Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

El Museo Porsche exhibe por primera vez su 911 más antiguo

Porsche 901 #57

El Museo Porsche exhibe por primera vez su 911 más antiguo tras adquirirlo en 2014 y someterlo a una completa restauración por parte de sus especialistas.

No te pierdas: El Porsche 911 y sus 50 años, en el Museo Porsche

Tras años y años de abandono, y después de someterlo a una completa restauración, el Museo Porsche exhibe por primera vez su 911 más antiguo. Se trata de un ejemplar de 1964 con número de chasis #57, el cual pertenece a la breve etapa en la que Porsche denominaba al 901 a su deportivo antes del litigio ganado por parte de Peugeot que obligó a la compañía alemana a elegir otra denominación.

Vídeo: probamos el nuevo Porsche 911 GTS:

Un coche perteneciente a esta etapa nunca ha formado parte de la colección del Museo, por lo que ahora, 50 años después de su fabricación original, la exposición contará con una exhibición específica en sus instalaciones en la ciudad alemana de Stuttgart con el nombre de “911 (901 Nº 57): Despega una leyenda”, la cual permanecerá en activo entre el 14 de diciembre y el 8 de abril del próximo año.

Un 911 clásico abandonado en un granero

Nos remontamos a 2014 para conocer la historia de este particular Porsche 911. Un equipo de un programa de la televisión alemana sobre antigüedades y artículos de recuerdo se encontró dos modelos 911 de los años sesenta abandonados en un granero. Tras realizar las averiguaciones pertinentes con los especialistas del Museo Porsche, se descubrió que uno de los dos deportivos, con el número de chasis 300.057, era una de esas unidades específicas fabricadas antes de que el coche recibiera su nuevo nombre.

Llegados a este punto, el Museo Porsche decide comprar ambos 911 por un precio estipulado por un experto independiente, y así cubrir uno de los huecos clave que había en su importante colección de clásicos producidos por el fabricante alemán. Sin embargo, el estado de conservación, como observarás en las fotos, era lamentable, por lo que el museo decidió someter a tan especial ejemplar a una completa y exhaustiva restauración.

En este punto, la clave principal era reparar antes que reemplazar con el fin de mantener el mayor número de componentes originales en el vehículo. Uno de los puntos claves de la compra de ambos coches era que no habían sido restaurados, por lo que se encontraban en su estado original y, por ello, podían trabajar para devolverlos a sus días de gloria.

El trabajo, que ha durado tres años completos, ha supuesto devolver a este oxidado Porsche 911 a su estado original, utilizando piezas de carrocería genuinas de aquella época que fueron tomadas de otros vehículos. El motor, la transmisión, los componentes eléctricos y el interior se repararon siguiendo los mismos principios, la razón por la cual ha llevado tanto tiempo restaurar el coche. No te pierdas la galería de imágenes.

Fotos: Porsche

Lecturas recomendadas