Skip to main content

Noticia

Así es el plan de Volvo para acabar con sus emisiones de CO2

Volvo
Volvo ha presentado un plan para lograr reducir las emisiones de CO2 un 40% hasta 2025, en lo que será un primer paso para lograr que sus operaciones no tengan ningún efecto sobre el clima 15 años más tarde.

La limitación de las emisiones contaminantes es uno de los grandes retos de la industria automovilística para los próximos años. Todos los fabricantes trabajan en ello. Volvo, por ejemplo, acaba de presentar su plan para lograr que su huella de carbono se reduzca en un 40% hasta 2025. Además, las firma escandinava pretende no tener ningún impacto negativo sobre el medio ambiente en 2040.

No te pierdas: Prueba Volvo V60 CC D4, polivalencia de lujo

El plan de los suecos pretende llevar a cabo acciones concretas que sigan lo dictado en el acuerdo mundial de París 2015 sobre el clima, la base que busca limitar el calentamiento global a 1,5 C por encima de los niveles preindustriales. Además de la electrificación total de la gama, Volvo pretende reducir las emisiones de carbono de su red de producción, de sus operaciones generales y de su cadena de suministro. Y es que los coches no sólo emiten CO2 cuando están en marcha, sino que todo el proceso de producción afecta. Por ejemplo, se va a optar por el reciclado y la reutilización de materiales.

Volvo
Los vehículos no sólo emiten CO2 en marcha, sino durante todo su proceso de fabricación y posterior achatarramiento.

Dentro de la reducción del 40% de las emisiones de CO2 que se pretende para el año 2025, Volvo tiene como objetivo para entonces que las operaciones de su red de producción mundial no tengan ningún impacto sobre el clima. “Estamos transformando nuestra empresa mediante acciones concretas, no con promesas simbólicas. Por ello, en Volvo Cars nos ocuparemos de todo lo que esté bajo nuestro control: es decir, las emisiones procedentes tanto de nuestras operaciones como de de nuestros vehículos. También nos ocuparemos de todo aquello sobre lo cual podamos ejercer alguna influencia, animando a nuestros proveedores y al sector de la energía a unirse a nosotros en aras de un futuro sin impacto sobre el clima”, ha declarado Håkan Samuelsson, CEO de la marca.

Volvo pretende que en 2025 el 50% de sus ventas sean de vehículos totalmente eléctricos. Se trata éste de uno de los principales objetivos a cumplir, pero hay otros. Por ejemplo, reducir un 25% las emisiones de CO2 relacionadas con la cadena de suministro global, un 25% la cuota de plásticos reciclados en los vehículos Volvo nuevos y un 25% las emisiones de carbono generadas por las operaciones generales de la empresa, lo que incluye fabricación y logística.

A partir de este año, cada modelo del fabricante sueco que se presente va a ser eléctrico. En este sentido, el Volvo XC40 Recharge, la variante cero emisiones del SUV, es un pionero. De hecho, este apellido Recharge será el que lleven todos los Volvo recargables, ya sean totalmente eléctricos o híbridos enchufables.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además