Skip to main content

Noticia

Motor

Esta es la increíble historia del Volkswagen Golf

Esta es la increíble historia del Volkswagen Golf

Si naciste en 1976, cuentas con los mismos años a la espalda que el compacto con más éxito de todos los tiempos. Aunque, la increíble historia del Volkswagen Golf empieza algunos años atrás, como sucede con todos los coches, oficialmente arranca en el 29 de marzo de ese año, cuando la primera unidad del modelo con nombre de deporte salió de la planta de Wolfburgo. 

En el comienzo de su historia, el Volkswagen Golf prosiguió una tendencia que ya había iniciado el VW 411 de 1970 y que había hecho al fabricante convencerse de no proseguir ni evolucionar más al mítico Escarabajo: tracción delantera y motor de cuatro cilindros de montaje transversal. Si bien, además, el primer Volkswagen Golf introdujo un diseño anguloso producto inconfundible del estudio de  Giugiaro en los 70.

Vídeo: Volkswagen Golf 8 R, pillado de pruebas en Nurburgring

El éxito del Volkswagen Golf MK1 fue inmediato y alcanzó a toda Europa. Y esa era la principal premisa para la continuidad de un modelo que estaba sustituyendo al coche más fabricado en la historia hasta entonces. Además, aquella primera generación inauguró una mítica saga dentro del compacto: el Volkswagen Golf GTI, que se conoció ese mismo 1976 al igual que el de motor atmosférico. 

En 1979, apareció el Golf Cabrio y en 1982, el primer Golf GTD con un motor turbodiésel, que fue el que más se vendió en España en los años subsiguientes. De hecho, en poco tiempo, apareció ya la segunda generación del Golf en su historia. El MKII estrenó en el segmento compacto avances que hoy son estándar en cualquier coche: el catalizador regulado (1984), el ABS (1986), la dirección asistida (1982) y la tracción a las cuatro ruedas (VW Golf Country, 1986).

Te interesa Volkswagen Golf 8 TGI: 130 CV y 400 km de autonomía a gas

El Golf MKIII llegó en agosto de 1991 y, además de abandonar las líneas angulosas de las dos generaciones anteriores, introdujo los airbag frontales desde el año siguiente. Ese modelo también llegó a tener control de crucero, catalizador, ABS como estándar y, desde 1993, estuvieron disponibles en la gama los primeros propulsores TDI. Además, el tercer Golf de la historia fue el primero en disponer de carrocería familiar (Variant). 

Con la cuarta generación en la historia del VW Golf, llegó la tracción 4MOTION a la gama, tal y como hoy la conocemos, es decir, con un embrague Haldex. El modelo apareció en 1998 y desde el año siguiente el ESC se hizo equipamiento estándar. El primer coche de serie en incluir un cambio DSG también fue este modelo, concretamente el mítico tope de gama Golf R32 que se lanzó en 1999. 

El Volkswagen Golf en el siglo XXII

El Golf IV no duró más que cinco años en el mercado, porque en 2003 apareció la quinta generación, con el objetivo de hacerse más grande, cómodo y dinámico, si bien recibió algunas críticas por su calidad de fabricación como había pasado con su modelo precedente, también estrenó avances técnicos como los airbag laterales, una suspensión multibrazo, faros xenón, techo solar y un DSG de siete velocidades. En 2006, llegó el primer Golf Plus y el primero con motor TSI. 

Entre 2008 y 2012, ya con AUTO BILD en los quioscos, nos hartamos a probar Volkswagen Golf VI, del que se hicieron la friolera de 2,85 millones de unidades. El modelo estreno inyección por raíl común en los motores diésel y nuevos y más refinados propulsores TSI. Además, consiguió las cinco estrellas EuroNCAP. Pero VW ya había iniciado la carrera de renovación rápida de este modelo.

Por eso, el séptimo Golf de la historia llegó tras apenas cuatro años (2012) con un gran salto en eficiencia y en calidad. El éxito y la multitud de variantes que se asientan sobre el modelo lo llevaron a estar casi siete años en el mercado, hasta que en 2019 apareció el Golf VIII, que es el primer compacto que va a convivir con rivales 100% eléctricos dentro de su propia marca. ¿Resistirá esta increíble historia del Golf para ver una novena y una décima generación? Yo digo que sí. 
 

Y además