Skip to main content

Noticia

Vídeo: lo difícil que puede ser pilotar un dragster

Vídeo: lo difícil que puede ser pilotar un dragster

¿Crees que es fácil pilotar un dragster? Quizá seas de los que pienses que sí, que solo se trata de acelerar a tope cuando el semáforo se ponga verde y de frenar, también al máximo, una vez has cruzado la línea de meta, ubicada generalmente a poco más de 400 metros de distancia. Sin embargo, este periodista estadounidense ha comprobado en primera persona que no es tan sencillo como parece, que hay muchísimos factores en juego que hay que tener en cuenta.

Te interesa: Este Smart ForTwo es un auténtico 'dragster'

Si alguna vez has visto una carrera de aceleración, ya sea con coches de calle o con bólidos de competición especialmente creados para ese fin, quizás hayas pensado que es una de las disciplinas automovilísticas más asequibles para el piloto (en términos de dificultad, no monetarios). Sin embargo, un compañero de una publicación estadounidense, Jason Torchinsky, redactor de Jalopnik, ha experimentado en primera persona que pilotar un dragster no es tan fácil como podría parecer y en el proceso, se quedó a escasos metros de destrozar el bólido que estaba conduciendo.

Como sucede en muchas otras disciplinas deportivas, la dificultad de pilotar un dragster dependerá en gran medida del nivel que quieras alcanzar, ya que la situación empieza a ser más compleja a medida que subimos de categoría, coronando con los salvajes Top Fuel dragsters. Con un coche de calle normal, como los que puedes ver en el siguiente vídeo, por lo general basta con acelerar a fondo cuando el semáforo se ponga verde y frenar una vez hayas superado la línea de meta.

Drag Race en vídeo: Camaro SS contra C 43 Coupé y S5 Coupé

Este ejercicio te dará varios resultados, como por ejemplo, el tiempo que has tardado en recorrer esos poco más de 400 metros, la velocidad final a la que has cruzado la línea de meta o el tiempo de reacción, que es el periodo que transcurre entre que el semáforo se pone en verde y se produce la salida del coche. Jason Torchinsky fue invitado por la Frank Hawley´s Drag Racing School, una escuela de pilotaje especializada en dragsters, a probar uno de sus coches.

Parecía que había clavado su primera pasada, pero cometió un error: se ‘perdió’ en la pista de poco más de 400 metros. Como estaba a pendiente de varios cosas al mismo tiempo, Jason no se percató de que ya había cruzado la meta y continuó acelerando cuando en realidad debería haber estado frenando. Por fortuna para él (y para el bólido de la escuela), se quedó a escasos metros de la trampa de grava y del muro de protección, pero el susto no se lo quita nadie.

[yb:https://youtu.be/MYiHh5F8zvY]

Fuente: Jalopnik