Logo Autobild.es

Cuesta casi 80.000 euros y es el primer diésel que puede recorrer 100 km solo en modo eléctrico

Mercedes GLC 300 de 4MATIC

Lo mejor de dos mundos.

Los coches híbridos enchufables son, a priori, la mejor manera de llevar a cabo la transición entre los modelos de combustión y los coches eléctricos. Su sistema puede coger lo mejor de ambos mundos para ofrecer un buen rendimiento en una gran variedad de situaciones. Uno de los mejores ejemplos es este diésel que supera los 100 km de autonomía eléctrica.

Y es que aunque la mayoría de los PHEV confían en un motor de gasolina como elemento central de su sistema, optar por una mecánica de gasóleo cuenta con el añadido de la frugalidad propia de estas.

Son varias las marcas que han apostado por esta configuración a lo largo del tiempo (Volvo o Audi, en su día), pero todas ellas han abandonado la fórmula (desarrollos caros, encarecimiento del coche, etc.), todas excepto una: Mercedes

 

Entre los distintos modelos que ofrece la firma alemana con este tipo de sistema de propulsión, el que más destaca en este aspecto es el Mercedes GLC.

Dentro de su gama, cuenta con una versión que es una auténtica rara avis pero que, al menos con los datos en las manos, es un modelo interesante y muy a tener en cuenta si se busca un coche que pueda operar sin emisiones en ciudad y que también tenga una gran autonomía fuera de ella: el Mercedes GLC 300 de 4MATIC.

Emplea una configuración de dos motores, con el principal siendo un bloque diésel 2.0 tetracilíndrico que desarrolla 197 CV y sumando el apoyo de un propulsor eléctrico que añade otros 136 CV a la ecuación. Así, desarrollan una potencia conjunta de 333 CV y un par máximo de 750 Nm, además de otorgarle tracción a las cuatro ruedas.

Su principal punto fuerte es que monta una batería mucho mayor de lo habitual en el caso de los PHEV, con una capacidad de 31,2 kWh. Esto hace que el híbrido enchufable presente un enorme rango de acción en modo cero emisiones: 127 kilómetros.

Gracias a ello, también presenta unas cifras de eficiencia notables (hay que tener en cuenta que el ciclo de homologación solo tiene en cuenta los primeros 100 kilómetros): registra un consumo de solo 0,4 l/100 km, así como unas emisiones de CO2 de 10 g/km.

Eso sí, hay que recalcar que en este caso más que en otros PHEV, por el tamaño de su batería y el peso que ello conlleva, es clave recargarlo de manera habitual, porque si no el gasto de combustible será muy elevado.

Mercedes también ofrece una versión híbrida enchufable diésel en el Mercedes GLC Coupé, pero como esta carrocería todavía no ha recibido la misma actualización que su hermana, todavía tiene la generación previa del sistema de propulsión.

Esto hace que sea mucho menos atractiva porque emplea una batería mucho más pequeña que le otorga una autonomía eléctrica de solo 45 kilómetros, una distancia mucho menor, pero que al menos es suficiente para otorgarle la etiqueta CERO de la DGT.

Eso sí, esta combinación de factores, la tecnología que tiene y el hecho de ser un modelo de Mercedes-Benz, hace que el SUV no sea un modelo precisamente barato: su precio de partida es de 77.725 euros, lo que hace que sea la variante más cara del modelo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: SUV