Skip to main content

Noticia

Motor

Mercedes Clase A 2021, para nosotros ésta es la versión de compra más interesante

Mercedes Clase A 2021
Mucha variedad entre la que elegir.

El Mercedes Clase A 2021 es uno de los modelos de acceso al mercado premium más interesantes, un compacto de estética deportiva, disponible también en versión sedán y con una oferta de motores bastante amplia. Quien esté sopesando su compra tendrá dudas sobre que versión elegir, pero para nosotros está es la opción óptima.

Vaya por delante que, como es lógico, las variantes de acceso a la gama, con un precio más ajustado, son las más populares (la propia Mercedes señala al diésel A 200 d de 150 CV como el motor más vendido), pero aunque puede ser una alternativa porque son más baratas, si es posible reunir un poco más de capital, nosotros tenemos una clara ganadora: el A 250 e.

Se trata de la única versión híbrida enchufable con la que se vende el Mercedes Clase A, y lo cierto es que destaca entre los PHEV de su segmento y entre los generalistas.

Prueba Mercedes A 250 e: juega en una nueva liga

Combina un motor gasolina de 160 CV y uno eléctrico de 102, desarrollando en conjunto 218 CV, una potencia más que interesante para un modelo de estas características, y 450 Nm de par máximo. Esto, junto a la caja de cambios automática de 8 velocidades, le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos, tiempo algo inferior pero similar al sprint del A 250 de 224 CV (6,2 segundos).

Pero no es por prestaciones por lo que destaca, su punto fuerte es la eficiencia y la economía. Cuenta con una batería de 15,6 kWh que le permite superar con creces la autonomía eléctrica necesaria para conseguir la etiqueta Cero de la DGT, marchándose hasta los 73 kilómetros, cifra muy a tener en cuenta. Esto hace que homologue un consumo de solo 1 l/100 km y unas emisiones de 22 g/km.

Lógicamente, no todo puede ser bueno en esta variante, así que también vamos a tener en cuenta las “pegas” del Mercedes A 250 e para que podáis sopesar si os interesa o no.

La primera es que su maletero es más pequeño que el de las versiones térmicas, cubicando 345 litros cuando cuando éstas superan por poco los 400. La segunda es que aunque tenga más de 200 CV de potencia, no se trata de un conjunto con carácter deportivo, si no de uno enfocado a viajes largos y al confort, puesto que el peso a añadido de las baterías le resta agilidad. Y la tercera es el precio, puesto que, aunque sea una tarifa lógica al hablar de un PHEV premium, no todo el mundo estará dispuesto a desembolsar al menos 40.750 euros por él. A este respecto, al menos es compatible con las ayudas para híbridos enchufables del Plan Moves III, que con achatarramiento pueden ser de hasta 5.000 euros.

Y además