Noticia

Turkmenistán, el país donde se han prohibido los coches negros

Turkmenistán
Jorge Morillo

Turkmenistán, país centroasiático en no muy buena situación, ha tomado una de las decisiones más curiosas que se recuerdan, al prohibir los coches de color negro en su territorio. Todos aquellos que tengan uno, están obligados a repintarlo. Y no es barato.

Ni es el día de los inocentes, ni nos hemos convertido en una página web dedicada a elaborar artículos de broma. Lo que os vamos a contar sucede de forma real en Turkmenistán. Situado en el centro de Asia entre Irán y Uzbekistán, este país ha saltado a la actualidad por aprobar una de las leyes más surrealistas que se recuerdan. Desde el pasado 1 de enero, los coches de color negro están prohibidos en su territorio.

Esto que os contamos no es más que la punta del iceberg, como se suele decir, porque ya existían normas en Turkmenistán que indicaban que los coches importados debían ser blancos, considerando éste el color de la buena suerte -la importación de coches negros en la capital de este país es ilegal desde 2015-. De hecho, el coche presidencial, así como el convoy que lo acompaña, está pintado precisamente así.

No te pierdas: El BMW X6 que cambia de color

Todos aquellos propietarios de un coche negro deben repintarlo -en blanco o, en su defecto, en un color claro-, una auténtica faena si tenemos en cuenta que se trata de una acción no precisamente barata -fuentes locales aseguran que las facturas pueden llegar a los 3.000 dólares- en un país donde el salario medio no llega a los 500 dólares. Sin duda, estamos ante un buen negocio que podría tener detrás las penurias económicas que vive Turkmenistán.

El gobierno presidido por Gurbanguly Berdimuhamedow ya ha sido noticia por prohibiciones de lo más absurdas durante los últimos tiempos. Por ejemplo, los cristales tintados son ilegales desde el año 2014, mientras que la importación de coupés, súper deportivos y coches con matrículas personalizadas tampoco se permite. Visto lo visto, tampoco estamos tan mal en España, ¿no?