Skip to main content

Noticia

Motor

Drag race entre todas las generaciones del Nissan GT-R

Drag Race Nissan GT-R

El Nissan GT-R tiene un lugar especial en el corazón del aficionado. Godzilla nació como un matagigantes y acabó convirtiéndose en uno. Aunque en los tiempos más recientes se ha vuelto más caro, durante un tiempo fue relativamente asequible, lo que no hizo si no aumentar su leyenda.

Hacerse con uno es complicado, pero todavía más si hablamos de una de las generaciones previas, objeto de deseo de muchos y tremendamente cotizadas. Por eso, poder ver a las cuatro juntas para competir en carreras de aceleración es una delicia.

Han sido los compañeros de Carwow los que han tenido la suerte de poder medir frente a frente a un R32, un R33, un R34 (mítico) y el actual R35 (para más inri, además en su versión Nismo):

VIDEO

Nissan GT-R generations DRAG RACE

Los tres primeros Nissan tienen en común que montan el mítico motor RB26, un bloque de 2,6 litros y seis cilindros, con doble turbo y que es uno de los preferidos de los preparadores. Teóricamente, por acuerdo entre fabricantes nipones se supone que deberían tener solo 280 CV, pero la realidad es algo distinta.

Así, el Nissan Skyline GT-R R32 desarrolla alrededor de 300 CV y 353 Nm, el GT-R R33 eleva la cifra a los 320 CV y 368 Nm, y el R34 sube hasta los 340 CV y 392 Nm de par máximo. Como es lógico, conforme más moderno es, más potencia tiene.

Hablemos de peso: el más antiguo marca 1.430 kilos sobre la báscula, su sucesor abre brecha aumentando hasta 1.540 kilos y el GT-R R34 presenta un ligerísimo salto de peso, añadiendo solo 20 kg para marcar 1.560 kilos.

Todos tiene tracción a las cuatro ruedas y caja de cambios manual, de cinco relaciones en los dos primeros casos y de seis en el tercero. 

Hemos dejado el R35 a parte porque es el que más se diferencia del resto. Por una parte, fue el que hizo que desapareciera el nombre de Skyline y se quedara exclusivamente GT-R, pero también fue el que cambió mucho en el aspecto mecánico.

Hablamos de un salto a un motor V6 con 3,8 litros de cilindrada… que desarrolla 600 CV de potencia y 652 Nm de par. Además, también monta una caja de cambios automática de doble embrague. La ventaja está clara, aunque si es cierto que es el más pesado: 1.720 kilos. ¿Suficiente para igualar las cosas?

Y además