Skip to main content

Noticia

Combinación interesante: cuerpo Ford, corazón Ferrari

Combinación interesante: cuerpo Ford, corazón Ferrari

Sin duda estamos ante una interesante combinación. Y es que este clásico de los años treinta tiene cuerpo Ford y corazón Ferrari. Debajo de la piel del modelo de la compañía americana se encuentra el motor 3.0 V8 del Ferrari Mondial.

No te pierdas: 'Ferrari 250 GTO, el coche más caro del mundo'

A primera vista podías decir que Ferrari y Ford tienen poco o nada que ver. La marca italiana tiene una clara orientación deportiva mientras que la americana, aunque tenga modelos emblemáticos en el segmento de los deportivos como el Ford GT o el Ford Mustang, tiene una personalidad mucho más amplia. Pero no te equivocas. A lo largo de la historia ambas marcas tuvieron relación, aunque finalmente todo quedó en nada. Este Ford con motor Ferrari une de la misma manera a las dos marcas, un clásico de los años 30 que ha sido modificado para cambiar radicalmente de carácter.

Allá por el año 1963, Henry Ford II hizo un intento de comprar a la italiana Ferrari. La propuesta finalmente fue rechazada por Enzo Ferrari, que no temía a la competencia que pudiera darle el fabricante americano. El Ford GT40 sentó las bases de esa dura competencia, pues durante algunos años compitió con los modelos del “cavallino rampante” forjando una famosa rivalidad. Aunque los tiempos hayan cambiado, en plena segunda década del siglo XXI vemos otra lucha muy interesante, la que protagoniza el nuevo Ford GT contra los actuales Ferrari.

VÍDEO: Así es el Ferrari 812 Superfast

Pues bien, el coche que te venimos a presentar une las dos marcas en un mismo conjunto. Se trata de un Ford coupé de 1932, muy conocido entre los hot-rodders, al que se le ha instalado un motor V8 de origen Ferrari. Se trata del 3.0 litros que ocupaba las entrañas de conocidos modelos como el Ferrari Mondial o el 308 GTB. Estamos hablando de nombres que llegaron al mercado en aquellos maravillosos ochenta.

El coche en concreto con cuerpo americano y corazón italiano ofrece nada menos que 950 caballos de potencia, una energía que gobierna una caja de cambios Tremec de seis velocidades con embrague de competición. De la misma manera dispone de amortiguadores KW, suspensión trasera independiente, llantas de aleación de 18 pulgadas, frenos de disco y una jaula con arneses de cinco puntos. Para terminar, la carrocería se ha adornado con pintura roja a lo Ferrari.

Lecturas recomendadas