Skip to main content

Noticia

Motos

Conducir una moto compartida es 10 veces más peligroso que hacerlo en una privada

Moto compartida

El motosharing es una tendencia al alza, con cada vez más empresas ofreciendo este servicio en ciudades de todo el mundo. Sin embargo, no es tan seguro como podría parecer: según un estudio de la Fundación Mapfre, la siniestralidad de la moto compartida es de un 8%, es decir, es 10 veces más peligroso que hacerlo en una privada.

El informe ha analizado datos de 2019 sobre 9.882 vehículos en 11 ciudades de toda la geografía española. De todos ellos, se vieron involucrados en 804 siniestros, es decir, que uno de cada 12 vehículos se vio implicado en un incidente de este tipo.

De todos los accidentes, prácticamente la mitad fueron por caídas (47%), siendo el segundo motivo más habitual el de las colisiones fronto-laterales (18%) y el tercero el de los alcances (10%). 

 

En cuanto a horarios, la mayoría (60%) tuvieron lugar durante el día, siendo la tarde donde más se aglutinan los siniestros: entre las 14 y las 20 horas se produjeron el 31,7 % de los mismos. Por días de la semana, son los jueves (15%) y los viernes (18%) los más aciagos en este aspecto.

En cuanto a heridos, casi 700 conductores (un 88%) sufrieron lesiones leves, que fueron atendidas en el lugar de los hechos, ya que la mayoría de accidentes ocurren a velocidades muy bajas. Durante 2019 solo hubo una víctima mortal.

Hablando de representación demográfica, el 48,6% de los lesionados se encontraba en la franja de edad entre 25 y 34 años (48,6%) y del total la mayoría eran hombres (82%). Ocho personas no llevaban el casco cuando ocurrió el accidente y siete directamente no tenían carné.

Por ciudades, la que tiene un mayor índice de siniestralidad de motosharing es Valencia (15,5%), seguida por Sevilla y Madrid (9,5% en ambos casos), aunque en número de siniestros totales es la capital la que acumuló más (466). En el extremo opuesto se sitúan Murcia (1,3%), Málaga (1,8%) y Granada (3%).

Y además