Skip to main content
Imagen de perfil de Aarón  Pérez
La opinión de
Aarón Pérez

Opinión: ¿por qué en 2018 no despegan las ventas de los coches eléctricos?

coche eléctrico

¿Por qué en 2018 no despegan las ventas de los coches eléctricos? Parece que aún no hemos cambiado de opinión. La situación tampoco contribuye a ello.

2018. Noviembre. Más de 100 años de evolución de la industria automotriz y aún dependemos casi íntegramente de los hidrocarburos como fuente de energía para los coches. ¿Cuál es la razón? ¿Por qué en 2018 no despegan las ventas de los coches eléctricos? Son varios los motivos que nos llevan a que mes tras mes se registren unas ventas muy reducidas de coches eléctricos.

No te pierdas: Estos son los 16 coches eléctricos que se venden en España

Si analizamos los datos de los coches híbridos y eléctricos más vendidos de agosto de 2018 (los últimos datos que tenemos), descubrimos que entre los 10 coches eléctricos más vendidos se contabilizaron un total de 276 unidades en uno de los meses con mayor volumen de ventas, unos resultados propiciados por las diferentes ofertas comerciales llevadas a cabo por los fabricantes ante la entrada, el pasado 1 de septiembre, del nuevo ciclo de emisiones WLTP.

Por el contrario, si analizamos los 10 coches más vendidos en septiembre de 2018, encontramos que el modelo más vendido, el Peugeot 3008, reunió un total de 1.898 unidades en el mismo mes. Esto representa un 85,4% más de unidades vendidas del 3008 que de los 10 coches eléctricos más vendidos en el mismo período. Entonces, ¿cuál es el motivo de estos resultados? ¿Por qué no despegan las ventas de los eléctricos en España?

Vídeo: Las cuatro formas de recargar un coche eléctrico:

La cultura y la infraestructura eléctrica nacional

El parque móvil español es de aproximadamente 20 millones de vehículos. Mientras que la infraestructura que da sustento a la red eléctrica nacional proviene del carbón, nuclear y renovables. Sin embargo, España es uno del os países que necesita importar energía ya que no es capaz de autoabastecerse, por lo que compramos electricidad al país vecino (Francia), el cual tiene una gran infraestructura de centrales nucleares para generar energía.

El objetivo a largo plazo es que el 25% del parque móvil español sea eléctrico a mediados de la próxima década. Sin embargo, España no tiene la suficiente capacidad para abastecer de electricidad a las baterías de 5 millones de coches eléctricos. ¿Cómo podemos dar el salto a la movilidad eléctrica si no garantizamos el abastecimiento de energía eléctrica para su correcto funcionamiento?

Impuestos y beneficios para el Estado

Países donde tradicionalmente se ha apostado más por la movilidad eléctrica, especialmente en aquellos que encontramos en el norte de Europa, disponen de energía suficiente para el abastecimiento, ayudas y beneficios por la compra de un coche sin emisiones y una infraestructura completa de cargadores que hacen factible poder viajar largos recorridos con un coche a batería.

Pero centrémonos en los impuestos que paga un propietario por conducir su coche. Además del IVA al que tiene que hacer frente con la compra del vehículo, un coche eléctrico está exento del pago del Impuesto de Matriculación y del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (más conocido como el Impuesto de Circulación), ya que los Ayuntamientos bonifican a estos coches con la exención de este impuesto como una vía de incentivar las ventas.

Vídeo: Uniti One, el coche eléctrico barato que saldrá a la venta en 2019:

A esto, además, hay que sumar los impuestos a los hidrocarburos, ya que, a 22 de diciembre de 2015, los impuestos representaban el 58% del precio final de la gasolina y el 55,5% del precio del gasóleo, según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos en un artículo que recogía El Economista en enero de 2016, por lo que las cifras, dada la subida de los combustibles, serán aún más altas. 

Evidentemente, un coche eléctrico no consume combustible y, por consiguiente, no se genera beneficio con estos impuestos para el Estado. Dicho de otra forma: si no pagan Impuesto de Matriculación, ni Impuesto de Circulación, ni hace uso de hidrocarburos, ¿interesa el coche eléctrico al Estado? También hay que sumar bonificaciones en estacionamientos regulados y otro tipo de beneficios que, como el Plan VEA de ayudas a la compra de coches eficientes que entrará en vigor a finales de este año, hacen más interesante la compra del coche eléctrico, pero solo para el conductor final.

La incertidumbre, el principal factor que frena las ventas de los eléctricos

La incertidumbre pone freno a las ventas de coches eléctricos. La incertidumbre por parte del comprador, quien no sabe si es la compra apropiada actualmente, si podrá hacer uso del coche eléctrico como lo ha hecho siempre de un coche con motor térmico, de manera cómoda, segura y sencilla.

La planificación inteligente es un factor decisivo para que el uso de un coche eléctrico salga rentable. Conocer los puntos de recarga público (y que éstos estén operativos, que eso es algo de lo que no hablaremos en este artículo), y planificar una ruta que te permita recorrer distancias suficientes con tu eléctrico para llegar al siguiente punto de recarga y llenar la batería, es muy importante, aunque no todo el mundo está preparador para este tipo de concentración meticulosa a la hora de viajar. 

Vídeo: 5 cosas que amamos del Tesla Model 3:

También incide el factor precio. A igualdad de tamaño y prestaciones, un Nissan Leaf, por ejemplo, es 9.890 euros más caro que un Seat León 1.5 EcoTSI de 150 CV, o un Renault Zoe es 12.970 euros más caro que un Renault Clio 0.9 TCe de 90 CV. Son coches que ofrecen unas medidas muy similares, así como unas prestaciones y un maletero casi idéntico. Sin embargo, la diferencia de precio puede limitar (y mucho), las opciones de compra por parte de un conductor medio que no pueda afrontar las cifras de un eléctrico.

¿Y Tesla? ¿Es una alternativa real? 

Lo es, pero no para todo el mundo. Un Tesla Model S en configuración 75D, es decir, con batería de 75 kWh y una autonomía según datos del antiguo NEDC de 490 kilómetros con una sola carga, parte en los 93.730 euros. Un Tesla Model X con la misma batería, pero una autonomía de 417 km según el NEDC, lo hace en 96.730 euros

Aunque se desconoce de momento el precio del Tesla Model 3, el eléctrico que promete democratizar los precios de estos vehículos sin renunciar a una autonomía que oscilará, según el fabricante, entre 354 y 500 kilómetros, en Estados Unidos están a la venta desde unos 46.000 dólares (unos 40.000 euros). ¿Sigue estando al alcance de todo el mundo? En mi humilde opinión, no, y eso suponiendo que se mantenga en el mismo rango de precios una vez aterrice en Europa a principios del año que viene.

Lecturas recomendadas