Skip to main content

Noticia

La prueba de que el Chevrolet Corvair es difícil de conducir

Chevrolet Corvair

El Chevrolet Corvair ha pasado a la historia del automóvil como el modelo que propició que la seguridad de los vehículos fuera tomada más en serio por los fabricantes en Estados Unidos.

“Inseguro a cualquier velocidad: Los peligros de diseño del automóvil americano”. Ese es el título del libro que Ralph Nader publicó en 1965 en el que criticaba duramente a la industria del motor estadounidense por su reticencia a implementar medidas de seguridad en los coches nuevos. Uno de los capítulos de la obra, quizá el más conocido de todos, estaba centrado única y exclusivamente en el Chevrolet Corvair.

Nader, abogado famoso en Estados Unidos entre otras cosas por su labor a favor del medio ambiente y de los derechos de los consumidores, se inspiró en su crítica del Chevrolet Corvair en las más de 100 demandas registradas en el país contra General Motors respecto al comportamiento dinámico del vehículo. Y claro, esto no hizo nada de gracia a la gigantesca compañía, que posteriormente admitió que llegó incluso a pinchar el teléfono de Nader en un intento fallido para desacreditarle.

El trabajo de Ralph Nader con este libro desembocó, con el paso de los años, en la adopción de un sistema estandarizado para poner a prueba la seguridad de todos los vehículos nuevos comercializados en Estados Unidos. Lo que está claro es que el Corvair era un automóvil verdaderamente atípico por sus características, motivo por el cual en su momento lo incluimos en este artículo con los 13 coches más terroríficos de conducir.

Porque el Corvair es el único coche de producción en serie estadounidense que ha montado un motor bóxer refrigerado por aire situado en posición trasera, una unidad de seis cilindros que transmitía su fuerza exclusivamente a los dos neumáticos posteriores. Esta peculiar configuración mecánica propiciaba un reparto de pesos que, en gran medida y en combinación con un esquema de suspensión trasera no muy logrado, provocaba un comportamiento inestable al límite.

Chevrolet rediseñó la suspensión trasera para cuando Ralph Nader había publicado el libro y, con los cambios introducidos, se mejoró un poco esta situación. Pero aun así, tal y como podrás comprobar en el siguiente vídeo, el Chevrolet Corvair tiene tendencia al sobreviraje que se ve incrementada a medida que aumenta la velocidad. Una cosa más a modo de curiosidad: la unidad amarilla de cuatro puertas que aparece en las imágenes perteneció en su memento al propio Nader.

Fuente: Road&Track

Lecturas recomendadas