Skip to main content

Noticia

Motor

Las principales amenazas que supone para los coches el polvo subsahariano

polvo subsahariano

Estas son las principales amenazas que supone para los coches el polvo subsahariano que cubre los cielos de la península estos últimos días.

La borrasca Celia que atraviesa estos días el país ha teñido de ocre el cielo a consecuencia del polvo en suspensión. Además de la calima y la lluvia de barro, España se enfrenta a un empeoramiento de la calidad del aire que puede afectar a personas con dificultades respiratorias. Pero, ¿cuáles son las principales amenazas que supone para los coches el polvo subsahariano?

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) advirtió de la llegada a la península y Baleares de una borrasca que traería polvo procedente del desierto. Esta “intrusión continuará en los próximos días y será significativa”, según la AEMET. Esto ha provocado que todos los vehículos estacionados en la calle hayan aparecidos cubiertos de este fino polvo anaranjado procedente del continente africano.

¿Lluvia de barro? Consejos para limpiar tu coche del polvo subsahariano que cubre hoy la Península

Las principales amenazas que supone para los coches el polvo subsahariano

polvo subsahariano

Euromaster nos informa de cuáles son los principales problemas que este polvo en suspensión, la lluvia de barro y los fuertes vientos pueden amenazar a nuestros vehículos. Según el especialista en el cuidado y mantenimiento integral del vehículo, las principales amenazas “están en las lunas y los filtros”.

Por este motivo, nos ofrecen una serie de consejos que podemos poner en práctica si no queremos causar daños en nuestro coche. El primero es verter abundante agua sobre la luna delantera y trasera para despejarlas del barro. De lo contrario, el riesgo de rayar las lunas al accionar los limpiaparabrisas es elevado, además de deteriorar las escobillas.

Los filtros de aire del motor y del habitáculo (antipolen) también se ven seriamente afectados por el polvo que hay estos días en la atmósfera, especialmente en aquellos coches que están aparcados a la intemperie y, por tanto, sufran más sus rigores.

En el caso concreto del filtro de aire del motor, este componente se puede saturar por el polvo, lo que afecta inmediatamente al rendimiento del motor. Esto podría derivar en averías, así como un aumento del consumo de combustible. Y no está el precio de la gasolina y el diésel como para desperdiciarlo.

Por otro lado, el filtro del habitáculo es el que se encarga de eliminar cualquier impureza que acceda al interior del coche. El polvo puede restar eficacia al sistema y no ayuda a crear una atmósfera templada para conducir, especialmente a las puertas de la primavera, cuando volvemos a poner el aire acondicionado después del invierno.

Por ese motivo, es recomendable que acudas a un taller para realizar una revisión del estado de los filtros una vez haya finalizado este episodio climatológico tan excepcional como raro.

Y además