Skip to main content

Noticia

F1

Chapuzas en Bakú: La alcantarilla, una grúa y comisarios arrollados

Los problemas de Williams en Bakú
El viernes de entrenamientos no ha sido un día tranquilo en Bakú.

El viernes de entrenamientos del Gran Premio de Azerbaiyán será recordado como uno de los días más caóticos de la Fórmula 1 en los últimos tiempos. Si bien la jornada de pruebas suele desarrollarse con relativa calma, en Bakú ha sucedido todo lo contrario. Una alcantarilla suelta que destrozó el fondo plano del Williams FW42, una grúa ‘torpe’ que agravó los daños en el coche, los extintores que no llegaban tras el accidente de Daniil Kvyat y unos comisarios – levemente - arrollados mientras empujaban un coche de Fórmula 2. Todo eso sucedió este viernes.

Te puede interesar: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

VÍDEO: Claves del GP Azerbaiyán F1 2019

Una de las grandes preocupaciones para los organizadores de un gran premio urbano y también para los técnicos de seguridad de la FIA son habitualmente las alcantarillas. Éstas han de ser soldadas a la superficie para evitar que el constante paso de los coches de F1 las levante y provoque una catástrofe.

Sin embargo, en Bakú las alcantarillas no estaban selladas como debían estarlas.  Durante los Libres 1 del viernes el paso del coche de Charles Leclerc, uno de los pilotos más activos en esta sesión, levantó una tapa de alcantarilla, que acabó destrozando el fondo plano del Williams de George Russell tras pasar por encima.

 

 

Los males en el equipo Williams, el peor de la parrilla con diferencia y sin recursos que invertir para mejorar, no acabaron ahí. El brazo de la grúa que recogió el coche de Russell impactó contra una valla publicitaria que había sobre el circuito, sacudiendo el monoplaza que llevaba encima a causa del golpe, y además roció líquido hidráulico del propio vehículo de rescate sobre el Williams. Peor, imposible.

El Circuito de Bakú comunicó, en lo relativo a la tapa de alcantarilla, que se habían hecho todas las revisiones de seguridad obligatorias. Un “fallo indetectable” causó que se levantara. Los técnicos de la FIA y operarios del circuito tuvieron que revisar una a una las 300 alcantarillas, motivo por el que se suspendieron los Libres 1.

Alcantarilla de Bakú

Sin extintores a tiempo

Accidente de Kvyat en Bakú

A falta de unos 20 minutos para el final de los segundos entrenamientos libres del Gran Premio de Azerbaiyán, Daniil Kvyat chocó contra las protecciones. Tras el golpe, empezó a salir humo y algunas llamas desde la rueda delantera izquierda de su Toro Rosso. Kvyat, sin salir todavía del coche, empezó a levantar los brazos para avisar a los comisarios para que apagaran el fuego.

Éstos tardaron demasiado en llegar, unos segundos más tarde de lo que debían haberlo hecho. Kvyat quería evitar que el fuego dañara más de lo que ya lo estaba su monoplaza. La falta de experiencia de los comisarios en circuitos donde no es habitual que haya carreras puede llegar a ser preocupante y la actividad de los comisarios es más tardía de lo que debería.

Dos comisarios arrollados por el error de un piloto de F2

Estos incidentes no fueron los únicos dantescos del día en Bakú. Durante la sesión de clasificación de la Fórmula 2, en una situación de bandera roja, cuatro comisarios aparecieron para rescatar el coche de Sean Gelael, que se había quedado parado. Dos empujaban desde atrás el monoplaza cuando, de repente, el piloto indonesio inició su motor de golpe… ¡provocando la caída al suelo de dos comisarios!

 

 

Afortunadamente, ninguno de los comisarios sufrió daño alguno. A nivel deportivo, Gelael ha sido castigado con la exclusión de la sesión de clasificación… aunque podrá tomar parte en la carrera de Fórmula 2 de mañana.

Test de larga duración: 100.000 km al volante del BMW i3

Imagen: Motorsport Images
 

Y además