-Niro, vas a alucinar con sus prestaciones

Kia e-Niro
Nota

7

Hay dos versiones de 136 y 204 CV

Que Kia era un exponente a tener en cuenta en el mundo de los híbridos no había duda con el Kia Niro. Ahora la marca coreana también se lanza al universo de los eléctricos y de ahí esta prueba del Kia e-Niro en su versión más potente de 204 CV.

Que el Kia Niro es un coche bastante limpio no se puede dudar. Con una gama formada por una versión híbrida y otra híbrida enchufable, solo le quedaba una de cero emisiones para completar la tripleta electrificada.

Kia e-Niro

Kia e-Niro, todos los datos sobre el nuevo eléctrico

Lo primero, me fijo en su exterior: la ausencia de motor térmico, hace innecesaria la parrilla delantera de refrigeración, motivo por el que está completamente carenada y, además, aprovecha uno de sus laterales para colocar la toma de recarga. 

Más diferencias en el exterior

También ha cambios tanto en el paragolpes delantero como el trasero, con rasgos característicos como los detalles en azul claro y, sobre todo, con la disposición de las luces diurnas LED, en forma de punta de flecha. También son específicas del Kia e-Niro las llantas de aleación de 17 pulgadas más aerodinámicas.

Otra diferencia radica en su tamaño: debido a la necesidad de montar una batería de mayores dimensiones, el SUV ha crecido. No se trata de una exageración, pero gana 20 milímetros de longitud para llegar hasta los 4.375 y 15 de altura para alcanzar los 1.560 mm.

Un interior bien resuelto

Me cuelo al interior para verificar lo que ya había visto previamente en las fotos: Nad de palanca de cambios. No es necesaria, ya que este Niro eléctrico se mueve con una sola velocidad. En su lugar hay puesto unos botones para seleccionar la D, N, R o P de parking. 

Prueba Kia e-Niro

Me pongo en marcha. Bajo el capó cuento con el motor eléctrico más potente, el de 204 CV con una batería de 64 kWh (existe otra versión con una batería de 39,2 kWh y 136 CV). Acelero a fondo. ¡Wow! Salgo disparado hacia delante: el coche va como un tiro. Lo mejor es que se ayuda de un chasis que responde a las mil maravillas. Si no haces las cosas muy mal, tendrás diversión para un rato con total seguridad, ya que la autonomía que anuncia Kia para su Niro EV es de 454 kilómetros. Quizá se hayan pasado de optimistas.

Tiempos de carga

Por cierto, que el Kia e-Niro de esta prueba se se recarga en 9 h y 35 minutos (por las 6 horas y 10 minutos que tardas en el de acceso y 136 CV) siempre en puntos de carga 7,2 kW de potencia.

Kia e-Niro

Si no quieres ir tan rápido y 'beberte' la batería en un santiamén, ir a punta de gas es mucho más reconfortante. Para ello puedes activar el modo ECO y dejarte llevar. De esta forma puedes analizar un interior que está más que correctamente acabado (algunos plásticos so mejorables) y sobre todo, muy bien equipado de serie.

Kia e-Niro: buen chasis

Me adentro en una zona de curvas donde tengo que adelantar a varios coches. ¿Problema? Ninguno. Ya he dicho que la respuesta del acelerador de este Kia e-Niro es instantánea y te garantiza que nunca te vas a quedar escaso de fuerza. 

¿Pegas en estas situaciones? Pocas, pero siempre se puede pedir una dirección más comunicativa o unos frenos más potentes que den un feedback menos artificial. Pero en general, el Niro eléctrico cumple con creces.

En autopista, a velocidades sostenidas de 110-120 km/h de velocidad, el coche va sobre raíles y puedes practicar una conducción muy relajada y ausente de ruido. 

Frenada regenerativa

Un secreto: las levas de detrás del volante no son para cambiar de marcha (obviamente, solo cuenta con una única velocidad). Sirven para graduar la retención del freno regenerativo en cuatro niveles (de 0 a 3), algo con lo que puedes ir jugando en tiempo real. En el nivel máximo (3) casi puedes evitar pisar el freno para detener el vehículo totalmente.

Llega el fin de la ruta. ¿Conclusiones? El Kia e-Niro es un gran coche, con un alto confort de marcha y una respuesta al acelerador que impresiona las primeras veces. Su generosa autonomía va a hacer que te olvides de estar continuamente obsesionado con la carga de la batería y solo si vas algo justo de energía, deberás elegir un punto de carga con suficiente potencia, por el doméstico de 3,7 kW que todos tenemos en nuestras casas eterniza el proceso de carga.

 

Conclusión

Lo mejor

Respuesta al acelerador, autonomía, comportamiento dinámico, espacio

Lo peor

Precio elevado, tiempo de carga en toma doméstica de 3,7 kW

Lecturas recomendadas