Noticia

Este 9ff Porsche 997 GTurbo R tiene 1.200 CV

9ff Porsche 997 GTurbo R
Alex Morán

Uno de los Porsche 911 más salvajes jamás creados: devora el 0-100 km/h en 3,3 segundos y tiene una velocidad punta de 403 km/h.

Los Porsche 911 son modelos que se prestan mucho al trabajo de preparadores deseosos de sacar un extra de ellos. Es por eso que a lo largo del tiempo hemos visto muchos trabajos sobre la base del nueveonce, pero posiblemente este sea el uno de los más salvajes de todos. Responde al nombre de 9ff Porsche 997 GTurbo R y hace poco que ha hecho las delicias de los aficionados a las carreras de drag en la competición SCC500 Rolling50 1000.

VÍDEO: El 911 GT3 RS en movimiento

9ff sonará a muchos porque es un especialista en Porsche, y la preparación que monta este 911 es una que se dio a conocer hace ya unos años, la 9ff GTurbo 1200. Pensada para aplicarla sobre el 911 Gt3 997, debe su denominación al hecho de que consigue llevar el motor bóxer de seis cilindros del deportivo de 3,8 a 3,9 litros de cilindrada, instala un turbocompresor Garrett GT1200R refrigerado por agua y eleva la potencia del bloque de los 600 a los 1.200 CV, a los que acompaña un salvaje par máximo de 1.100 Nm. Como resultado, consigue acelerar de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos y alcanzar una velocidad punta de 403 km/h.

Lógicamente, para digerir tamaño aumento de caballos, cuenta con refuerzos en el chasis, suspensión ajustable Bilstein, barras estabilizadoras, diferencial de deslizamiento limitado, frenos de alto rendimiento con pinzas Porsche SuperCup y dirección hidráulica. Además, calza llantas BBS de 19 pulgadas, monta dos salidas de escape de titanio y la caja de cambios manual de seis relaciones permite unos desarrollos para alcanzar 300 km/h en quinta y 400 km/h en sexta. Durante el evento llegó a alcanzar los 332 km/h, suficiente para dar un buen repaso a varios rivales, entre los que se encuentra un Nissan GT-R.

Fuente: Carscoops.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.