Noticia

¿Cuál es mejor, el Jeep Wrangler o el Mercedes Clase G?

¿Cuál es mejor, el Jeep Wrangler o el Mercedes Clase G?

Ignacio de Haro

14/07/2016 - 08:00

¿Cuál es mejor, el Jeep Wrangler o el Mercedes Clase G? Hoy te traemos un duelo de 4x4 auténticos con características similares pero precios muy dispares, tanto que la versión más asequible del modelo alemán casi triplica el precio del Wrangler más barato.

No te pierdas: El Jeep Wrangler más estrafalario del mundo

Lo normal es que en esta serie de entregas en las que enfrentamos sobre el papel a dos modelos del mismo segmento te traigamos los vehículos más demandados del mercado, como los protagonistas de esta comparativa entre el Seat Ateca y el Hyundai Tucson. Pero hoy queremos olvidarnos de la moda de los SUV y traerte un duelo de 4x4 auténticos, una batalla entre el Jeep Wrangler o el Mercedes Clase G para ver cuál es mejor.

El modelo de Jeep es un verdadero icono, ya no solo entre los aficionados a los todoterrenos, también entre la población en general, que suele reconocer al instante sus productos, especialmente en el caso del Wrangler gracias a sus características formas. Lo mismo podemos decir del modelo de Mercedes, un vehículo que salió a la venta por primera vez en 1979 y que desde entonces, apenas ha sufrido modificaciones en sus características más básicas. Sin duda son dos modelos de la vieja escuela, ahora bien, ¿cuál es mejor, el Jeep Wrangler o el Mercedes Clase G?

Jeep Wrangler: el icono estadounidense

El actual Jeep Wrangler llegó al mercado por primera vez en el año 2007 y es el heredero de una saga de modelos que se remonta nada menos que 75 años en el tiempo, pues recordemos que la marca celebró recientemente su 75 aniversario. Poco o nada tiene que ver con los SUV que ahora copan nuestras carreteras, es un coche pensado por y para circular por el campo, aunque eso no le impide defenderse relativamente bien en carretera o en vías rápidas, siempre que tengamos en cuenta las limitaciones propias de su esquema de suspensiones y chasis.

Y es que el Wrangler, al igual que el Clase G, es un todoterreno de los llamados auténticos, pues su carrocería está asentada sobre un robusto chasis formado por sendos largueros y travesaños, bajo los que encontramos unos ejes rígidos. El paquete no estaría completo sin la obligatoria reductora, esencial para poder superar los terrenos más abruptos o para poder tirar de las cargas más pesadas, y sin los diferenciales bloqueables al 100%, que también están disponibles en este coche en función del acabado escogido.

A diferencia de su rival en esta comparativa, el Wrangler está disponible con dos carrocerías diferentes y además, ambas tienen la particularidad de que es posible desmontar el techo para convertirlo en un todoterreno descapotable. Hasta hace unos años el Mercedes también se ofrecía en versión de batalla larga y corta, además de como cabrio, pero actualmente la marca solo comercializa la variante de cinco puertas. Se ofrece con dos motorizaciones, un diésel 2.8 CRD con 200 CV de potencia y un gasolina 3.6 V6 con 284 CV. Ambos únicamente están disponibles con una transmisión automática. Por cierto, al igual que el modelo de la estrella, se espera que el estadounidense sea actualizado próximamente con la introducción del Jeep Wrangler 2018.

Mercedes Clase G: el rey de reyes

Comparar al Mercedes Clase G con el Jeep Wrangler puede parecer injusto, especialmente si únicamente atendemos al precio de ambos, pues la versión más asequible del modelo alemán triplica el precio del Wrangler más barato. Pero obviando este detalle, principalmente porque es posible encontrar unidades del Clase G en el mercado de ocasión por un cantidad similar a la de un Wrangler nuevo, ambos vehículos son francamente parecidos. De hecho, tras la desaparición del Land Rover Defender, son los únicos todoterrenos del mercado con chasis de largueros y ejes rígidos en ambos trenes junto con el pequeño Suzuki Jimny.

El Clase G fue introducido por primera vez en 1979 y desde entonces, aunque ha evolucionado en el apartado mecánico y en las terminaciones y equipamiento de su habitáculo, ha permanecido prácticamente inalterado. Es uno de los coches alemanes que no se fabrican en Alemania, lo construye Magna Steyr en Austria para todo el mundo y al igual que el Jeep, tiene un origen militar. Es el único 4x4 del mercado que incluye tres bloqueos de diferencial en todas sus versiones.

Dejando a un lado su comportamiento dinámico, en el que el Clase G supera al Wrangler con unas reacciones francamente sorprendentes para un vehículo de sus características (especialmente en carretera, pues todo el mundo espera que se desenvuelva como pez en el agua en campo), el alemán también se impone en el apartado de motorizaciones. Es posible escoger entre un diésel de 245 CV y tres propulsores de gasolina, dos V8 biturbo con 421 y 571 CV y un V12 biturbo con 630 CV. Este último bloque es una verdadera rareza, actualmente solo hay a la venta otro modelo de este tipo con una mecánica de 12 cilindros: el Bentley Bentayga.

Conclusión

Entonces, ¿cuál es mejor, el Jeep Wrangler o el Mercedes Clase G? Depende de qué es lo que valores más, salvando la diferencia de precio, evidentemente. El alemán brilla con luz propia en campo, donde es capaz de superar prácticamente cualquier obstáculo, especialmente si monta unos neumáticos apropiados, pero también sorprende en carretera, sobre todo si tenemos en cuenta su particular arquitectura. El estadounidense es casi igual de bueno en conducción off-road e incluso supera al de la estrella gracias a la existencia de versiones de batalla corta con mejores ángulos todoterreno, pero no podemos decir lo mismo de su comportamiento en carretera.

El Mercedes Clase G es más caro, sí, pero a cambio ofrece un habitáculo mucho más refinado que además, puede ir cargado con las últimas tecnologías. Esto, que es positivo si lo que valoramos por encima de todo es el confort, no lo es tanto si lo que nos interesa únicamente es hacer uso de sus extraordinarias características todoterreno, pues su tapicería de cuero y cuidadas moquetas no casan bien con elementos como el barro o el agua. El Wrangler, por tanto, parece más idóneo para este último caso, si bien, hay que tener en cuenta que los de la estrella también comercializan una variante del Clase G especialmente pensada para sobrevivir al trato más exigente en el campo, el Mercedes Clase G Professional 2016.

 

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches