Skip to main content

Noticia

Vídeo: ¿es difícil hacer derrapar un coche automático de tracción total?

derrapar traccion total automatico

¿Es difícil hacer derrapar un coche automático de tracción delantera? Como verás en el vídeo a continuación, no es tarea sencilla, menos sin freno de mano mecánico.

Actualmente, la industria del automóvil se centra en extraer el máximo rendimiento y desempeño de sus coches, enfocando su desarrollo y posterior uso en los mejores circuitos del mundo. Esto condiciona muchos aspectos, como es el caso de un vehículo emocional y su capacidad para el drifting. Por tanto, ¿es difícil hacer derrapar un coche automático de tracción total? Como verás en el siguiente vídeo, no es tarea sencilla.

No te pierdas: ¡Aprende a derrapar con Mad Mike!

Como te decía, son pocas las marcas que no desarrollan un coche capaz de batir un récord de vuelta en Nürburgring -en el segmento de los compactos de tracción delantera, este honor pertenece al Honda Civic Type R-. Pero, cuando el sistema de tracción delantera convencional no da mejores resultados, las marcas recurren a avanzados sistemas de tracción total para garantizar un mejor control, un mejor paso por curva y los mejores resultados en pista. 

¿Se puede derrapar con un coche de tracción total automático?

Ejemplos de ello los encontramos en el Mercedes-AMG A45 y su rival directo, el Audi RS 3 Sedán. Otros modelos, como el BMW M2, el tercer competidor, es propulsión trasera, mientras que el Ford Focus RS cuenta con un modo que permite derrapar de forma ‘sencilla’ con su configuración de tracción a las cuatro ruedas. Pero tanto el Mercedes como el Audi, basan su configuración en un sistema de tracción delantera complementado con un embrague que permite el reparto de par al eje posterior para situaciones en las que se requiera una mayor tracción.

Los chicos de Cars.co.za han decidido comprobar en una superficie despejada y de reducida adherencia si es posible derrapar con estos dos últimos vehículos. Ambos equipan transmisiones automáticas, lo que no permite utilizar el embrague a nuestro antojo, y también equipan frenos de estacionamiento eléctrico, por lo que apoyarnos en la segunda palanca de la consola central tampoco es una opción.

No existen, tampoco, diferencias muy grandes en cuanto a términos de potencia. El A45 equipa un cuatro cilindros turbo de 2.0 litros con 381 CV y 475 Nm de par motor, mientras que le RS 3 Sedán, un cinco cilindros de 2.5 litros TFSI con 400 CV y 480 Nm de par motor. Como verás en el vídeo, los intentos son continuos para tratar de hacer derrapar a ambos modelos, con el único resultado de que el subviraje acaba entrando en escena. No te lo pierdas.

Lecturas recomendadas