Skip to main content

Noticia

Motos

Siete buenas razones para comprar una moto eléctrica

Motos eléctricas

La subida del precio de los carburantes es una muy buena razón para comprar una moto eléctrica, pero no es la única. Hay otros argumentos a favor de esta decisión, como la conciencia medioambiental y otros menos altruistas, como que se pagan menos impuestos.

Según datos recogidos por la aseguradora AMV (especializada en comercialización online de pólizas para motos), las matriculaciones de motocicletas eléctricas en el primer trimestre del 2022 han aumentado un 94 % con respecto al mismo periodo del año pasado, mientras que las de ciclomotores eléctricos lo han hecho en un 88 %.

Motos eléctricas 2020: todos los precios y modelos que se venden en España

"Para las personas que utilizan su vehículo a diario, especialmente en las grandes ciudades, las motos, ya de por sí, tienen muchos beneficios frente a los coches y suponen un gran ahorro, pero es que, además, las eléctricas tienen muchas más ventajas", afirman los expertos de AMV. 

Con ellos, repasamos siete razones para comprar una moto eléctrica...

1. Ahorro en las recargas

Motos eléctricas

Como ya hemos dicho, dadas las circunstancias actuales, una de las mayores ventajas que tienen las motos eléctricas frente a cualquier otro vehículo de combustión es el precio de las recargas. 

Con  precio el diésel y el gasóleo alcanzado valores históricos, recargar una moto eléctrica es hasta cuatro veces más barato que llenar el depósito de combustible de un modelo de 125 cc.

El ahorro será mucho mayor si se utilizan puntos de recarga gratuitos, disponibles tanto en oficinas como en centros comerciales, así como en hoteles y aeropuertos; o si se aprovechan las horas de tarificación especial en el hogar.

2. Autonomía

Motos eléctricas

Lejos ha quedado la poca autonomía que tenían las primeras motos eléctricas que salieron al mercado. Hoy en día, permiten recorrer, de media, unos 100 kilómetros, suficiente para desplazamientos diarios en las grandes ciudades.

Cuentan con otra ventaja, que son las baterías extraíbles. Esta tecnología permite, además de trasladarlas fácilmente y poder recargarlas en casa con un enchufe convencional, también tener otra más de repuesto y en caso de que un viaje un poco más largo llevarla en el portamaletas.

Destacar que varias compañías están trabajando para que las baterías lleguen a ser intercambiables, de tal forma que lleguemos a un punto, dejemos la nuestra descargada y nos den una cargada al instante.

3. Ahorro en el taller

Los vehículos eléctricos tienen menos piezas móviles que se puedan averiar. Además, sus periodos de mantenimiento están más alejados en el tiempo los unos de los otros, ya que, por ejemplo, no es necesario cambiar los filtros o el aceite. 

Ambos factores se traduce en una importante rebaja del presupuesto destinado a taller.

4. Las ventajas de la etiqueta Cero

Moto eléctrica

Las motos y ciclomotores eléctricos lucen la etiqueta Cero de la DGT. Esto se traduce en numerosas ventajas como la libertad de circulación en episodios de alta contaminación y Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de las grandes ciudades.

Mención aparte merece que esta etiqueta identifica a conductores que cuidan del planeta ya que las motos eléctricas no generan contaminación ambiental al no emitir ningún tipo de gas de efecto invernadero, ni gases contaminantes, ni partículas en suspensión que producen un empeoramiento de la calidad del aire que se respira en las ciudades. 

Tampoco generan contaminación acústica, al no producir ruido

Todo sobre las etiquetas medioambientales de la DGT

5. Menor gasto en impuestos y aparcamiento

Motos eléctricas

El ahorro en aparcamiento e impuestos depende de la normativa municipal de cada ciudad; la mayoría tiene aprobado estacionamiento gratuito o con descuentos en zonas ORA para las motos eléctricas; también están autorizadas a circular por los carriles especiales.

En cuanto a los impuestos:

  • Impuesto de tracción mecánica. También conocido como el impuesto de circulación o numerito; no hay que pagarlo o se le aplica importantes descuentos o bonificaciones.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Este es uno de los impuestos que sí que hay que pagar al adquirir una moto eléctrica. En la actualidad, el IVA general que se aplica en España es del 21%, pero desde la Unión Europea se está viendo la posibilidad de suprimirlo. La excepción se produce en las Islas Canarias con su Impuesto General Indirecto Canario (IGIC). Las personas que residan allí no tendrán que pagarlo al comprar su vehículo eléctrico.
  • Impuesto de matriculación. No hay que pagarlo.
  • IRPF. Las motos eléctricas pueden suponer una reducción anual del 30 % en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Para beneficiarse de él hay que trabajar para una empresa que haya adquirido vehículos eléctricos y se los ceda a sus empleados para uso privado o mixto.

6. Ayudas en la compra

Plan Moves 2019

Las motocicletas y ciclomotores eléctricos tienen importantes ayudas para su compra por parte del Estado y de los Ayuntamientos. Normalmente son incompatibles, por lo que deberemos elegir entre una u otra.

Plan Moves III: guía para conseguir el descuento de hasta 7.000 euros por la compra de un coche eléctrico

En el caso de las motos eléctricas, el Plan Moves III ofrece una ayuda máxima es de 1.300 euros si achatarras otra moto de más de siete años, y 1.100 euros en el caso de que no demos otra moto, pero ojo, no incluyen la compra de ciclomotores eléctricos.

En cuanto a las ayudas autonómicas, en Madrid, por ejemplo, existe el Plan Cambia 360 con subvenciones de hasta el 50 % del precio de adquisición (sin accesorios, ni impuestos), con un máximo de 1.000 euros.

7. Beneficios en los seguros

Por último, en lo relativo a la contratación del seguro, ya el de las motos cuesta mucho menos que el de los coches, pero es que, además, las motos eléctricas tienen mayores descuentos, por ejemplo, desde AMV, ofrecen a sus clientes hasta un 50 % de descuento en la prima anual.

Y además