Skip to main content

Noticia

F1

Así se canceló el GP de Australia de F1 2020

Circuito Melbourne
Desde el positivo en coronavirus del miembro del equipo McLaren, hasta la votación del resto de las escuderías y la llamada que lo cambió todo.

En los momentos en los que se debatía si celebrar o no el Gran Premio de Australia de Fórmula 1, con los equipos divididos, una llamada provocó la cancelación definitiva de la prueba que debía abrir el Mundial. Fue realizada por Ola Källenius, CEO de Daimler, matriz de Mercedes, a Toto Wolff. Sin ésta, la carrera quizás se hubiera disputado, a pesar del riesgo por el coronavirus.

En directo: Así afecta el coronavirus al mundo del motor

VÍDEO: Todos los coches de F1 2020

Después del positivo en coronavirus del empleado de McLaren el pasado jueves, los equipos de la Fórmula 1 se reunieron para debatir si debían seguir adelante con el evento. En un principio se decidió que el Gran Premio continuase al día siguiente, con la celebración de los entrenamientos libres del viernes.

En una votación inicial, según publica Autosport, los equipos Haas, Williams, Mercedes, Red Bull, Alpha Tauri y Racing Point manifestaron su deseo de que la celebración del Gran Premio siguiese en pie. Por otra parte, Ferrari, Alfa Romeo, Renault y McLaren (que lo anunció tras el positivo de su empleado), aseguraron que no continuarían compitiendo. El caso de Ferrari fue tan claro que incluso Sebastian Vettel abandonó Australia en un vuelo a primera hora de la mañana; también lo hizo Kimi Räikkönen.

A pesar de ello, los equipos acabaron la reunión con la convicción de que el Gran Premio continuaría según lo establecido, pues había seis equipos dispuestos a competir, cumpliendo con lo que recoge el reglamento de la FIA, en el artículo 5.7: cualquier evento debe contar con un mínimo de 12 coches en pista.

En esa lista del “sí” estaba Mercedes, como puede verse, pero una llamada lo cambió todo. Toto Wolff, máximo responsable del equipo y de todas las actividades deportivas de la compañía, fue contactado por Ola Källenius, CEO de Daimler, para decidir lo que el equipo debía hacer. También le trasladó la preocupación en Europa, donde la situación con el coronavirus estaba empeorando.

Si bien se cree que Källenius dejó la decisión en manos de Wolff, éste inmediatamente después de colgar el teléfono con su superior llamó a Ross Brawn para comunicarle que Mercedes no participaría en el GP de Australia. La “parrilla” quedaba, por tanto, con cinco equipos dispuestos a competir y solo diez coches… insuficiente para correr, tal y como dicta la normativa de la FIA.

Los equipos trasladaron a la FIA y a la F1 su decisión y éstos entonces lo comunicaron a la Australian Grand Prix Corporation, que quería seguir a toda costa con el evento. De hecho, intentaron continuar con las otras carreras previstas para el fin de semana, aunque no fueran las de F1. Sin embargo, las autoridades sanitarias del estado de Victoria ordenaron que si sucedía tendría que ser sin público. Esto provocó la cancelación definitiva de la carrera.

Cuando se comunicó la decisión al público, los aficionados ya se agolpaban en las puertas y la posibilidad de transmitir el coronavirus era alta en esos momentos. Al menos fue la última vez en la que tantas personas estuvieron reunidas en un mismo lugar.

Reunion F1 en Australia

Una decisión que evitó males mayores

Cancelar el GP Australia de Fórmula 1 fue importante por varias razones. La primera y más importante fue que de esta forma se evitaba que los aficionados se contagiaran los unos a los otros en las gradas, mientras disfrutaban del espectáculo de la categoría reina. Por otra parte, se impedía que el personal de los equipos (ya con un infectado en McLaren) se transmitiese el virus entre sí.

También fue clave para la Fórmula 1, puesto que la disputa del GP habría perjudicado a su imagen el continuar adelante con un evento en medio de la expansión del coronavirus en Europa – su principal mercado y lugar de origen -, y más aún si hubiera provocado un foco de contagio en las gradas del Circuito de Albert Park.

¿Podría cancelarse también el GP de España de F1?

Imagen: Motorsport Images

Y además