Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Prueba Tesla Model 3 2019: una sólida alternativa

Prueba Tesla Model 3

El Model 3 es el coche más deseado del mundo. Medio millón de personas ya han hecho su pedido. Nuestra prueba aclara cómo de bueno es realmente este futuro éxito.

A veces, los probadores de coches somos gente muy consultada. No hay barbacoa o reunión familiar sin la consabida pregunta de amigos y conocidos: “¿Debería comprarlo? ¿Es un buen coche?”. Hasta ahora, lo cierto es que respecto al Tesla Model 3, no podíamos hacer mucho más que encoger los hombros. Solo hay un par de periodistas que ya lo han probado en Estados Unidos. Pero, ¿es un buen coche este Tesla? ¿Qué es lo que esperan el medio millón de personas que, a ciegas, han pagado 1.000 dólares de señal para reservar su unidad, sin saber siquiera cuándo lo van a recibir? Hasta ahora, no sabíamos muy bien qué responder a nuestros lectores. Pero ahora, probamos el Tesla Model 3 2019.

No te pierdas: Prueba Tesla Model 3, ¡examen de graduación!

Pues bien: ahora, AUTO BILD es la primera revista especializada en probarlo un día entero por Alemania. Sin premisas, como siempre, y sin dejarnos deslumbrar por el poderío y la indudable capacidad de atracción que logra ejercer una firma como Tesla. Aplicamos los mismos criterios, por tanto, que a cualquier otro coche que pasa por nuestras manos. Por tanto, ¿se trata de una jornada como otra cualquiera? No del todo. Cuando el Tesla llega a nuestro circuito de pruebas en un camión, digamos que teníamos un pelín más de emoción de lo habitual. Al fin y al cabo, estábamos a punto de experimentar en vivo un coche que, hoy por hoy, es mucho más difícil de ver por nuestras carreteras que un Ferrari o incluso un Bugatti. Oficialmente, los primeros ejemplares del Tesla Model 3 estarán disponibles a finales de este año. 

Vídeo: 5 cosas que amamos del Tesla Model 3:

Nada más abrirlo, a uno le queda claro en qué han ahorrado los americanos respecto a su hermano mayor, el Tesla Model S. En vez de una llave con la forma del coche, me entregan una triste tarjeta magnética. Hay que mantener el plástico a la altura del pilar B, para que el coche se abra. Muy, muy refinado, no nos ha parecido. Tampoco los tiradores emergen elegantemente de las puertas como en los modelos grandes de la marca. Son manuales y recuerdan mucho a los del Fiat Barchetta. En aquel modelo también nos parecieron un poco precarios. 

Hasta aquí, las críticas. Pasemos a las cosas buenas. El interior me conquista por su enfoque tan simple. Ningún botón a la vista, solo los de los elevalunas y un par de ruletas en el volante. Hay materiales de calidad, y buenos ajustes, aunque en la zona baja del salpicadero sí que abundan los plásticos duros. No es peor que un BMW i3 en este aspecto, pero tampoco es una referencia de refinamiento interior. 

El manejo de los elementos de control me gusta desde el principio. Quien esté habituado a usar un iPad, no tendrá muchos problemas en el Model 3. Tiene menús bastante lógicos y con una estructura sencilla. Es diferente a la competencia y mejor que muchos en este apartado. 

En marcha, el Tesla genera buenas impresiones: de 0 a 100 km/h en solo 5,5 segundos y me encanta el empuje desde las primeras revoluciones. Por autovía tiene un aplomo mejorable y percibo algún ligero problema de tracción en mojado. No olvidemos que es un propulsión trasera. Pero el balance general es que tiene un comportamiento equilibrado para las 1,8 toneladas que pesa. Más pesa un Tesla Model Y, eso sí.

Vídeo: Tesla Model 3: en acción y sus principales características:

Los frenos sí me han decepcionado. La unidad de pruebas monta unos neumáticos Michelin con los estándares de Estados Unidos, de modo que ya en frío (desde 100 a 0 km/h) se van a los 41 metros, y cuando se calientan los frenos incluso suben a 43 m. La competencia se detiene unos cinco metros antes. 

El comportamiento también se ve penalizado por estos neumáticos. Al límite, tiende al subviraje. No es excesivo, pero tampoco es lo ideal. 

La dirección es regulable en tres niveles y puede ser o muy blanda (modo Confort) o demasiado directa (Sport) lo que lo vuelve un tanto nervioso de reacciones. Una pena, porque el Model 3 demuestra cuánto ha avanzado Tesla en los últimos años. La suspensión proporciona confort y es tan equilibrada como la del Model S y el X, capaz de filtrar muy bien los baches y, al mismo tiempo, mantener la estabilidad del coche. Por cierto, aquellos molestos ruidos que venían del chasis de los primeros Tesla, son cosa del pasado. 

¿Todo bueno por tanto? No del todo. El espacio de esta berlina de casi 4,70 metros decepciona. Delante es amplio, pero detrás apenas hay espacio para adultos de más de 1,80 metros de altura. El maletero es pequeño: con 340 litros, entra una maleta menos que en la media de la competencia. Su boca de carga, además, es estrecha y dificulta las labores de carga. El otro compartimento delantero de 85 litros sirve solo para momentos puntuales. 

Vídeo: lo que no nos gusta del Tesla Model 3:

Vayamos al precio, la versión Long Range, con una autonomía de 460 kilómetros, tendrá un precio de unos 46.700 euros. Nos parece demasiado dinero  para un coche que pretende ser una revolución.

Opinión

El primer test del nuevo Tesla demuestra que los americanos han aprendido a fabricar coches no solo sorprendentes, sino también muy bien realizados. El Model 3 no tiene por qué sentirse acomplejado frente a las alternativas más convencionales de otros fabricantes premium. 

Lecturas recomendadas