Skip to main content

Noticia

Motos

Opinión: ¿Por qué fracasó COUP si España es un referente en motos compartidas?

moto compartida fracaso exito opinion
Un sector con una competencia brutal.

Las motos compartidas en España son un éxito. En ciudades como Barcelona, cada vez más gente se mueve en un medio de transporte que es cómodo, rápido, eficaz, limpio y económicamente atractivo. Recientemente nos enteramos que COUP había cerrado y nos preguntamos. ¿Por qué? Hoy doy mi opinión sobre el sector de la moto compartida y su competitividad brutal. 

Las motos compartidas lo tienen todo para triunfar, ya que te permite ir de una parte de la ciudad a otra con todo lo bueno de la moto pero sin tener que pagar por ella. Solo por el desplazamiento. Pago por uso, un concepto que será clave en el futuro, en todos los ámbitos de la vida. La propiedad como tal es un concepto que cambiará mucho y muchos de los bienes que ahora poseemos, en un futuro pagaremos por usarlos. 

La moto compartida es principalmente esto. Usar un bien, cuyo precio es muy alto (entre 3.000 a 6.000 euros) por un precio mucho más razonable. En las motos compartidas, hay una variable clave: el precio por minuto y las prestaciones de la moto. Esto determinará lo que debes pagar. La calidad del servicio también es algo a tener en cuenta.

 

curso conduccion segura seguridad vial moto compartida

 

Hoy hay muchas empresas de motos compartidas en las grandes ciudades y la competitividad se ha recrudecido a lo bestia con la llegada de grandes monstruos empresariales como Acciona. La empresa española, hasta ahora especializada en infraestructuras e ingeniería, ha llegado con una gigantesca flota de motos eléctricas de Silence y con unas tarifas muy interesantes.

El problema de este sector es que la gente no es fiel a un sistema, sino que se adapta y busca mejorar sus condiciones de transporte. Aquellos servicios que ofrecen un precio por minuto más bajo y ofrecen motos que te permiten ir más rápido serán los que se lleven el gato al agua. Los que no ofrezcan un mix interesante en ese sentido, tendrán imposible triunfar.

Y eso es lo que le pasó a COUP, ni más, ni menos. En un segmento súper competitivo, no supo dar una oferta atractiva a los usuarios, que en masa se marcharon en busca de mejores opciones. Generalmente, los que usamos motos compartidas, estamos registrados en varias empresas a la vez, para tener mayores posibilidades de disponer de una moto cuando la necesitas.

 

silence s02

 

Esto también resulta clave para la supervivencia de una empresa, ya que si tienes 1.000 motos, tendrás más posibilidades de que la gente encuentre una en su zona que si tienes 200. Por eso gigantes como Acciona están ofreciendo un servicio que, de cara al cliente, es más atractivo. En este sentido también influye el nicho de mercado, ya que por ejemplo, las eCooltra, no son tan rápidas pero son algo más baratas y, al tratarse de ciclomotores, las pueden usar personas que no tengan el carné de conducir con dos años de antigüedad. Muy populares entre los más jóvenes.

Al tratarse de un segmento donde se busca la mayor rapidez al menor precio posible, sin la más mínima intención de crear un vínculo emocional con la empresa, o eres atractivo o estás muerto. Y puedes pasar de tenerlo todo a no tener nada. COUP ofrecía motos chinas que eran bastante lentas, con una tarifa que no resultaba especialmente barata. De ahí que fuera menos usado que sus competidores. También resulta clave que las empresas que más están triunfando, ofrecen otras actividades además de las motos eléctricas: por ejemplo, Cooltra también ofrece un servicio de renting para empresas o administraciones públicas.

Es de esperar que el segmento de las motos compartidas se vaya regulando y se vayan creando grandes grupos que concentren buena parte de la actividad. Hoy hemos conocido un nuevo servicio, Cooltra Prime, con motos BMW C-Evolution para trayectos interurbanos. Veremos cómo evoluciona este sector, pero está claro que es una de las alternativas de movilidad, limpias y eficientes, más interesantes para el futuro. ¡Y su aceptación en un país conservador como el nuestro es el mejor ejemplo de su éxito!

Y además