Noticia

¿Qué le espera al nuevo jefe de Volkswagen? Te lo contamos

¿Qué le espera al nuevo jefe de Volkswagen? Te lo contamos

Luis Meyer

09/25/2015 - 08:56

Matthias Müller ha sido hasta hoy el timón de Porsche, pero ahora toma el cetro de Martin Winterkorn y se pone al frente del grupo Volkswagen. Sus deberes se podrían organizar en dos áreas: arreglar el desaguisado del fraude en las emisiones y, ya de paso, poner un poco de orden en las estrategias de cada marca.

Poner orden en casa tras el escándalo de las emisiones de Volkswagen. Esa es la nueva tarea que tiene que llevar a cabo el CEO de Porsche Matthias Müller, que hereda las responsabilidades del ya ex presidente del grupo Martin Winterkorn. Pero esta tragedia es al mismo tiempo una oportunidad para un nuevo comienzo en lo que respecta a las estrategias de las marcas del grupo. Aquí damos unas ideas.

Matthias Müller es el hombre para sacar adelante a Volkswagen

CEO Porsche

Desde luego, ha demostrado que tiene mano al frente de una marca ‘premium’ cuando se trata de optimizar: suya es la plataforma modular MSB, la primera que ha servido de puente para un modelo de Porsche (Panamera) y otro de Bentley (Continental GT), y que la 'marca noble' extenderá en el futuro a todos sus modelos, desde el V8 Coupé hasta el Mulsanne.

La pregunta es: ¿deberá centrar su estrategia a futuro en las plataformas modulares, o en la redistribución de marcas? ¿Es acertada la idea de separar las marcas en dos grupos como Volumen (Volkswagen, Seat, Skoda) y Premium (Audi, Bentley, Bugatti, Lamborghini)? ¿Quién los dirigirá entonces? ¿Es compatible esta diferenciación con la generación de sinergias? 

El nuevo Volkswagen Phaeton fue una inversión equivocada

No cabe duda de que, la pretensión de Volkswagen de meter la cabeza en el segmento de lujo ha sido una obsesión en estos último años, digamos que… Poco acertada. Hay otro segmento que sí que le ha dado muchas alegrías, ya desde hace 20 años, como es el de los SUV. Y por ahí debería ir su estrategia, también finándonos en el mercado chino y americano. Más allá de su Touareg, las versiones SUV de modelos como el Beetle, el Polo, el Up, el Golf o el Passat pueden tener mucha aceptación en esos mercados. Por eso es una pena que la cantidad de dinero que han invertido en el desarrollo de un nuevo Phaeton no haya ido a esos nichos.

‘Premium’ sí… ¡Pero que se olviden del segmento de lujo!

Y para muestra de las cosas que tiene pendientes Volkswagen tras la crisis de las emisiones (también en términos de financiación), los siguientes botones: ¿dónde están las innovaciones para un nuevo modelo eléctrico? ¿Puede la división R hacer más que aportar color y llantas a algunos modelos? ¿Qué pasa con la cacareada resurrección de la legendaria Bulli? ¿Por qué llevan años sin un roadster de motor central en su gama? ¿Por qué no planean el Budget-Car como un rival para la exitosa Dacia? ¿Cuándo llegará su ofensiva de tres cilindros? Y no nos entendáis mal: creemos que el la marca debe seguir apostando por el concepto ‘premium’, pero en diseño, tecnología y calidad, no en absurdos coqueteos con el segmento de lujo.

Ser más flexible… Y las pequeñas series funcionan bien para eso

Skoda y Seat son una buena estrategia para el grupo, pero a veces lo “engordan” demasiado. Me explico: hay tres SUV planeados para Skoda, y dos para Seat. Y los cinco heredan la técnica de la marca alemana, pero por precios considerablemente menores. No siempre es la estrategia más acertada. Y es que esto no debería ser un problema si acentuaran la identidad de cada marca para diferenciarlas aún más. A esto ayudaría la producción de ciertos modelos en pequeñas series, con mayor flexibilidad en los acabados y que estiren aún más las posibilidades de la plataforma modular, todo esto para ofrecerlos a precios muy competitivos. Así, podrían concebir un Sportcoupé para Seat, un pequeño SUV en el segmento del Mii, una tercera variante del Octavia.

CEO VW

Tan solo se trata de volver a dar pleno sentido a los eslóganes “Autoemoción” (Seat) y Simply Clever (Skoda). Pero tienen que reestructurar sus costes. Fabricar coches con elevados niveles de acabado y al mismo los precios más bajos no es una ecuación muy rentable. Audi, por su parte, tiene coches excelentes, también entre los más planificados para el futuro. Pero los costes previstos para su desarrollo son para echarse a temblar.

La inflada estructura de Audi, con modelos cada vez más caros

Lo dicho: “A la vanguardia de la técnica” es también una burbuja que podría explotar si no se controla. La estructura de Audi y los elevados costes en el desarrollo de sus modelos provoca que su gama suba de precio una y otra vez. Por eso la marca requiere también una reorganización. Hablamos de temas urgentes que hay que atender, como qué se hará con la solitaria plataforma de aluminio del A8, cuál será el futuro de la plataforma modular MLB de motor longitudinal o cómo se posicionarán los modelos deportivos, desde el Audi TT hasta el R8

VW, Audi y Porsche, ¿compartiendo motor central?

Con su estudio sobre el prototipo 550, Porsche dio pistas de que es posible que estén concibiendo un pequeño deportivo de motor central. ¿Y por qué no compartir esta mecánica con el Volkswagen y Audi (un R5, por ejemplo)? También la plataforma, que debería ser modular y poder adaptarse a motores en posición central y también traseros. E incluso el Audi R8 podría beneficiarse. Aunque pensándolo bien, para este modelo es mejor fortalecer aún más los lazos con Lamborghini. 

Matthias Müller no podrá ignorar estas cuestiones. Y estamos seguros de que no lo hará.

Elaborado con información de Georg Kacher

Lecturas recomendadas

Buscador de coches

Más de Especial escándalo Volkswagen