Skip to main content

Noticia

Motor

Así fue el proyecto secreto 356/930 de Porsche

Proyecto secreto 356/930 de Porsche
¿Conoces la historia del proyecto secreto 356/930 de Porsche? Pues debes saber que incluye a Walter Röhrl y que nace ni más ni menos que en Austria. ¡Te lo contamos!

El proyecto secreto 356/930 de Porsche nace del entusiasmo y el tesón de Viktor Grasher, un aficionado austriaco a la marca alemana que, tras más de tres décadas en Australia, volvió a su país natal. Y no lo hizo solo, sino que le acompañaron tres unidades del Porsche 356.

Un día de 1996 Grasher se acercó a hablar con el hijo de la propietaria de un hostal de Klein-Neusiedl, que respondía al nombre de Rudolf Schmied. Éste acababa de volver de Australia. Aunque no fue éste el principal tema de conversación durante este encuentro ni los sucesivos. También los coches, motivo por el que Grasher decide invitar al joven, que estudiaba fotografía, a su casa. Le advierte que se lleve la cámara. ¿La razón? En el centro del salón de su casa, de apenas 20 metros cuadrados, hay un Porsche 356 Speedster. Eso sí, sin asientos, sin suelo y con un solo faro. El motor estaba al fondo de la habitación.

Proyecto secreto 356/930 de Porsche
El proyecto secreto 356/930 de Porsche es una de las historias más entrañables que ha dado la marca alemana.

Nada de esto fue impedimento para que Grasher le pidiese a su amigo que le fotografiase como si estuviese conduciendo su Porsche por Australia. La escena fue curiosa a la par que entrañable. Y original, claro. Por todos esos motivos, Schmied convirtió esas fotografías en su trabajo de fin de carrera. 'Una vida. Un mito', lo tituló. Y no le fue nada mal, puesto que con él logró incluso una mención honorífica.

No te pierdas: Prueba del Porsche 911. El 992 (de nuevo) es el mejor

Como hemos dicho antes, el bueno de Grasher se vino de Australia con tres unidades del 356. La del salón ya había quedado al descubierto. Quedaban la que guardaba en el altillo de su domicilio y la de la planta baja. La primera era un Porsche 356 A Coupé transformado en un 356 Speedster con tecnología de 911 y un motor de 2.7 litros con bomba mecánica de inyección. La segunda, que era su favorita, era un Porsche 356 B Roadster del año 1959 que se impulsaba con un motor turbo de 3.0 litros del Porsche 911 del año 77. Lo compró en 1981 cuando aún era un Porsche 356 B Roadster. Apenas un año después el proyecto secreto 356/930 de Porsche con motor turbo ya había cobrado vida.

Por desgracia Grasher falleció de forma inesperada en 2008. No le dio tiempo a restaurar sus coches y abrir lo que hubiese sido todo un museo de Porsche. Aquí vuelve a entrar en escena Schmied, un adulto de pleno derecho por esta época que decidió relacionarse con la gente que rodeaba a Grasher a través de su correspondencia. Fue en 2012 cuando Rafael Díez le llama para interesarse por los Porsche, de los que había conocido su existencia a través de un concesionario de Stephanskirchen. Acaba por comprarlos y decide terminar la obra. Para ello realiza diversos ajustes, tales como cambiar el volante al lado izquierdo, soldar la carrocería, instalar el motor y la caja de cambios y, en definitiva, todo lo necesario para que pudieran circular como cualquier otro automóvil.

Proyecto secreto 356/930 de Porsche
Walter Röhrl finalmente conoció a Rudolf Schmied, que sin saberlo en su momento acabó siendo uno de los artífices de esta historia.

Llegados a este punto es cuando entra Walter Röhrl en escena. Díez le pide al mítico piloto conducir el 356/930 de Grahser. Éste aceptó, y se llevó una grata sorpresa. Esto es lo que dijo tras subrise al coche: "Con el 356 B Roadster remodelado con tecnología turbo fui muy cuidadoso, ya que saltaba a la vista que se habían modificado muchas cosas. Pero ya en la primera prueba quedé gratamente sorprendido por la sensación de equilibrio que transmitía el coche. El morro bajo en la parte delantera, el pesado motor detrás, 260 CV. Ofrecía una conducción tranquila, precisa y francamente divertida".

Tal fue el flechazo de Röhrl con el proyecto secreto 356/930 de Porsche que compró el coche. Eso sí, esta unidad ya había cambiado de nombre, puesto que Díez lo había bautizado como Porsche 356 3000 RR. El 3000 por el cubicaje del motor, y la doble 'R' por Röhrl Roadster. Y, para rizar el rizo, toda esta historia hizo que Röhrl y Rudolf Schmied se conociesen. Seguro que Viktor Grasher, allá dónde esté, se encuentra muy orgulloso.

Y además

Más de Coches históricos: todo sobre los clásicos que nos apasionan