Skip to main content

Práctico

Frenar antes del radar, ¿te puede quitar la multa?

Frenar antes del radar, ¿te puede quitar la multa?
Esta práctica tan poco recomendable por el peligro que entraña puede tener sus días contados.

Frenar antes del radar, ¿te puede quitar la multa? Es una acción más que habitual en nuestras carreteras. Alguien va circulando por encima de la velocidad permitida,  y cuando se acerca una radar, pisa el freno, decelera, y pasa junto al cinemómetro al ritmo adecuado para librarse de la sanción. Una vez pasado el control de velocidad, vuelve a circular por encima del limite permitido. ¿Sirve esto para librarse de las multas

No te pierdas: Radares en Cascada: táctica de la Guardia Civil para que no aceleres tras pasar un radar

Bien, la respuesta a esta cuestión tiene matices. De entrada, has de saber que es una acción muy peligrosa, puesto que conlleva dar frenazos en medio de una autopista, lo que puede generar accidentes. Pero, aún así, hay gente que frena antes del radar con la intención de librarse de la multa. Y hasta hace no mucho, había quien lo conseguía. Pero desde la DGT son conscientes de que muchos conductores comenten este tipo de imprudencias, y han decidido ponerle fin. ¿Cómo?

VÍDEO: Cómo localizar un radar móvil camuflado, ¡te lo descubrimos!

VIDEO

VÍDEO: Cómo localizar un radar móvil camuflado, ¡te lo descubrimos!

Frenar antes del radar ya no te librará de la multa

Para acabar con el hecho de que la gente frene poco antes del radar para evitar ser sancionados (y, con ello, cometer una imprudencia y correr el riesgo de que se produzca un alcance trasero), desde Tráfico han empezado a implementar lo que se conocen como radares en cascada. Este nombre hace referencia a una serie de operativos de dos y hasta tres radares que se colocan en un tramo de pocos kilómetros. Lo habitual es que haya un cartel de radar, un radar fijo o móvil y un segundo radar móvil de forma consecutiva. El objetivo es que ese segundo radar cace a los conductores que han pegado un acelerón tras rebasar el primer cinemómetro.

Es decir: aquellos conductores que pretendan frenar al acercarse a un radar para librarse de la multa, y una vez rebasado el cinemómetro volver a acelerar, serán pillados y sancionados.

Esta táctica es completamente legal. El propio Pere Navarro reconoció que detrás de un cartel de aviso de radar no siempre hay un cinemómetro; este tampoco indica si en el tramo hay uno, dos o tres radares

Todo sobre los radares en cascada, la respuesta de la DGT a los frenazos ante cinemómetros

Como decía, el objetivo final de los radares en cascada es acabar con la peligrosa acción de frenar ante un control de velocidad para evitar la multa. Por ello, lo importante es que el conductor no sepa si hay un único radar, dos o incluso tres, de modo que se mantendrá en los límites establecidos.

Así, se tiene que despistar al conductor. Por ello, no siempre se pone el mismo número de radares en cascada (pueden ser dos o incluso tres), ni están a la misma distancia, ni siquiera en el mismo sentido. 

Además, y para rizar el rizo, en ocasiones juntan los radares en cascada con controles de alcoholemia, de manera que se trata de evitar todo tipo de infracciones al volante. Si aún tienes dudas sobre los radares en cascada, no dejes de echarle un ojo a este artículo que te desvela tres cosas que pocos saben de este tipo de operativo de la DGT.

Radares Veloláser

Además de los radares fijos y los móviles, existe otro tipo de cinemómetro que está costando algún que otro disgusto económico a los conductores. Son los radares Veloláser se les conoce como radares indetactables o mini radares Veloláser. Se los conoce así ya que por su pequeño tamaño se puedan colocar casi en cualquier sitio. Por ello, en este caso no es siquiera posible tratar de frenar antes del radar, ya que es muy probable que no sepas dónde está colocado.

Los Veloláser resultan especialmente eficaces por su tamaño (miden menos de 50 cms), por su movilidad (se instalan y desinstalan en cuestión de minutos) y por su tecnología que, a priori, permite que los agentes los manejen a varios metros de distancia utilizando un dispositivo con conexión WiFi o 3G/4G (aunque en un primer momento dieron bastantes problemas).

Esto, en la práctica, supone que son muy difíciles de localizar porque ver un aparato de 50 cms a más de 100 km/h de velocidad y sin la presencia de un coche patrulla de la Guardia Civil que lo delate es bastante complicado. En este enlace puedes ver el mapa con todos los radares Velolaser de 2019, y en este enlace, un listado con todos los radares fijos y móviles actualizado con fecha de 2019.

 

Y además