Skip to main content

Noticia

¿Comprar un motor Ferrari o un SUV por 20.000 euros?

Motor Ferrari

Si tuvieses 20.000 euros para gastar, ¿preferirías hacerlo en el motor de un Ferrari F40 o por el contrario emplearlo en comprar un SUV de esos que tan de moda están? Puede parecer a priori una pregunta absurda, pero cuando leas esta historia verás que no lo es tanto.

Tener 20.000 euros en el banco para darte un capricho siempre es buena noticia. Eso sí, de encontrarte en esta situación, ¿preferirías gastarlos en un SUV, tan de moda ahora mismo y tan útiles como son, o ejercerías de verdadero 'petrolhead' y los emplearías en comprar un motor Ferrari? Y ojo, que no uno cualquiera, sino de uno de los modelos más míticos de la historia de la marca de Maranello, el F40.

Recuerda que el Ferrari F40 es el último que fue aprobado personalmente por Enzo Ferrari antes de morir en 1988, fabricándose apenas 1.311 unidades entre 1987 y 1992. Bajo su espectacular piel, diseñada por Pininfarina, descansaba un propulsor V8 de 2,9 litros que desarrollaba nada más y nada menos que 478 CV. Hasta 1,5 millones de dólares se llegan a pagar ahora por él.

No te pierdas: Ferrari F40, el eterno favorito.

Dicho esto, volvemos a los dichosos 20.000 euros del principio, y es que es la última puja que se había hecho en una conocida página web de subastas por un motor Ferrari del F40 había alcanzado este montante. Seguramente cuando leas estas líneas esta cifra haya subido, y es que parece ser que hay bastante loco de las cuatro ruedas interesado en contar con semejante obra de arte en casa. Aunque ojo, porque la historia tiene truco, y es que el motor viene desmontado.

¿Y por qué se vende solamente el motor del Ferrari F40? Esta unidad en concreto fue construida en 1992 y enviada a una exhibición realizada en el Museo de Arte Moderno de Nueva York al comienzo del año siguiente. Se trata de una pieza de producción como la que llevaba cualquier F40 de los que se fabricaron, pero nunca fue montada en un chasis. De hecho, se ven ciertas marcas de uso en la fábrica italiana antes de ser enviado a su destino.

El último propietario de este motor Ferrari lo compró al completo en 1998 y lo utilizó como pieza de muestra durante muchos años. De hecho, este tipo tiene también en su poder un F40, habiendo usado algunas de las partes del motor que ahora se vende para su uso y disfrute. Ahora lo vende al completo, pero desmontado. Estás por tanto ante la oportunidad de tu vida para tener una especie de maqueta 1:1 de uno de los propulsores automovilísticos con más historia de siempre. Incluso puedes montártelo de tal forma que tengas la mesita de salón más 'racing' de tu vecindario. Aunque pensándolo fríamente, quizás sea más útil lo del SUV...