Skip to main content

Noticia

F1

Muere el creador del HANS, sistema de seguridad clave en la F1

Lewis Hamilton con HANS

La introducción del HANS mejoró notablemente la seguridad en la Fórmula 1 y a día de hoy es inimaginable competir sin él.

El doctor estadounidense Robert Hubbard, creador e impulsor del dispositivo HANS, clave en la seguridad en la Fórmula 1, ha fallecido según ha informado la empresa que él mismo creó, HANS Performance, a través de Facebook. Hubbard diseñó el sistema que a día de hoy es imprescindible en prácticamente cualquier competición automovilística.

Te puede interesar: Todos los lanzamientos de 2019 que debes conocer

VÍDEO: el Ford Mustang Supercar 2019 pisa por primera vez un circuito

Uno de los avances más importantes que ha hecho la Fórmula 1 a lo largo de su historia en materia de seguridad ha sido la introducción del HANS, un sistema encargado de la sujeción de la cabeza y cuello en caso de accidente. Se introdujo en 2003, entre numerosas críticas, y ahora nadie se imaginaría competir sin este dispositivo.

El HANS fue creado en 1985 en la Universidad de Michigan, fruto del trabajo de Robert Hubbard, profesor de biomecánica. El americano había perdido a un amigo en un accidente en una carrera del IMSA y trabajó para evitar graves lesiones con un dispositivo que, a la postre, serviría como un auténtico salvavidas.

Robert Hubbard, inventor del HANS

El dispositivo está fabricado en material de fibra de carbono, se encuentra unido (o “atado”) al casco y tiene como objetivo impedir que los pilotos sufran daños en el cuello y en la columna vertebral, tras un fuerte accidente. Después de verse su eficacia en el automovilismo americano durante varios años, desde mediados de la década de los 90, en el año 2003 la FIA decidió introducirlo en la Fórmula 1 de forma obligatoria.

Precisamente aquel año Fernando Alonso sufrió uno de los accidentes más graves de su vida, en el Gran Premio de Brasil. “Estoy satisfecho con cómo ha funcionado el HANS, para mí no es nada incómodo y en este caso ha sido una ventaja su utilización”, dijo tras salir ileso a pesar de lo aparatoso que fue el accidente.

La comercialización del dispositivo no había sido fácil, ni tampoco la aceptación entre los pilotos, pero los resultados y datos ante cualquier golpe estaban ahí. En los primeros test que los pilotos de F1 hicieron con el HANS, se quejaron de la incomodidad (esto recuerda, inevitablemente a lo sucedido con el Halo) y de la poca libertad de movimiento que tenían dentro del habitáculo, pues el HANS les sujeta la cabeza y limita los “latigazos” que puedan sufrir tras un fuerte accidente.

Kyle Buch con el HANS

Si bien los coches son prácticamente indestructibles a la hora de sufrir un golpe, fruto de los exigentes test de impacto que hace la Fórmula 1 a todos los monoplazas, el piloto sigue siendo vulnerable debido a la fuerte deceleración a la que se someten sus cuerpos. Sin embargo, el HANS hace que los daños que puedan sufrir los corredores sean mucho menores y, a lo largo del tiempo, desde su introducción, nos ha permitido ver cómo pilotos han salido por su propio pie del coche sin mayor problema... algo que desafortunadamente no sucedía en el pasado.

 

 

Que el HANS sea tan necesario para competir a día de hoy como lo es el casco, es algo que hay que agradecer al doctor Hubbard, que nos ha dejado a principios de esta semana, tal y como ha informado la página de Facebook de su empresa. ¡Gracias por todo! La Fórmula 1 y el automovilismo general  te estarán eternamente agradecidos… 

Sigue leyendo: Prueba del Seat Tarraco 2.0 TDI 190 CV: salto a las 7 plazas

Imagen: Motorsport Images
 

Lecturas recomendadas