Skip to main content

Noticia

El Porsche 911 Turbo S también da lecciones en Nürburgring

Porsche 911 Turbo S en Nürburgring

De la calle al circuito con excelentes resultados.

A la hora de fabricar un deportivo los fabricantes tienen que tomar una decisión y es que, llegados a un determinado punto, hay que decantarse por radicalizar el modelo o por mantener cierto confort que lo haga utilizable en el día a día. El primer grupo a menudo llega a convertirse en modelos exclusivos del circuito, mientras que el segundo puede hacer internadas ocasionales, pero está pensado para disfrutar en carretera abierta. El Porsche 911 Turbo S pertenece al segundo, pero demuestra que es más que capaz de brillar en trazado.

Prueba al límite: Porsche 911 Turbo S

Han sido los compañeros de Sport Auto los que lo han comprobado de primera mano al llevar al bólido alemán al patio de recreo por excelencia de los deportivos: Nürburgring. Con el periodista Christian Gebhardt al volante y calzado con los neumáticos Pirelli P Zero Corsa opcionales ha completado una vuelta al infierno verde marcando un tiempo brutal. Primero echadle un ojo.

Iba fino el piloto, tanto como para marcar un crono de 7:17.11, tiempo más que bueno si tenemos en cuenta que Gebhardt, con un Porsche 911 GT3, mucho más enfocado al uso en circuito, marcó un tiempo de 7:18.2. De hecho, el tiempo de Porsche con el GT3 y un probador oficial en el Ring es de 7:12.7, lo que demuestra que el Turbo S, por mucha etiqueta de calle que lleve, es una auténtica bestia.

Por repasar sus cualidades mecánicas, su corazón es un motor 3.8 bóxer biturbo de seis cilindros que desarrolla 580 CV de potencia y 750 Nm de par máximo. Asociado a una caja de cambios de doble embrague y a una tracción integral, acelera de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 330 km/h.

Lecturas recomendadas