Skip to main content

Noticia

Vídeo: nueva tendencia de drift en Japón mezcla PVC y kei cars

drift kei car pvc

En el siguiente vídeo podrás conocer una nueva tendencia de drift en Japón que mezcla anillos de PVC y kei cars baratos para auténticas experiencias al volante.

Todos sabemos que hacer drifting con un coche de tracción delantera es muy complicado, por no decir casi imposible. Incluso, como te demostré recientemente, hacer derrapar un coche automático de tracción total no es tampoco tarea sencilla. Sin embargo, existen atajos que te permiten disfrutar de estas técnicas de conducción con un coche barato y de tracción delantera. Tan solo tienes que ver el siguiente vídeo para descubrir la nueva tendencia de drift en Japón que mezcla el PVC y los kei cars.

No te pierdas: A subasta el Ford Mustang con motor Nissan de ‘A todo gas: Tokio Drift’

Antes de entrar en materia, debes conocer lo que es un kei car. Este tipo de vehículo, muy populares en el país del sol naciente por sus dimensiones pequeñas (3,4 metros de largo y 1,48 metros de alto), y sus compactos motores que deben estar limitados a una potencia de 64 CV máximo y una cilindrada de no más de 660 cc. Son muchos los fabricantes, como Honda, Suzuki o Mazda, que se atreven con los kei cars, los cuales identificarás por sus placas de matrículas en color amarillo, mientras que el resto de coches en Japón cuentan con matrículas de color blanco.

Kei cars, PVC y drifting. ¿Qué tienen en común?

Aunque no lo he mencionado, se da por hecho que los kei cars son coches de tracción delantera únicamente, lo que supone que derrapar con ellos es casi imposible, además de que su escasa potencia no contribuye tampoco a ello. Sin embargo, el ingenio de los japoneses no conoce límites y, aunque no es algo realmente novedoso, ya que se lleva empleando años con fines de pruebas de agarre, unos anillos de PVC en el tren posterior facilitan que la zaga se salga en cada giro de volante.

Como lo oyes. Noriyaro, un YouTuber residente en Japón, acudió recientemente a una pista de drifting para conocer la nueva tendencia que cada día gana más adeptos por sus bajos costes y sus elevadas dosis de diversión. Y es que las pequeñas ruedas traseras de los kei cars, con neumáticos convencionales (incluso neumáticos de invierno como podemos ver en el vídeo) son revestidas con un anillo de PVC que hay que meter con algo de maña y fuerza bruta.

Luego se inflan los neumáticos y se instalan en el vehículo. El resto lo podrás ver en el vídeo. Las ventajas que tiene este sistema es que es efectivo y barato. El precio de un kei car antiguo en Japón es de apenas unos cientos de euros, mientras que los anillos de PVC son muy fáciles de adquirir e instalar. Incluso algunos coches tienen un sistema de pulverización de agua que mantiene estos anillos fríos, evitando que se sobrecalienten, se agrieten y acaben partiendo. Si esto no es ingenio…

Lecturas recomendadas