Skip to main content

Noticia

Motor

Cinco virtudes y un defecto del Bentley Continental GT

Bentley Continental GT
El músculo hecho elegancia.

El Bentley Continental GT es una de las referencias entre los Gran Turismo de lujo, un modelo que combina elegancia y músculo de manera más que equilibrado, ofreciendo un resultado simplemente espectacular. Sin embargo, ¿es oro todo lo que reluce? En este caso sí: te contamos sus cinco virtudes y el único defecto que se puede achacar.

¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

VÍDEO: prueba del Bentley Continental GT 2018, monstruoso V12

Virtudes

Potencia a raudales

Bentley le ha dado al GT su motor más característico, un bloque 6.0 W12 que entrega 635 CV y 900 Nm de par máximo, más que suficiente “madera” como para lanzar a esta mole de 2.444 kilos de 0 a 100 km/h en solo en 3,7 segundos, situando en los 333 km/h su velocidad máxima.

Comportamiento optimizado

Su sistema de tracción integral reparte la fuerza entre ambos ejes en proporción 40:60, pudiendo actuar como un tracción trasera si la situación no necesita que el eje delantero entre en acción. Monta frenos delanteros con discos de 420 mm mordidos por pinzas de 10 pistones y traseros de 380 mm con pinzas de cuatro. Por último, emplea un chasis adaptativo que puede regular la dureza de amortiguadores y barras estabilizadoras y configurarse de acuerdo a tres modos.

Prueba del Bentley Continental GT

Micro-híbrido para ser más eficiente

Si te comprar un coche con un motor W12 de seis litros poco o nada te importa el consumo de combustible o las emisiones, pero el planeta agradece todo cuidado. El coupé ya contaba con sistema de desactivación de cilindros (pudiendo actuar como un seis cilindros), pero en la variante descapotable además se ha incorporado un sistema eléctrico de 48 voltios, creando un micro-híbrido que cuenta con asistencia en el arranque y al hacerse cargo de los sistemas eléctricos. A pesar de ello no es que consuman precisamente poco: 14,2 l/100 km para la variante de techo cerrado y 14 l/100 para el descapotable.

Versión de acceso

Sí, es raro llamar “versión de acceso” a una bestia como la que tenemos aquí, pero técnicamente, al tratarse de una variante “inferior”, sí que lo es. Desde hace un año la gama del Continental GT cuenta con un hermano pequeño que se conforma con montar un motor 4.0 V8 biturbo que desarrolla 550 CV de potencia y 700 Nm de par máximo, siendo capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4 segundos (una décima más en el Convertible) y de alcanzar una velocidad punta de 318 km/h.

Híbrido enchufable

Digamos que esto no es una virtud al uso, si no una virtud en potencia porque, aunque todavía no ha sido presentado de manera oficial, pronto habrá un Continental GT PHEV. Ha sido cazado en varias ocasiones durante sus pruebas de desarrollo y se sabe que utilizará el mismo sistema de propulsión del Bentley Bentayga híbrido enchufable: combinará un motor 3.0 V6 de 340 CV con uno eléctrico de 94 kW, entregando un total de 450 CV. Debido a su mejor aerodinámica que la del SUV, posiblemente incluso supere los 50 kilómetros de autonomía eléctrica de éste.

Defecto

El precio

Lógicamente, para el público al que va dirigido el Bentley Continental GT, no es un impedimento. Sin embargo, para el grueso de los mortales la cantidad a desembolsar para hacerse con este coche es algo con lo que no se puede ni llegar a soñar: está disponible desde 226.000 euros.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además