Skip to main content

Noticia

F1

McLaren MP4-18, el F1 que solo De la Rosa se atrevía a pilotar

Pedro de la Rosa con el McLaren MP4-18
Esta es la historia del McLaren MP4-18, un coche que nació con el objetivo de derrotar a Ferrari pero que ni siquiera corrió en la Fórmula 1.

Después de una decepcionante temporada 2002 de Fórmula 1, en la que McLaren acabó en la tercera posición del Mundial de Constructores lejos de Ferrari y Williams, el equipo británico decidió arriesgar con el concepto de su monoplaza para 2003. El McLaren MP4-18 debía ser un F1 mucho más radical, rompedor, extremo… pero quizás lo fue demasiado, tanto que nunca llegó a correr. Solo Pedro de la Rosa se atrevía a pilotarlo. Hay una explicación…

Te puede interesar: HRT F1, el sueño español en la Fórmula 1 que duró demasiado poco

VÍDEO: Nuevo McLaren 765LT, más ligero y potente

156 puntos. Esa fue la distancia que separó al equipo McLaren-Mercedes en la temporada 2002 de Fórmula 1 del ganador, Ferrari, y entre ellos además se coló Williams. McLaren, que había ganado los títulos de pilotos en 1998 y 1999 con Mika Häikkinen y se había quedado cerca de volver a conseguirlo en el 2000, adoptó un enfoque mucho más agresivo para diseñar el coche de 2003, el McLaren MP4-18. Adrian Newey, entonces director técnico de la escudería británica, trató de crear un coche extremo, pero fue demasiado lejos con la idea.

Los datos que arrojaba el túnel del viento sobre el modelo eran esperanzadores y en McLaren estaban seguros de que el coche sería una ‘bestia’ con la que podrían ganar Ferrari y a Michael Schumacher, los ganadores de los títulos de constructores y pilotos entre el 2000 y 2002. El MP4-18, junto a un jovencísimo Kimi Räikkönen – que el año anterior había debutado con McLaren – y al experimentado David Coulthard debía hacer historia. Sin embargo, Ron Dennis y los suyos fracasaron estrepitosamente.

La introducción del MP4-18 estaba programada para el inicio de la temporada 2003 de Fórmula 1, pero el equipo técnico de McLaren decidió retrasarla para así poder pulir algunos aspectos del innovador monoplaza. Al mismo tiempo, McLaren continuó desarrollando el coche anterior, el MP4-17, con el que comenzaron el curso con buen pie: Coulthard ganó la primera carrera en Australia y Räikkönen la segunda en Malasia, colocándose en la cabeza del Mundial.

Victoria de Kimi Räikkönen en el GP de Malasia 2003
Victoria de Kimi Räikkönen en el GP de Malasia 2003

Ferrari había hecho algo parecido, pues corrió las primeras pruebas de la temporada con el F2002 y no introdujo el F2003-GA hasta el GP de España, donde ganó Schumacher por segunda vez consecutiva tras su victoria días antes en San Marino. Ráikkönen seguía líder tras la quinta carrera de la temporada, a pesar de abandonar en Montmeló.

Te puede interesar: El McLaren-Lamborghini con el que Ayrton Senna quiso correr

El McLaren MP4-18 realiza su primer (y desastroso) test

El debut del coche de la esperanza de McLaren se programó el miércoles 21 de mayo de 2003 en el Circuito de Paul Ricard (Francia), justo después del Gran Premio de Austria, donde también ganó Schumacher. Pero a pesar de ello Räikkönen se mantenía en la cabeza del campeonato, ahora con solo dos puntos de ventaja. Entre el GP de Austria y el de Mónaco, ante la amenaza del nuevo Ferrari, McLaren se centraba en verificar la fiabilidad y velocidad del MP4-18 sobre la pista.

Debut del McLaren MP4-18 en Paul Ricard con Alexander Wurz
Debut del MP4-18 en Paul Ricard con Alex Wurz al volante

De acuerdo con la escudería, el MP4-18 incorporaba una serie de diferencias visibles con respecto a su predecesor. Entre ellas se incluía un morro más corto y bajo, una parte trasera más compacta y una serie de modificaciones aerodinámicas. Además, el nuevo motor de Mercedes-Benz, el FO 110P V10, había sido rebajado dentro del coche, para conseguir un centro de gravedad más bajo.

"Hay una gran expectación por sacar un coche nuevo a pista por primera vez, una sensación que quizás se intensifica este año, ya que creemos que el MP4-18 representará un importante paso adelante para el equipo West McLaren Mercedes”, declaraba entonces Martin Whitmarsh, jefe del equipo, antes de ir a Paul Ricard a sacar el coche a pista por primera vez. “Nuestra estrategia a largo plazo es volver a convertir a McLaren en un equipo ganador, reforzando su competitividad y fiabilidad. Para lograr esto se requiere dar pasos importantes, en lugar de ir poco a poco”, añadía, para luego decir que “el MP4-18 se introducirá en carrera cuando creamos que la transición entre éste y el MP4-17D pueda ser perfecta”.  

McLaren MP4-18 en Paul Ricard
Alex Wurz en Paul Ricard con el McLaren MP4-18

El debut en Paul Ricard fue un desastre. Alex Wurz, el tercer piloto del equipo, no pudo salir a rodar el primer día por un problema en el motor y en el segundo el coche se incendió a los 100 metros de salir del pit-lane, según ha contado Pedro de la Rosa, desde aquel año probador de la escudería, en una entrevista a “El Confidencial”.

Marc Priestley, mecánico de McLaren en aquel entonces, va más allá y señala en declaraciones a “The-Race” que los miembros del equipo de test volvieron de los entrenamientos con “informes horrendos”, y por ello “ya odiaban el coche después del primer test. Era muy difícil trabajar con ese coche: volvía de cada tanda incendiado”. Y añade: “Era complicado hacer cambios en él, porque había que quitar el suelo, la suspensión… para hacer pequeños cambios. Era muy complejo y frágil”.

Problema en el McLaren MP4-18
El McLaren MP4-18 era muy prometedor... pero se rompía

Después del fracaso de Paul Ricard, McLaren continuó probando, tratando de dar solución a los problemas que aparecían e intentando desarrollar el MP4-18, con nuevos test en junio en el Circuit de Barcelona-Catalunya y en el Circuito de Jerez. Alex Wurz y Kimi Räikkönen fueron los encargados de intentar llevar al límite el monoplaza, entre problemas de fiabilidad y quebraderos de cabeza… y llegaron los temidos accidentes.

“Aparte de la fiabilidad, comenzamos a tener accidentes. El primero fue de Alex Wurz en la curva cuatro de Jerez, una curva rápida que se hacía a fondo. Todavía hoy no sabe qué le paso, entró a fondo y, de repente, se encontró contra el muro. El piensa que se le rompió todo el fondo plano y perdió la carga trasera. Luego Kimi también tuvo un accidente en la última curva de Barcelona, se le rompió una pieza de la suspensión trasera”, recuerda De la Rosa a “El Confidencial”.

Al parecer, según “The Race”, McLaren dijo públicamente que estos accidentes habían sido por culpa del piloto, cuando en ambos casos coincide la versión de que “algo se rompió” en alguna de sus vueltas. Wurz, dada la severidad del accidente en Jerez, incluso tuvo que ser trasladado al centro médico del trazado andaluz, aunque afortunadamente el austriaco no sufrió ninguna lesión. Räikkönen, se enfadó después de que McLaren dijera que su accidente fue un fallo de conducción y Priestley, el ex técnico de McLaren del que hablábamos unas líneas antes, cree que el finlandés se negó a volver a conducir el MP4-18.

Kimi Räikkönen espera para salir a pista
Kimi Räikkönen espera para salir a pista con el MP4-18

Adrian Newey, por aquel entonces, había estudiado todos los problemas ocurridos al nuevo McLaren y recomendó rediseñar el chasis, lo cual resultaba una locura que nunca se acometió. Era mitad de temporada, la luz al final del túnel no se veía y el proyecto parecía estar a punto de ser abandonado.

Nunca se llegó a confirmar oficialmente que el MP4-18 no competiría en la Fórmula 1, pero las palabras “es improbable que lo haga” de Ron Dennis cuando le preguntaron por ello en verano, ya lo dejó bien claro. Uno de los momentos clave para desistir en el intento de llevar el nuevo monoplaza a pista fue un nuevo test en Silverstone. Al parecer después de realizar un buen número de kilómetros de pruebas, se descubrió un exceso de temperatura en el monoplaza que había provocado la delaminación de la caja de cambios.

También influyó, indudablemente, que en aquel entonces Kimi Räikkönen mantenía el pulso a Michael Schumacher en el Mundial. Después del GP de Hungría – en el que ganó Fernando Alonso -, el finlandés estaba a solo dos puntos del piloto alemán en la clasificación. Había esperanza.

Podio del GP Hungría 2003
Kimi Räikkönen, segundo en el GP de Hungría de 2003

Pedro de la Rosa se ganó el respeto en McLaren con el MP4-18

Durante una reciente entrevista al podcast oficial de la Fórmula 1, Pedro de la Rosa recordó su experiencia con el McLaren MP4-18. El catalán había llegado a la escudería británica aquel año, como cuarto piloto, tras su paso por Jaguar, y tenía que ganarse el puesto. En aquel entonces, toda evolución que se probaba en el túnel del viento se montaba en el coche posteriormente para testarla en pista, no en el simulador como se hace ahora, pues no existía limitación de pruebas. 

Por tanto, el trabajo de piloto de test era especialmente exigente y también interesante, ya que garantizaba un buen número jornadas sobre el coche de F1… pero también mucho gasto para los equipos, motivo por el que se prohibieron los test privados.

De la Rosa, al igual que Wurz - primer probador -, Coulthard y Räikkönen, también se subió al temido monoplaza. De hecho, el español asegura que con este monoplaza se ganó el respeto del equipo con el que posteriormente competiría en el GP de Bahréin de 2005 y en media temporada en 2006.

Pedro de la Rosa con el McLaren MP4-18

“Nadie quería pilotar el MP4-18, porque todo el que se subía a él sufría un accidente. Alex (Wurz) fue el primero en hacerlo y en Jerez destruyó el coche en un fuerte golpe. Kimi también tuvo otro en Barcelona llegando a la última curva”, explica De la Rosa. “En un momento dado me dijeron: ‘¿Te gustaría subirte al coche?’, yo dije que por su puesto. Pensé que era la única opción de tener una oportunidad en McLaren. Me gané el respeto del equipo e hice muchos kilómetros con él… pero sin duda el coche era peligroso”, explica.

“Mi última vuelta con el MP4-18 fue en Jerez y en la curva 8 me vi en la tierra. Iba a tope, a 250 km/h, y el motor gripó. Ni siquiera entró el sistema anti-calado. En aquel entonces el trabajo de un piloto de pruebas era así, había muchos accidentes, y hoy puedo decir que estoy contento por estar aquí”, admite.

Pero no todo sobre el MP4-18 fue negativo. Aunque aquel coche nunca llegó a debutar, sirvió a Newey y a McLaren para aprender muchas cosas sobre fiabilidad, chasis y aerodinámica, y fue base de desarrollo para los MP4-19 (todavía poco fiable) y el MP4-19B que compitieron en 2004. Eso sí, el Mundial de 2003 lo ganó Schumacher por solo 2 puntos de ventaja sobre Räikkönen, y McLaren no consiguió un título hasta el de pilotos de Lewis Hamilton en 2008. El último de constructores que han logrado es el de 1998, hace ya más de 20 años.

Quizás si McLaren hubiera centrado los esfuerzos en el MP4-18 antes en 2003, o si los hubiera centrado en el MP4-17D actualizado, o si… ¡nunca lo sabremos!

Te puede interesar: Cuando Aston Martin dio el salto a la Fórmula 1 (en los años 50)

Imagen: Motorsport Images 

Y además