Skip to main content

Noticia

Llamada a revisión del Ford F-150 por riesgo de incendio

llamada revision Ford F-150

La firma del óvalo azul ha realizado una llamada a revisión del Ford F-150 por riesgo de incendio y humo. La llamada afecta a alrededor de 2 millones de unidades.

El Ford F-150 es uno de los coches más vendidos en Estados Unidos. Tal es su éxito que se vende un ejemplar cada pocos segundos en algún concesionario. Sin embargo, esto no impide que sufran averías, como cualquier otra máquina sometida a un uso continuo, aunque no de este modo. Y es que la firma del óvalo azul ha realizado una llamada a revisión del Ford F-150 por riesgo de incendio y humo.

No te pierdas: Cinco virtudes y un defecto del Ford F-150

La llamada a revisión afecta a alrededor de 2 millones de ejemplares del F-150 Regular Cab y SupreCrew fabricados entre 2015 y 2018. Tras unas investigaciones, Ford descubrió que algunos de estos ejemplares podrían estar equipados con pretensores de cinturones de seguridad delanteros que pueden generar “chispas excesivas” cuando se activan, con el consecuente riesgo de incendio que ello conlleva.

Vídeo: Prueba del Ford Raptor F-150, el pick up más bestia:

Llamada a revisión de 2 millones de Ford F-150

Según Ford, esto es potencialmente peligroso ya que asegura que si se generar suficientes chipas, entonces “los gases acumulados dentro de la parte inferior del pilar B… podrían incendiarse”. Esto, a su vez, podría hacer que las alfombra, moqueta y aislamiento detrás del pilar B acaben propagando el fuego.

Por el momento, la compañía no tiene registro de ningún accidente o lesión causada por este problema, pero ha habido 23 informes diferentes de humo y fuego, 17 de ellos procedentes de Estados Unidos y el resto de Canadá. Como parte de la llamada a revisión, los concesionarios quitarán el aislamiento del pilar B y aplicarán cinta resistente al calor en la alfombra y el aislamiento. En los modelos Regular Cab del F-150, el concesionario también “modificará los paneles interiores traseros” para reducir el riesgo de incendio.

La llamada afecta a un total de 1.995.776 vehículos en América del Norte y la mayor parte de ellos, 1.619.112, se encuentran en Estados Unidos. El resto, 339.884 unidades, son de Canadá, y 36.780 de México. Todos los pick-ups afectados fueron ensamblados en dos plantas de los Estados Unidos, la de Dearborn entre el 12 de marzo de 2014 y el 23 de agosto de 2018, y la de Kansas City entre el 20 de agosto de 2014 y el 23 de agosto de 2018.

Lecturas recomendadas