Logo Autobild.es

Mercedes-AMG GLC Coupé, SUV deportivo y elegante, con hasta 680 CV y etiqueta ECO

Mercedes-AMG GLC Coupé

La marca de la estrella presenta el Mercedes-AMG GLC Coupé, un SUV deportivo de aspecto coupé, disponible en dos versiones, una con 421 CV y otra con 680 CV. Ambas tienen etiqueta ECO de la DGT.

Hace unas semanas conocimos el nuevo Mercedes-AMG GLC en su versión SUV y ahora le llega el turno a la variante SUV Coupé, con la misma receta, pero con un diseño más elegante y dinámico. Aquí está con nosotros el nuevo Mercedes-AMG GLC Coupé.

La nueva versión firmada por AMG del GLC Coupé se ofrece con dos variantes: la primera es el GLC 43 4MATIC, con 421 CV de potencia y 500 Nm de par, y la segunda el GLC 63 S E Performance Coupé, un híbrido enchufable con 680 CV y un par máximo de 1.020 Nm. Ambas variantes obtienen la etiqueta ECO de la DGT.

"Con el nuevo Mercedes-AMG GLC Coupé nos dirigimos a clientes que buscan un estilo de vida deportivo y un diseño dinámico unidos a unas prestaciones impresionantes. Con el modelo superior GLC 63 S E PERFORMANCE Coupé, ahora también ofrecemos nuestra innovadora propulsión híbrida en este segmento, que garantiza una amplia gama de experiencias de conducción”, afirma Michael Schiebe, CEO de Mercedes-AMG.

Mercedes-AMG GLC Coupé, la deportividad según AMG

Mercedes-AMG GLC Coupé

La principal característica de la variante coupé y lo que la distingue del SUV convencional es la silueta deportiva con una transición fluida hacia la zaga. En el frontal, los faros conectan con la parte superior del embellecedor de la parrilla específica para esta versión AMG, acentuando así la anchura del vehículo. 

El splitter delantero AMG con diseño jet wing y grandes entradas de aire, las aletas verticales y los flics adicionales aporta acentos llamativos y exclusivos, mientras que los bordes laterales acentúan las proporciones deportivas y los poderosos pasos de rueda.

 

El carácter deportivo del AMG GLC Coupé se refleja también en las vías anchas y las llantas enrasadas de 19, 20 o 21 pulgadas con acabados brillantes y bicolor. Opcionalmente, se pueden añadir unas estriberas optimizadas para la entrada y otros numerosos elementos.

Atrás, los pilotos están unidos por el centro por un listón oscuro y un faldón específico con dos embellecedores de salidas de escape refuerza la imagen agresiva del coche.

Interior deportivo y elegante

Mercedes-AMG GLC Coupé

Fiel a la tradición, el interior del AMG GLC Coupé combina la deportividad que caracteriza a los modelos AMG con la elegancia típica de un Mercedes. De serie, encontramos unos asientos deportivos forrados en símil cuero de microfibra con gráficos distintivos. 

Opcionalmente se ofrecen tapizados de cuero y napa con el logo AMG en relieve en los reposacabezas delanteros. Los asientos AMG Performance también están disponibles como opción.

También tenemos un volante AMG Performance de cuero napa achatado en la parte inferior, perforado en la zona de agarre y con levas de cambio de aluminio de color plateado. Los dos botones redondos del volante permiten manejar diversas funciones de conducción dinámica y los programas de propulsión AMG Dynamic Select

El ambiente deportivo y lujoso se completa con pedales deportivos AMG, alfombrillas AMG y umbrales de puerta iluminados con la inscripción AMG.

Por supuesto, no puede faltar una alta dotación tecnológica. El salpicadero está presidido por dos pantallas digitales, una para el cuadro de instrumentos y otra en la consola central para proyectar el contenido del sistema de infoentretenimiento MBUX.

Mercedes-AMG GLC Coupé

A esto hay que sumar otras pantallas y funciones específicas de AMG y en el Head-up Display opcional. El modo Supersport, exclusivo de AMG, ofrece la posibilidad de mostrar diversos contenidos a través de una estructura vertical. 

Esto incluye un menú de configuración que muestra los ajustes actuales del tren de rodaje o la transmisión. Además, el conductor puede visualizar un mapa de navegación o datos de consumo con el estilo Supersport.

También está integrado el sistema AMG Track Pace, de serie en el GLC 63 S y opcional en el GLC 43, un software para circuito que registra más de 80 datos específicos del vehículo, como la velocidad, la aceleración y el ángulo de giro, diez veces por segundo mientras se circula por un circuito de carreras. 

Mercedes-AMG GLC Coupé 43 4MATIC

Mercedes-AMG GLC Coupé

La gama AMG GLC Coupé empieza con el 43 4MATIC, que monta un motor de 2.0 litros y cuatro cilindros con 421 CV y 500 Nm de par a 5.000 rpm. Dependiendo de la situación, el sistema también proporciona brevemente 14 CV adicionales mediante el sistema RSG

Este sistema funciona como un Mild Hybrid que, además de aumentar temporalmente las prestaciones, también permite funciones como la marcha por inercia y la recuperación para lograr la máxima eficiencia. Gracias a esto, consigue la etiqueta ECO de la DGT.

Con este motor, asociado a un cambio AMG Speedshift MCT de nueve relaciones con embrague bañado en aceite, el GLC 43 4MATIC acelera de 0 a 100 km/h en sólo 4,8 segundos y alcanza una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h.

Mercedes-AMG GLC GLC 63 S E Performance Coupé

La versión más potente recurre al motor M139l de cuatro cilindros y 2.0 litros que desarrolla 476 CV, unido a otro motor eléctrico síncrono de excitación permanente y una batería de alto rendimiento desarrollada por AMG e inspirada en la Fórmula 1. Con todo, la potencia total asciende hasta los 680 CV y 1.020 Nm de par

Unido también a un cambio Speedshift de nueve relaciones y un sistema de tracción total 4MATIC+, es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y alcanzar los 275 km/h regulados electrónicamente. Esta versión también se beneficia de la etiqueta ECO, ya que sólo homologa una autonomía eléctrica de 12 kilómetros.

Ambos modelos están equipados con el tren de rodaje AMG Ride Control, con amortiguadores adaptativos que le permite combinar una dinámica de conducción deportiva con un elevado confort en trayectos largos. 

El sistema de amortiguación adaptativa ofrece tres modos, Confort, Sport y Sport+, y se adapta continuamente la amortiguación en cada rueda individual a la demanda actual, teniendo en cuenta el nivel de suspensión preseleccionado, el estilo de conducción y el estado de la superficie de la carretera. 

En cuanto al equipo de frenos, el GLC Coupe 43 monta unos discos de freno ventilados y perforados de 370 x 36 milímetros con pinzas fijas de 4 pistones delante y discos de 360 x 26 milímetros con pinzas flotantes de un pistón detrás.

Por su parte, el GLC 63 S E PERFORMANCE Coupé equipa de serie el equipo de frenos AMG de alto rendimiento compuesto por discos ventilados de 390 x 36 y pinzas fijas de seis pistones delante y discos de 370 x 26 y pinzas flotantes de un pistón detrás.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: SUV