Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Viejas glorias: Volkswagen Golf Country

Volkswagen Golf Country mk2

Hoy, en este especial de viejas glorias, voy a contarte la historia y origen del Volkswagen Golf Country. Para muchos, el primer SUV de la historia.

Aún en la segunda generación del Volkswagen Golf, la firma de Wolfburgo decidió innovar un poco con su diseño y sacarse un nuevo concepto de vehículo de la chistera. A principios de 1990 fue presentado el Volkswagen Golf Country, una visión conceptual de una variante off-road del famoso compacto alemán. Y, aunque en un principio la marca no tenía intención de llevarlo a producción, finalmente fue una realidad que vendió varios miles de unidades.

No te pierdas: Viejas glorias: Volkswagen SP2

Poco después de su presentación, Volkswagen comenzó a recibir pedidos para el Golf Country, lo que invitó a la marca a dar el paso e iniciar su producción oficialmente. El modelo ganaba una suspensión más alta que permitía un mayor recorrido, unos 180 mm de aumento con respecto al Golf estándar, así como un parachoques metálico en el frontal con faros auxiliares, un protector para los bajos del motor y una rueda de repuesto en el portón trasero al más puro estilo de los auténticos 4x4.

El Volkswagen Golf Country, el Golf off-road

El Volkswagen Golf Country fue concebido como un vehículo capaz que los propietarios pudieran sacar de la carretera y recorrer pistas repletas de barro y obstáculos. De esta forma, su capacidad todoterreno era notable y podía enfrentarse a cualquier adversidad gracias a un sistema de tracción total heredado del Golf Syncro. Este sistema, por el contrario, restaba litros de capacidad en el maletero al contar con un diferencial trasero inmediatamente debajo.

Bajo el capó, el Golf Country fue equipado con un motor de gasolina de 1.8 litros con 115 CV de potencia, mientras que los clientes podían también optar por una variante turbodiésel de 1.6 litros con 75 CV. Su producción se llevó a cabo en las instalaciones de Magna-Steyr en Graz, Austria, mientras que su nivel de equipamiento era muy similar al del Golf CL de la época.

Además, el Golf más aventurero contó con varias versiones y ediciones espciales, como el Golf Country Allround del que se fabricaron 160 ejemplares y estaba equipado con asientos de piel y llantas de aleación; el Golf Country Chrompaket, 558 unidades terminadas en color verde Waldgrün, barras de protección cromadas y un interior de cuero beige; y el Gold Country GTI, 50 unidades que Volkswagen reservó exclusivamente para sus ejecutivos. En total, se comercializaron 7.735 unidades después de que Volkswagen finalmente se decidiera a producir un lote de 15.000 ejemplares.

Lecturas recomendadas