Skip to main content

Noticia

Cinco virtudes y un defecto del nuevo Audi Q8

nuevo Audi Q8

El nuevo Audi Q8 es la gran sensación actual del segmento de los SUV de lujo, y desde luego todo un competidor para aquellos todocaminos de altos vueltos con diseño deportivo. Sí, tiene grandes virtudes, pero también alguna que otra pega...

El nuevo Audi Q8 es la última apuesta de la marca de los cuatro aros, una con la que por cierto han logrado asombrar a todo el gremio. ¿Por qué? Por muchas y diversas razones de las cuales vamos a seleccionar hasta cinco. Es lo más destacable de este nuevo SUV de altos vuelos, que por otra parte tampoco se libra de tener algún 'pero'...

Diseño

Si hay algo que destaque de primeras del nuevo SUV de Audi es su diseño. Hasta ahora, todos los vehículos de este estilo que habían salido de las fábricas de la marca alemana tenían el mismo corte sobrio. En cierto modo el Q8 lo mantiene, pero con unos rasgos mucho más estilizados y dinámicos que hacen que hasta los detractores de la firma tengan que alabar el resultado obtenido.

VÍDEO: Prueba del nuevo Audi Q8 en el desierto de Atacama

 

No te pierdas: Éste es el precio del nuevo Audi Q8

Amplitud

El nuevo Audi Q8, a pesar de ser un SUV de corte deportivo, es todo un ejemplo en lo que a amplitud se refiere. No puede ser de otra forma con un vehículo que roza los 3 metros de distancia entre ejes y los 5 de longitud. Además, la capacidad de carga de este coche también responde a lo que se espera de él, con un mínimo de 650 litros y un máximo, abatiendo la fila trasera de asientos, de 1.755.

Competencia al BMW X6

Que el BMW X6 es toda una referencia en lo que a SUVs de altos vuelos se refiere no lo duda nadie. Sin embargo, la falta de un competidor directo le puede haber hecho caer en cierto conformismo del que ahora deberá salir. Con el Q8 en la batalla, las opciones para los compradores de este tipo de todocaminos ya son dos. La rivalidad hará bien a ambos y, sobre todo, al cliente.

Tecnología

Otro de los puntos fuertes del nuevo Audi Q8 es la gran carga tecnológica que pone a nuestra disposición, como no puede ser de otra manera en un coche de estas características. Todo gira en el interior alrededor del MMI touch response, un sistema de funcionamiento similar al de nuestro smartphone y que cuenta con dos pantallas táctiles de alta resolución. La primera de ellas, de 25,6 centímetros, controla el infoentretenimiento y la navegación, mientras que la inferior, de 21,8 centímetros, está destinada a la climatización, el confort y la entrada de texto. Tenemos también una tercera, el ya conocido Audi virtual cockpit, de 12,3 pulgadas y que forma parte del MMI Navegación Plus.

Suspensión

Audi ofrece hasta tres opciones diferentes para la suspensión del Q8, empezando por la suspensión con control de amortiguación. En segundo lugar tenemos la suspensión adaptativa con ajuste de confort o deportivo, y que a su vez ofrece cuatro modos de conducción seleccionables mediante el Audi drive select y siete perfiles diferentes. La tercera es la que equipa el eje trasero direccional, que permite a las ruedas de esta zona virar hasta cinco grados. En función de la velocidad a la que vayamos, las ruedas giran en el sentido contrario a las delanteras o en el mismo, favoreciendo la agilidad o la estabilidad según las necesidades.

Solo un motor... de primeras

Si hay una pega que ponerle al nuevo Audi Q8 es que, de primeras, solamente se pone a la venta con un motor, el 3.0 TDI con tecnología mild-hybrid. Tiene 286 CV de potencia y 600 Nm de par máximo, lo que asegura una velocidad máxima de 232 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos. Si no te gusta, tendrás que esperar a que la marca alemana ponga en liza otras variantes, con alguna de ellas ayudando además a bajar un precio de partida que, a día de hoy, es mayor que los del X6 y Audi Q7.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas