Skip to main content

Noticia

F1

Hamilton se equivoca: No es el primer campeón de F1 de clase obrera

Lewis Hamilton

Las últimas declaraciones de Lewis hamilton no son nada acertadas.

Lewis Hamilton ha sido noticia durante el parón de la Fórmula 1 por el coronavirus, y no precisamente por asuntos relacionados con el deporte. El piloto británico, seis veces campeón del mundo, ha hecho declaraciones muy llamativas en las últimas semanas. Ha hablado de tauromaquia, ha levantado la voz contra el racismo y ahora presume de ser el “primer campeón de F1 de clase obrera”, una afirmación un tanto discutible.

Calendario de F1 2020 actualizado

VÍDEO. Primera vuelta de Lewis Hamilton con el Mercedes W11

Hamilton copa titulares en diarios de todo el mundo en los últimos días por razones ajenas al deporte que practica. El seis veces campeón del mundo no deja de entrar en polémicas en cada entrevista que concede o casi en cada post en Instagram que publica. Ha levantado la voz contra el racismo, algo absolutamente defendible, y ha llamado a sus seguidores a manifestarse en plana pandemia. También ha pedido la prohibición de las escuelas de toreo en España y ahora, en una entrevista a “Mens Health”, se autoproclama “primer campeón de F1 de clase obrera”.

“Fui el primer campeón de F1 de clase obrera. Estoy orgulloso de haber allanado el camino para otros. Una de mis frases favoritas es: "No puedes ser lo que no ves". Cualquiera que me vea en el podio, aunque sea un niño, puede inspirarse para seguir sus sueños. Si eso sucede, habré hecho bien mi trabajo. La diversidad es un problema que la Fórmula 1 tiene que enfrentar. Quiero poner de mi parte para ayudar al deporte a progresar, no sólo inspirando a otros, sino también colaborando para crear más oportunidades para personas de diferentes comunidades”, señaló.

En definitiva, Hamilton viene a decir que llegó a la F1 sin recursos económicos y que a pesar de ello consiguió convertirse en campeón del mundo. Él dice que fue el primero sin ser rico o tener grandes apoyos, pero se equivoca. Para empezar, hay que recordar que, aunque su padre tuvo que pluriemplearse para costear la competición en karts, en 1998 fue fichado por el equipo júnior de Mercedes, y desde entonces estuvo apadrinado por Ron Dennis, quien le abrió las puertas de la F1 en 2007.

Hamilton y su padre

Nadie duda de que el camino de Hamilton y su familia en sus inicios en el automovilismo debieron ser muy complicados, con numerosos préstamos, hipotecas y sacrificios para que él pudiera competir… pero no ha sido el único caso. Por ello no puede decir que él fuese el primer campeón de clase obrera, porque no es así.

Esta afirmación es tremendamente injusta con otros pilotos que tuvieron que luchar contra sus condiciones económicas para, también, abrirse camino en el automovilismo. Ejemplo de ello es Michael Schumacher, hijo de un albañil aficionado al motor que se mudó cerca del karting de Kerpen para que su hijo pilotara y también desempeñó varios trabajos a la vez, mientras que su mujer se ocupaba del catering allí mismo. Michael, hasta la llegada de sus primeros apoyos económicos, corría con neumáticos usados, y aún así lo hacía realmente bien.

El padre de Mika Häkkinen, todo un bicampeón del mundo de F1, trabajaba en una radio a tiempo parcial, labor que compaginaba con la de conductor de taxi. Juan Manuel Fangio, cinco veces campeón de F1, empezó a trabajar a los nueve años como mecánico. El padre de Kimi Räikkönen trabajaba como constructor de carreteras y su madre en una oficina. Y hasta Fernando Alonso es un buen ejemplo, puesto que su padre trabajaba en una fábrica de explosivos para minas y su madre en unos grandes almacenes. Seguro que Hamilton no conoce sus historias...

Imagen: Motorsport Images

Y además