Skip to main content

Noticia

F1

Davide Brivio: De mano derecha de Rossi a jefe de Alonso en Alpine

Davide Brivio Alpine F1

¿Quién es Davide Brivio, el nuevo jefe de Fernando Alonso en Alpine? Esta es la historia de un 'carrerista' nacido cerca de Monza que no pudo decir 'no' a la oferta de su amigo Luca de Meo para trabajar, por primera vez, en la Fórmula 1.

Davide Brivio es una de las personas clave en la nueva estructura de Alpine F1 Team, el equipo que toma el lugar de Renault en la parrilla de Fórmula 1, y para el que competirán Fernando Alonso y Esteban Ocon esta temporada. La historia de Brivio es peculiar, y no solo porque su vida haya estado dedicada al mundo de las motos, sino porque su trayectoria está marcada por diferentes tareas y nombres: desde su trabajo como periodista y jefe de prensa hasta el de director de equipos como Yamaha y Suzuki, o mano derecha de Valentino Rossi. Ahora comienza una nueva aventura, con Alpine y Fernando Alonso en la Fórmula 1.

Calendario F1 2021: Conoce la fecha de todas las carreras

VÍDEO: Conoce el nuevo Alpine de F1

El nuevo director de competición de Alpine F1 Team nació en Italia, cerca de Monza, en 1963, por lo que no es un secreto que desde muy joven se convirtiera en un apasionado de las carreras. Se formó como contable, y tras finalizar sus estudios comenzó a correr en motocross… sin mucho éxito. A pesar de ello y de colgar el casco tras varios intentos sin éxito, Brivio siguió ligado a las carreras como comentarista en circuitos de motocross y reportero de una revista local, lo que le permitió establecer contactos y llegar a formar parte de un equipo... ¡y menudo equipo!

Su primera labor dentro de una escudería de carreras, en 1990, fue la de responsable de prensa del piloto Fabrizio Pirovano, que competía con Yamaha en el Mundial de Superbikes. Encajó de maravilla en la escudería y solo dos años más tarde se convirtió en Team Manager del equipo Belgarda-Yamaha en Superbikes, para posteriormente serlo de Yamaha Italia. Cumplió con esta función con éxito y en el año 2000, Noriyuki Haga fue subcampeón del mundo de Superbikes con Yamaha.

En el año 2002 asumió la dirección de la formación japonesa oficial en la categoría reina del Mundial. Respondía ante la sede internacional de Yamaha, que le había elegido para ir con todo en el Mundial de MotoGP. Por aquel entonces, competían con Yamaha Max Biaggi y Carlos Checa; en 2002, Biaggi fue subcampeón, pero muy lejos de Rossi, y en 2003 la mejor Yamaha (Checa) finalizó en la séptima posición.

El fichaje de Valentino Rossi

Brivio y Valentino Rossi
Brivio y Valentino Rossi (imagen: Yamaha)

En 2004, Rossi ficha por el equipo Yamaha, una contratación en la que Brivio fue clave. El ya pentacampeón mundial revolucionó la escudería japonesa y la devolvió a lo más alto una década más tarde de su último título. Valentino estuvo en Yamaha siete años y resultó campeón en cuatro.

Cuando Rossi decidió marcharse a Ducati, en 2011, Brivio hizo las maletas y se fue con él. Dentro de la marca de Borgo Panigale, Brivio no ejerció ninguna función, sino que se mantuvo como asesor personal de Rossi y su empresa, VR46. Sin embargo, tras los dos años complicados de Rossi en Ducati, “Il Dottore” regresó a Yamaha, pero Brivio esta vez no le siguió.

En 2013, el director de equipo italiano recibió la oferta de Suzuki para preparar su regreso al Mundial de MotoGP en 2015. Brivio tuvo la labor de formar un equipo cuyos recursos no estarían, ni mucho menos, a la altura de las grandes fábricas, como Honda, Ducati o Yamaha. Por ello realizó una gestión inteligente y eficiente de los recursos, fichó a jóvenes promesas como Maverick Viñales, Joan Mir o Álex Rins y formó una escudería muy familiar y completamente unida.

Solo un año después del regreso oficial, en 2016, Viñales logró los primeros podios y la primera victoria de la nueva etapa, a los mandos de la Suzuki GSX-RR del Team Suzuki Ecstar. En 2018 consiguieron nueve podios y acabaron cuartos en el Mundial, en 2019 Rins logró dos victorias… y, 2020, fue histórico para la marca de Hamamatsu.

Davide Brivio

Con Marc Márquez lesionado y fuera del Mundial, Mir y Rins, los dos pilotos de Suzuki, se convirtieron en los maestros de la regularidad durante, sobre todo, la segunda parte de la temporada. En 7 de 14 carreras hubo al menos una Suzuki en el podio, mientras otros pilotos con opciones de pelear por el título cometían muchos más errores. Suzuki completó en 2020 un año histórico, en el que logró los títulos de pilotos (con Joan Mir) y de equipos; en el de marcas fueron terceros. Desde 1993, cuando fue campeón con ellos Kevin Schwantz, Suzuki no había ganado ningún título.

La llamada de un amigo: Luca de Meo

¿Y qué tienen que ver Davide Brivio y el equipo Alpine de Fórmula 1? Hay un punto en común entre ambas partes, y es Luca de Meo. El CEO del Grupo Renault es un apasionado del mundo de la competición, y cuando Brivio estaba en Yamaha, De Meo formaba parte de Abarth. El actual CEO de Renault apostó por patrocinar a la marca japonesa, con FIAT (fue patrocinador principal varios años) y con Yamaha, que sigue siendo uno de los apoyos de la formación nipona.

Cuando De Meo tuvo que buscar un sustituto a Cyril Abiteboul, ex director del equipo Renault, pensó en Brivio. Davide, especialmente en su paso por Suzuki, ha demostrado ser capaz de conseguir formar un equipo con menos recursos que los grandes, como tendrá que hacer Alpine F1, que no podrá invertir tanto en la F1 como sí que han hecho durante décadas Ferrari, Mercedes o Red Bull. Con un tope presupuestario de por medio, como el que entra en vigor este año, ser capaz de ‘hacer más con menos’ puede marcar la diferencia.

Alpine F1

“No fue tarea sencilla dejar Suzuki, pero la Fórmula 1 también ha sido mi sueño desde hace mucho. Es emocionante comenzar una aventura nueva. Me da oxígeno. No me hubiera perdonado no aceptar la oportunidad. Espero poder ayudar al equipo con mi experiencia, aunque no será fácil”, dijo Davide Brivio ante los medios, tras la presentación del equipo Alpine F1.

“Queremos ganar, todos en el equipo quieren ganar”, dijo preguntado por los objetivos. “Tenemos que ser realistas. El año pasado Renault consiguió tres podios, así que empezamos a acercarnos a los primeros puestos, desde aquí tenemos que empezar". Es una historia, que, sin duda, se parece mucho a los primeros pasos de Suzuki.

A pesar de no tener experiencia en la Fórmula 1, Brivio está curtido en mil batallas dentro de las carreras, tras haber trabajado con pilotos de la talla de Valentino Rossi y con marcas históricas. Su carta de presentación es inmejorable. Es justo lo que necesita Alpine. De Meo ha formado un equipo fuerte, con Alonso, Ocon, Brivio… y una nueva identidad de marca que mostrar al mundo. Una nueva etapa que, sin duda, es ilusionante para todos los que forman parte de ella.

Imagen: Alpine/Yamaha/Suzuki

 

Y además