Skip to main content

Noticia

Este BMW Z4 provoca un tremendo accidente por impaciente

Este BMW Z4 provoca un tremendo accidente por impaciente
Enrique León

Este BMW Z4 provoca un tremendo accidente por impaciente. La poca paciencia le hace cambiar de carril sin mirar si quiera por el retrovisor. Este error, de auténtico novato, provoca un fatal accidente.

No te pierdas: 'Sale volando el motor tras un brutal accidente'

El vídeo que te traemos a continuación comienza como otro cualquiera. El abundante tráfico ha provocado estas retenciones, que mantienen a los conductores prácticamente parados en la carretera. Como habitualmente hay cambios de carril constantemente, pues el tiempo pone nerviosos a los mismos conductores que intentan desesperadamente llegar a casa cuanto antes. Esta razón pudo motivar al protagonista del siguiente vídeo, que provocó un accidente con su precioso BMW Z4.

La primera mitad de la escena no es más que eso, coches, coches y coches. Parece que los conductores tendrán que armarse de paciencia, pues la cosa “pinta” que será para largo. Los carriles de la derecha parecen más descongestionados, y es que justo donde está la retención encontramos el desvío que está cogiendo la mayoría de conductores. En pantalla un precioso BMW Z4, el coche que provocará el próximo accidente que estáis a punto de ver.

Sin que pudiéramos imaginarlo, el conductor del BMW Z4 gira el volante y pisa el acelerador para cambiarse de carril. Las prisas, los nervios o simplemente esa creencia que tiene de ser más listo que nadie, le llevan a provocar un accidente de consideración. No mira por el retrovisor, o si lo hace está claro que necesita gafas. Poco después de hacer la maniobra del delito un coche se aproxima por el mismo carril y acaba impactando gravemente contra él.

VÍDEO: No te pierdas cómo será el futuro BMW Z5

La escena termina y no sabemos cómo se encuentran los ocupantes de los respectivos coches. El tráfico que en el otro lado de la pantalla era fluido se detiene para auxiliar a los conductores. Ojalá no tuvieran que lamentar daños personales y solo un buen número de desperfectos en los coches a los que se tendrá que enfrentar posiblemente el dueño del BMW Z4. ¡Paciencia señores!

Redactor

Redactor en AutoBild.es

Lecturas recomendadas