Logo Autobild.es

Estos son los costes ocultos que puede tener un coche eléctrico y que nadie te ha contado

costes ocultos que puede tener un coche eléctrico

Más o menos conocemos las ventajas y desventajas de los vehículos eléctricos, pero hay otros datos que nadie cuenta. Estos son los costes ocultos que puede tener un coche eléctrico, desde seguros más caros hasta impuestos adicionales.

Más o menos, todos tenemos claro que los vehículos eléctricos tienen ventajas e inconvenientes sobre los de combustión. Pero hoy queremos hablarte de los costes ocultos que puede tener un coche eléctrico y que nadie te ha contado.

Sabemos que los coches eléctricos son más caros que los de combustión, pero también son más eficientes y tienen un mantenimiento más barato. Básicamente, porque son más simples y carecen de muchas piezas que sí tienen los de gasolina o diésel, por tanto, se averían menos. 

También sabemos que la parte más crítica de un eléctrico es la batería y que, si te toca sustituirla, tendrás que rascarte el bolsillo. Esto es conocido, como también los beneficios fiscales de que gozan actualmente estos vehículos o las ayudas a la compra, como el Plan MOVES III

Pero hay otros costes ocultos que puede tener un coche eléctrico y que no se conocen, desde el aumento de impuestos hasta primas de seguros más elevadas, pasando por una depreciación mayor con respecto a los coches de combustión. Vamos a verlo más detalladamente.

2023 fue un año de freno, ¿peligra el coche eléctrico?

Impuesto de matriculación adicional

Sabemos que los estados suelen incluir un impuesto en los combustibles para obtener fondos para pagar el mantenimiento de las carreteras y otras cuestiones relacionadas con el desgaste. Pero los coches eléctricos no usan combustible, entonces sus propietarios no contribuyen en ese mantenimiento. 

Por eso, ya hay estados que están aplicando un impuesto de matriculación adicional a los coches eléctricos para compensar esta pérdida de ingresos. Las tasas varían de un estado a otro, pero pueden oscilar entre 50 y 200 euros al año. 

Seguros más caros

Las primas de seguro de los coches eléctricos pueden ser más elevadas que las de los típicos vehículos de gasolina, hasta un 25% más alta de media. Una de las razones que explica esto es que la reparación de los vehículos eléctricos puede ser mucho más caras, lo que aumenta los costes del seguro. 

Por eso, antes de comprar un coche eléctrico, es importante informarse sobre las mejores ofertas en los seguros de coche.

Desbloqueo de opciones

Algunos fabricantes, sobre todo, premium, como Tesla o Mercedes, ofrecen un amplio abanico de opciones relacionados con el equipamiento y funciones de ayudas a la conducción. Lógicamente, disfrutar de todas esas funciones tiene un precio.

Esos extras vienen incluidos en el vehículo, pero hay que pagar por desbloquearlos y utilizarlos. En algunos casos, puede que el usuario tenga que pagar varios miles de euros por desbloquear esas aplicaciones. Por ejemplo, el sistema de conducción semiautónoma de Tesla cuesta más de 9.000 euros.

Depreciación

Todos los coches se deprecian y los eléctricos no son una excepción. Sin embargo, lo hacen más que los vehículos de combustión. El impacto más significativo se produce en los tres primeros años de propiedad. 

Algunos estudios muestran que los eléctricos pueden perder hasta un 52% de su valor al cabo de tres años, frente al 39,1% de los vehículos con motor de combustión interna.

Entre los factores que contribuyen a la depreciación de los coches eléctricos están el kilometraje, la antigüedad, el mantenimiento, la reputación de la marca, la demanda e incluso los incentivos gubernamentales.

Mayor desgaste de neumáticos

Los neumáticos se gastan en todo tipo de vehículo, pero el desgaste es mayor en los coches eléctricos, por pura y simple física: al ser más pesados y ofrecer una entrega de par mayor e instantánea, acelera el desgaste de las gomas.

Esto significa que en un coche eléctrico el cambio de neumáticos hay que hacerlo antes y, además, suelen ser cubiertas más caros, porque tienen condiciones específicas. 

Gastos de reparación

Por último, otro de los costes ocultos que puede tener un coche eléctrico son los relativos a la reparación. Según J.D. Power We Predict, de media las reparaciones son entre 1,6 y 2,3 veces más caras que las de un coche con motor de combustión interna equivalente.

Esto se debe al elevado coste de las piezas, la mano de obra y el tiempo necesario para diagnosticar los problemas. Eso sí, aunque las reparaciones son más caras, compensa el menor coste de mantenimiento que hablábamos más arriba. 

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: Averías coche