Skip to main content

Prueba

Prueba BMW X7: El tamaño importa, ¡y de qué manera!

Prueba BMW X7

Todo lo que tiene de grande y espacioso, lo tiene de cómodo

Primera prueba del nuevo BMW X7, el todocamino más grande de la marca bávara, que mide 5.150 mm de longitud, es decir, 241 mm más largo que un X6 y 228 mm más que un X5. A ello se le suma una enorme batalla de 3.100 mm, una anchura de 2.000 mm y una altura de 1.805 mm. Sin duda, el BMW X7 va a ser uno de los coches que va más va dar de hablar en 2019. Por tanto, ya tocaba la prueba del BMW X7. Y qué mejor que hacerlo junto un reducido grupo de periodistas de todo en un espectacular road trip desde Spartanburg –en el estado de Carolina del Sur, en la costa Este, donde BMW fabrica el BMW X3, el BMW X4, el BMW X5, el BMW X6 y también el BMW X7– hasta Los Angeles (California, en la costa oeste). El tramo asignado a AUTOBILD.ES partió de Phoenix (Arizona) hasta Las Vegas (Nevada). 

¿Cuáles son sus competidores? El BMW X7 tiene una interesante lista de rivales, en especial en los mercados donde los responsables de BMW han puesto sus miras de conquista: Norteamérica (incluyendo México y Canadá) y China, dos mercados en los que cuanto más grande, mejor. Así, sus competidores son, entre otros, el Mercedes GLS (5.130 / 1.934 / 1.850 mm), Range Rover (5.000 / 2.073 / 1.869 mm), Audi Q7 (5.052 / 1.968 / 1.741 mm)... pero sobre todo con todas las moles que tanto abundan en Estados Unidos como, por ejemplo, el Cadillac Escalade (5.179 / 2.061 / 1.896 mm), el Ford Explorer (5.046 / 2.005 / 1.778 mm), el Lincoln Navigator (5.334 / 2.029 / 1.989 mm) o el top de los top: el Chevrolet Suburban (5.690 / 2.045 / 1.890 mm), junto al que el X7, por cierto, parece casi un X1... 

VIDEO: Todos los detalles del BMW X7

Interior del BMW X7: mucho espacio detrás

Acceder al interior del BMW X7 es como hacerlo a otro mundo; este coche es enorme. Se mire donde mire hay espacio, lujo y todas las pijaditas que te puedas imaginar: faros láser con un alcance de hasta 600 metros, dos pantallas de 10,2'' para sendas plazas de la segunda fila, tercera fila escamoteable eléctricamente, techo panorámico 'Sky Lounge', equipo de sonido Bowers & Wilkins con 20 altovoces repartidos por todo el habitáculo, head-up display de tercera generación... En resumen, todo lo imaginable y más para que el viaje se convierta en una experiencia fabulosa, ya sea yendo como conductor o como pasajero.

Hasta ahora, la marca solo ofrecía una tercera fila en su BMW Serie 2 Gran Tourer. Pero el X7 va más allá: en lujo, y en espacio. Y si optas por dos plazas individuales en la segunda fila, tendrás las mismas posibilidades de regulación que los asientos delanteros. Solo la climatización del propio asiento será exclusiva de la primera fila.

Prueba del BMW X7

Pero los asientos calefactables están en todas las plazas. El espacio en los asientos de la segunda fila es realmente desahogado, e incluso en la posición más adelantada hay espacio de sobra para las piernas. Dos pantallas permiten, además, controlar el sistema multimedia de forma individual en cada plaza. Pero lo sorprendente está en la tercera fila: hay menos espacio para las piernas, pero no llega a ser incómoda.

Claro que no será donde quieran sentarse quienes midan dos metros, pero en comparación con el resto de vehículos de siete plazas, el X7 destaca sobremanera. Por medio de un botón, los asientos de la segunda fila se desplazan hacia delante para facilitar el acceso. Otra cosa impresionante: el espacio de carga. Con la tercera fila puesta, el maletero cubica 326 litros. Si la pliegas, llega a los 730. Pero ojo: si abates los asientos de la segunda fila, tienes nada menos que 2.120 litros. Todos los plegados se realizan de forma eléctrica.

Delante, el X7 equipa el nuevo Operating System 7.0 de BMW, repartido en dos pantallas de 12,3 pulgadas. E incorpora un sistema de control por voz realmente intuitivo. Con solo decir "Hola, BMW", puedes controlar infinidad de cosas, como el climatizador o la luz ambiente. Los acabados, por cierto, casan con este segmento, y no dejan espacio a al crítica. Por supuesto, puedes controlar el sistema multimedia y otros parámetros de forma táctil, o por gestos. El botón de arranque está en la consola central.

Prueba del BMW X7 por tierras norteamericanas

Prueba BMW X7

Antes de esta primera prueba del BMW X7, Daniel Nowicki, jefe del Proyecto de Dinámica del X7, me explica que el nuevo SUV bávaro ha sido desarrollado con el foco puesto en el conductor estadounidense. ¿Qué significa? Confort, confort y más confort. "Hay que pensar cómo se conduce en EEUU, sin estrés, disfrutando del viaje", señala. Le pregunto cómo se conduce en China y responde socarrón: "De atasco en atasco, pero relajadamente". Así que mi espíritu para este recorrido por Arizona y Nevada será de relax total. No queda otra...

El BMW X7 está disponible con cuatro motorizaciones, dos gasolina (xDrive40i de 340 CV y la xDrive50i de 462 CV y no disponible en Europa) y dos diésel (xDrive30d de 265 CV y M50d y 400 CV). Al tratarse de Estados Unidos, donde el diésel no goza de muchas simpatías, la variante con la que pasaré mis próximos 600 kilómetros es la xDrive40i de 340 CV, cambio Steptronic de 8 relaciones y con configuración de seis plazas (el X7 puede albergar hasta 7 plazas).

Prueba BMW X7

Empiezo la prueba del BMW X7 como conductor. El X7 es una mole, pero desde el primer segundo demuestra que es un BMW, pues es ágil y manejable y no se notan sus 2,3 toneladas de peso más la carga de tres pasajeros con sus respectivos bultos. Lo primero que me llama la atención es lo bien aislado que está este artefacto; es como circular a bordo de una burbuja de aislamiento, con la diferencia de que la soberbia dirección te permite seguir sintiendo todo aquello que acontece debajo de las ruedas. 

Chasis del BMW X7

La suspensión neumática es de serie. El chasis del X7 es un triple tirabuzón: debe ser deportivo, confortable, y tener aptitudes 'offroad'. En el eje delantero tenemos doble articulación, y en trasero, un eje de cinco brazos. Todo de serie. También la suspensión neumática de dos ejes con regulación de nivel automática.

En modo Sport, el SUV reduce su altura en 20 milímetros a partir de los 138 km/h, para mejorar el agarre. Pero también puedes variar la altura de la carrocería con un botón, hacia arriba hasta 40 milímetros, y 20 hacia abajo. Pero en modo carga, baja en 40 milímetros para facilitar la operación de meter el equipaje. Por cierto: para una conducción aún más dinámica, hay un estabilizador de balanceos opcional. Y con el paquete Offroad recibes un robusto protector de bajos, y muchos modos extra de conducción: xSnow, xSand, xGravel, y xRocks.

Tras hacer un alto en el camino en la localidad de Seligman, en plena Ruta 66, y apretarme un enorme hamburguesa como mandan los cánones, decido probar la tercera fila de asientos.

Prueba BMW X7

Hay que reconocer que son relativamente espaciosas incluso para un adulto de 1,83 metros como yo, pero no para hacerte 300 km. Aun así, y aunque el tren trasero es un poco rebotón aquí atrás y se notan mucho más las oscilaciones de la carrocería en las curvas, las suspensiones filtran casi todo y el confort es absoluto. Y también atrás, para el pasaje, la sensación de relax y aislamiento acústico es suprema. Me preguntó en este sentido Daniel Nowicki si no he echado de menos un sonido del motor más intenso, más deportivo. Particularmente, y si viajo en modo 'viaje confortable con la familia', el sonido es secundario, pero si lo hago solo, mi respuesta es que querría Rock & Roll del bueno. Cuestión de prioridades.

En resumen tras realizar más de 600 kilómetros en esta prueba del BMW X7: es el nuevo buque insignia de la marca bávara es un coche sumamente confortable, excelentemente aislado, acabados y tecnología de primer nivel, un motor (el xDrive40i) algo glotón (entre 12-14 l/100 km, algo lógico por el peso), pero ágil como lo que se espera de un BMW.

Aún no se conocen precios para España, pero sí sabemos que partirán de los 85.000 euros.  

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas