Skip to main content

Noticia

F1

La historia de Aston Martin en F1: No fue un gran inicio

Aston Martin DBR5 en 1960 con Maurice Trintignant
Aston Martin regresará a la Fórmula 1 en 2021, 61 años después de su última carrera en la categoría reina.

Aston Martin regresará a la Fórmula 1 después de que el empresario canadiense Lawrence Stroll haya adquirido parte del legendario fabricante de deportivos. El equipo de Stroll en la F1, Racing Point, pasará a llamarse Aston Martin el año que viene, lo que significará el regreso del icónico nombre a la categoría reina del automovilismo, después de nada menos que 61 años.

VÍDEO: El presente y pasado de Aston Martin

La historia de Aston Martin en la F1 es prácticamente desconocida, seguramente porque fue un fracaso y en la categoría reina, como dijo un ex piloto, solo se recuerda a quien gana. La icónica marca británica, bajo el mando del que fuese su dueño, David Brown, compitió en la fase primitiva del campeonato, a finales de los años 50. Aunque sus coches fueron rápidos y nacieron con el objetivo de desafiar al gran dominador de la época, Juan Manuel Fangio, los continuos problemas mecánicos se lo impidieron.

A mediados de la década en la que se creó la Fórmula 1 Aston Martin entró en el campeonato tras la introducción de los motores de 2.5 litros. Al mismo tiempo que lo decidió, la marca desarrollaba el exitoso DBR1 que compitió y ganó las 24 Horas de Le Mans en 1959 y también los 1000 Kilómetros de Nürburgring tres veces, entre 1957 y 1959. 

Victoria de Aston Martin en las 24 Horas de Le Mans de 1959
Victoria de Aston Martin (Salvadori/Shelby) en las 24 Horas de Le Mans de 1959

El primer F1 de Aston Martin, el DBR4, se estrenó en 1959, compartiendo recursos con el resto de proyectos deportivos, lo que mermó las posibilidades del modelo e hizo que se retrasara su estreno, que ya estaba preparado un año antes. Esto provocó que la marca llevase a pista un modelo desfasado en cuanto a mecánica y aerodinámica. El director del proyecto era el ingeniero británico John Wyer y el coche fue diseñado por Ted Cutting.

En el estreno del DBR4 en el International Trophy de Silverstone (no puntuable para la F1) en mayo de 1959, el británico Roy Salvadori acabó segundo, a solo un segundo de Jack Brabham con un Cooper. 

Aston Martin DBR4
Un mecánico trabaja en el Aston Martin DBR4

El segundo puesto de Salvadori en Silverstone fue el mejor resultado logrado por Aston Martin y el DBR4 en una carrera. El vehículo era más pesado y tenía menos potencia que sus competidores, motivo por el que sus pilotos -Salvadori y Carroll Shelby, sus ganadores en Le Mans - debían exprimir al máximo el potencial del mismo… y acababa rompiéndose. Sus mejores registros fueron los dos sextos puestos en los GP de Gran Bretaña y Portugal, ambos logrados por Salvadori. Shelby fue octavo en Portugal y décimo en Italia. 

Carrol Shelby en un Aston Martin
Carroll Shelby con el Aston Martin DBR4

En 1960 Aston Martin intentó enmendar los errores e introdujo el DBR5, creado en base al modelo anterior. Había evolucionado tecnológicamente y era más ligero, pero siguió sin ser competitivo y así lo demostraron sus resultados: un abandono y un undécimo puesto en el único GP de F1 que disputó, Gran Bretaña. Para 1961, la F1 cambió el reglamento e introdujo motores de 1.5 litros. Aston Martin, tras fracasar en su primer intento de triunfar en la F1, decidió abandonar el campeonato.

Desde entonces, Aston Martin no ha regresado a la categoría reina del automovilismo, aunque sí que ha estado involucrado en otros proyectos deportivos de GT y ha logrado cierto éxito. En 2006, el DBR9 se impuso en la clase GT1 de las 24 Horas de Le Mans, al igual que lo hizo en 2008 en la misma categoría, con Antonio García como uno de sus pilotos oficiales. En 2014 el Vantage GTE triunfó en la clase GTE Am y en 2017 en la GTE Pro.

Patrocinador de Red Bull F1 y regreso de la mano de Stroll

Red Bull RB16
Aston Martin Red Bull Racing RB16

Aston Martin firmó una alianza tecnológica con Red Bull en el año 2018 y se convirtió en patrocinador principal del equipo cuatro veces campeón del mundo. La insignia de la compañía británica regresaba de esta forma al Gran Circo, aunque sin mayor implicación que la de lucir su imagen. El acuerdo técnico permitió, eso sí, la creación del espectacular hiperdeportivo Valkyrie de 1.030 kg y 1.130 CV de potencia, concebido para competir en Le Mans (aunque el proyecto ahora está interrumpido) y para ocupar el garaje de un selecto grupo de 150 compradores, a razón de tres millones de dólares.

Entre tanto, a principios de 2020 entró en escena el empresario textil Lawrence Stroll, padre del piloto de F1 Lance Stroll, dueño del equipo Racing Point desde 2018 y un enamorado de la industria automovilística. El canadiense entró en negociaciones con Aston Martin para la adquisición de un importante porcentaje de acciones de la compañía y la realización de una fuerte inyección económica.

Lawrence Stroll
Lawrence Stroll

Como resultado, en 2021, el equipo Racing Point se convertirá en Aston Martin y la mítica marca de coches de lujo, famosa por aparecer en las películas de James Bond, volverá a competir en la categoría reina… esperemos que con mayor éxito que en el pasado.

Imagen: Motorsport Images

Y además