Skip to main content

Noticia

La espectacular restauración de un Porsche 911 RS 2.7 único

Porsche 91 RS 2.7

Nos llega la historia de una de las restauraciones de coches más especiales de siempre, la de un Porsche 911 del año 1973 que puede considerarse único en su especie. ¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo, te sorprenderá...

El mundo de las restauraciones de coches es uno de esos que a los verdaderos aficionados a las cuatro ruedas nos embauca. Especialmente cuando se trata de una historia como la que hoy te vamos a contar, con uno de los 'nueveonce' más especiales de toda la historia. Se trata de un Porsche 911 RS 2.7 del año 1973 que fue descubierto en Trinidad, desde donde fue trasladado al Reino Unido para realizar sobre él el trabajo que os vamos a contar.

Bautizado popularmente como Trinidad RS, este Porsche clásico incluye una serie de inusuales modificaciones, además de una historia tétrica detrás de él, y es que uno de sus propietarios fue asesinado. Eso sí, estamos ante un vehículo que ha tenido una plácida vida de más de 40 años bajo el siempre agradable sol del Caribe.

No te pierdas: El último trabajo de restauración de Ferrari

Pero, ¿por qué es tan especial este Porsche 911 RS 2.7? Echando la vista atrás, podemos contaros que la marca alemana cerró la producción del RS 2.7 en 1.590 unidades. De todos ellos, solamente 16 salieron de la factoría teutona pintados en el color morado 'Royal Purple' como el que tenemos ante nosotros. De esos 16, tan solo 7 tenían el volante a la derecha, como éste. Pero es que de esos 7, solamente uno de ellos carecía de la icónica cola de pato, tan popular entonces. De esta manera no nos equivocamos al decir que el Trinidad RS es un coche absolutamente único.

Esta unidad del Porsche 911 tiene el número de chasis 1.576 de los 1.590 que se fabricaron, y fue vendido en el año 1973 en el Reino Unido, desde donde fue trasladado a Trinidad. Desde entonces se han ido modificando diferentes elementos del coche, como son el tintado de las lunas, la incorporación de unos nuevos asientos y volante o un alerón trasero. Sin duda, estamos ante una de esas joyas de la automoción que, por su exclusividad, son muy difíciles de encontrar. Y de ahí la importancia del trabajo de restauración que se va a acometer, y del que tendrás cumplida información en cuando tengamos acceso a él.

Lecturas recomendadas