Skip to main content

Prueba

Prueba: Bentley Bentayga Speed. El SUV más veloz de todos

Prueba: Bentley Bentayga Speed
Nota

9

306 km/h es una velocidad máxima a la que ningún otro SUV de serie llega. Por eso no sorprende que el Bentley Bentayga Speed sea el más caro de su clase, como suele ocurrir con otros modelos de Bentley que llevan la etiqueta "Speed". Nosotros ya nos hemos puesto al volante de esta bestia refinada para contarte nuestras sensaciones. Prueba: Bentley Bentayga Speed.

No te pierdas: Novedades 2019

Lo de "Speed" también se nota en el comportamiento, aunque las diferencias con el opulento Bentayga W12 de 608 CV apenas serán reconocibles para la mayoría de los mortales. Porque, ¿quién es capaz de notar realmente el salto de 608 a 635 CV? Es un cielo que se nos escapa. Y ambos modelos tienen el mismo par de 900 Nm, y en torno a 2,5 tonelada de peso. La suspensión y la transmisión automática de Bentayga Speed se han adaptado ligeramente.

VÍDEO: El Bentayga Speed, en acción

Todo parece un poco más firme y un poco más directo, pero hay que llevarlo muy al límite para notar las diferencias. También hay que fijarse mucho para ver en qué difieren estéticamente: un alerón más grande en la zaga, una parrilla y faros oscurecidos, algún emblema añadido y poco más. Es sorprendente que el sistema de frenos carbocerámicos no sea de serie en un coche de esta potencia y peso. Porque más importante que los 20 kilos que ahorrarían, es su capacidad de soportar hasta 1.000 kilos al límite.

¡Al circuito!

Pero hemos venido al circuito de Anglesey en Gales, precisamente para llevarlo al límite y comprobar esas diferencias respecto al modelo de 608 CV. Los frenos y la estabilización de balanceo de 48 voltios antes de cada giro hacen pequeños milagros cuando el coloso de 2.5 toneladas enlaza una curva tras otra. El placer que aporta el sonido que sale por el sonido de escape es colosal: mucho más acorde con un deportivo de raza que con un SUV de lujo.

El Bentley Bentayga Speed de 635 caballos de fuerza cuesta más de 230.000 euros, casi un diez por ciento más que el Bentayga W12. Dentro te encuentras con un habitáculo pulcro y deportivo, como los asientos de Alcántara con gran apoyo lateral y un volante, que no solo es bueno en la mano, sino que también obedece las órdenes del piloto de forma instantánea, gracias a una dirección muy deportiva.

No podía ser de otra manera, si uno quiere exprimir un coche de esta magnitud y mantener el control.

Conclusión

Lo mejor

Potencia, comportamiento deportivo, lujo a raudales.

Lo peor

Precio y consumo. Pero eso no suele importar a su clientela.

Y además